Publicado el

Gratarolama | De gallinas a caballeros

GRATAROLANDIA: Caballeros que deletrean gallinas de limo

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Pasen, pasen y jueguen esta colección de pequeños delirios gratuitos. No cuestan un peso

Estas son semanas de grandes lanzamientos, tanto para juegos de gran porte como para geniales joyitas de lo indie; pero mientras esperamos que estos títulos lleguen finalmente a las estanterías (reales y virtuales) siempre podemos seguir disfrutando de nuestra extensa colección de experimentos gratuitos.

La selección de esta semana incluye un adictivo juego de tipeo, un Pac-Man urbano, un adorable limo pegadizo y hasta un relajante juego de cuidar gallinitas. ¿Jugamos? ¡Dale!

 

Cheeky Chooks

Comencemos con un relajante simulador de gallinas. Sí, eso mismo; ¿quién iba a decir que cuidar a estas plumíferas podría ser tan Zen? Por ahí viene la mano de Cheeky Chooks.

Con una estética muy colorida y agradable y un sentido del humor y ternura bastante prominente, este juego nos pone la misión de incubar gallinas (o “Chooks”, como las llaman aquí) y proveerles de techo, alimento y agua para que produzcan huevos, que podremos vender. También habrá que mantenerlas felices, para lo cual hay que comprar nuevas instalaciones en la tienda. Sumado a algunos eventos que ocurren de manera aleatoria, el juego se reduce a incubar huevos y asegurarnos que nuestras gallinas estén felices y cómodas.

Hay una severa curva en la obtención de dinero para futuras actualizaciones, pero está bien porque el juego no apunta a la jugabilidad rápida y frenética sino a tomarnos nuestro tiempo y disfrutar. Hay muchas cosas por desbloquear y otras tantas por descubrir. Sus únicas verdaderas fallas son un tutorial colmado de mensajes e instrucciones, y una banda sonora monótona y repetitiva que nos va a taladrar el cráneo. Más allá de eso, el juego en sí es simpatiquísimo y nos va a robar más minutos de los que estamos dispuestos a admitir. Listo el pollo.

 

Vanarchy

Siempre digo que un buen juego no necesita gran cosa para ser entretenido, sino el correcto uso de lo poco que puede llegar a obtener. Hay mucho de eso en Vanarchy, un título que tranquilamente puede resumirse en “Es como Pac-Man, pero en una ciudad.”

Es literalmente como Pac-Man, y hasta el propio desarrollador lo admite: las píldoras son monedas, el laberinto es una ciudad y los fantasmitas son autos de la policía. Nuestro protagonista anarquista maneja una van y debe recolectar todas las monedas del nivel, aprovechando las cajas de Power-Up para reforzar su van de forma temporal para poder arremeter contra la policía. Hay un agregado adicional en la presencia de vehículos civiles, que no nos dañan pero sí nos ralentizan, así que ojo con eso.

El carisma de Vanarchy está en el uso de su apartado visual; un trabajo de pixels precioso que se complementa con todos esos pequeñitos detalles, como los colores en las luces de cada auto de policía (emulando los colores de los fantasmas de Pac-Man) y en las “patinadas” de los vehículos al doblar derrapando. Ya que estamos, el control se siente fantástico. No es precisamente la reinvención de un clásico, pero sí un muy competente homenaje a sus mecánicas originales. Muy recomendado.

 

Subterra

Nuestra nave se ha estrellado contra un planeta de clima hostil, constantemente bombardeado por radiación y vientos solares, por lo que nuestra única salvación está en descender a sus profundidades y ver qué podemos encontrar para sobrevivir. Sí, Subterra es un juego de supervivencia en 2D, un poco al estilo Terraria, aunque con una ambientación tétrica.

Lo más complejo del juego es acostumbrarnos a su sistema de control. No podemos saltar sino que utilizamos un propulsor para movernos por el aire, virando hacia la izquierda o la derecha para luego impulsarnos en esa dirección. Tampoco podremos recolectar materia prima sólo con pasar sobre ella, sino que habrá que cambiar el modo de nuestro láser entre "Excavar” y “Recolectar”. Habrá que mantener un ojo en los múltiples medidores de la equina inferior-izquierda, que muestran nuestro oxígeno, energía en la batería y combustible para el propulsor. Al principio no podremos llegar demasiado lejos, pero con la fabricación de mejoras en nuestro equipo con los minerales que hayamos obtenido alcanzaremos mayores profundidades sin necesidad de regresar a la base a recargar.

Y cuando todo está dicho y hecho, ni siquiera he mencionado a las criaturas indeseables que moran en las profundidades. Acostúmbrense a reaccionar con velocidad, porque los peligros que aguardan más abajo serán una fuerza digna de temer. ¿Nos arriesgamos a bajar?

 

Type Knight

Aquí tenemos un concepto muy simple, pero no por ello menos interesante. Lo cierto es que lo que hace Type Knight ya se ha visto antes, pero el nivel de detalle y producción en este título es muy bueno. Vamos, que es el sencillo concepto de tener que escribir la palabra sobre nuestros enemigos para asestarles el golpe fatal… ¡pero está tan bien realizado!

Con un decente trabajo pixelart veremos a nuestro determinado caballero despachar hordas de enemigos de formas hasta brutales, ¡y lo único que nosotros hacemos es escribir palabras! Eso sí, los enemigos vienen de a muchos desde el principio y de ahí la dificultad sólo aumenta. Velocidad, precisión y buena gramática serán fundamentales para triunfar. Lamentablemente el juego no está en español, sólo en inglés y en francés; pero bueno, quizá para una futura actualización. Por lo pronto, Type Knight es la palabra justa en el momento indicado. ¡A tipear!

 

Mondi

Basta de tipear. Ejem. ¿Qué tal un poco de buena acción plataformera? Dale, descarguemos el sorprendentemente enorme archivo de Mondi (¡1GB!) y descubramos a este adorable limo verde mientras intenta huir de su extraña prisión.

El titular Mondi ha despertado en lo que parece ser una cámara de contención en lo profundo de un laboratorio abandonado. Sólo podemos saltar y adherirnos a cualquier superficie, desde la que podremos realizar otro salto. Esa es toda la mecánica en la que se basa este juego, y la explota bastante bien. Habitación tras habitación hemos de alcanzar la salida hacia la próxima etapa de nuestro escape, lo cual ya es un desafío en sí; pero si queremos complicarnos un poco más la vida también podemos intentar encontrar todas las semillas desperdigadas en cada área de juego.

No hay mucho más que decir; esto es plataformero puro con una simpática mecánica que nos da una gran movilidad… si sabemos aprovechar sus límites. Pese a todo el juego sigue ocupando muchísimo espacio y no parece estar optimizado del todo, pero es una gran muestra de lo que este grupo de desarrollo es capaz de hacer. Y vamos, que Mondi como personaje es bastante adorable. Ojalá lo veamos en una versión más pulida de este juego.

 

Archtower

Culminemos la selección de la semana con un juego de rol y acción bastante más frenético de lo que esperaríamos. Su nombre, Archtower.

Este juego, actualmente en desarrollo, nos ofrece una aventura de exploración a lo largo y ancho de los pisos de una imponente torre. El primer elemento inusual de este juego es su apartado visual híbrido entre 3D básico y texturas pixelart minimalistas, a las que se suma su todavía más inusual estilo de cámara sobre el “hombro” en tercera persona, pero podemos cambiar a un estilo de primera persona al presionar TAB. El segundo elemento inusual es su inesperada velocidad de movimiento, lo que puede ser un formidable enemigo ante algunas trampas que nos esperan en el camino.

Cada partida selecciona automáticamente un personaje al azar, cada uno con ataques primario y secundario propios. Actualmente el juego cuenta con cuatro Clases (Guerrero, Vagabundo, Pirómano y Envenenador), pero los desarrolladores prometen más contenido en futuras actualizaciones, no sólo nuevos personajes sino más elementos de rol.

Vale la pena darle una oportunidad al juego en su estado actual. Tiene pinta de mucho potencial si los desarrolladores le ponen ganas y esfuerzo; un lindo recordatorio de por qué nos gusta tanto explorar estas colecciones de juegos gratuitos. ¡Hasta la próxima!