Publicado el

FichineAR | Barriles y saltos, ¡pero sin bananas!

FichineAR | Mushroom Guardian pega el salto a Android

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: fichinear
Inspirado en Donkey Kong Country, acá llega el plataformas que no te vas a arrepentir de jugar

Los videojuegos de smartphone hace tiempo que dejaron de ser sinónimo de entretenimiento casual. Es cierto que abundan los juegos con integración social y esos que son el entretenimiento infinito para matar el tiempo en el colectivo, en la cola de los mandados o en el baño. Pero también tenemos, tanto en Android como en iOS, aventuras gráficas, títulos de puzles, plataformeros y hasta esports, entre muchos otros géneros. Mushroom Guardian, desarrollado por el argentino Mariano Larronde, tiene toda el alma hardcore que solemos asociar con los videojuegos de antaño. Es un plataformas 2D muy inspirado en Donkey Kong Country que ya está disponible gratis en Android.

Lanzado hace unos meses en iOS, plataforma que lo llevó al éxito, los usuarios de Android ya pueden estar más que contentos porque las andanzas del gnomo Iggy y el conejo Ziggy llegaron a la Google Play. Con leyendas de las plataformas como Mario y Sonic teniendo sus propios juegos para móviles, pareciera difícil darle oportunidad a una IP desconocida, pero con solo jugar el primer nivel de Mushroom Guardian alcanza para quedarnos atrapados.

El videojuego de Mariano Larronde es un plataformas 2D con la dinámica de los endless runner –nuestro personaje no deja de correr–, pero su dificultad, diseño y mecánicas beben directo de los plataformas noventosos. Vamos a correr, saltar, rodar, volar, tirar con arco y hasta propulsarnos usando barriles en los 20 niveles que nos propone el modo historia de Mushroom Guardian. El número no parece intimidante, pero la dificultad si lo es. Completar el juego al 100% implica dedicación y, en el camino, nos va a robar más de una sonrisa con su historia de fantasía y épica.

Tomamos el control de Igory, nuestro héroe duende que debe detener al codicioso Rey Sapo, quien planea apoderarse de los hongos mágicos y así tener un dominio absoluto de la aldea para construir un imperio. Ziggy, el conejo vigía, es la mano derecha de Igory, quien, gracias a su velocidad, puede seguir de cerca los movimientos del Rey Sapo y evitar que se lleve todos los hongos y diamantes.

Mushroom Guardian llegó al App Store en abril y tuvo más éxito del que esperaba su creador. “Le fue muy bien en iOS, mejor de lo que esperaba, tuvo muchísimas ventas por todo el mundo. Tuve la suerte de ser destacado por Apple en el lanzamiento, dentro del Game of the Day y otras colecciones. Eso le dio una visibilidad tremenda. Logró estar en el top 10 de los juegos iOS más vendidos en la AppStore de USA”, dice Mariano. Como solo desarrollador del proyecto, su creador siente que haber publicado Mushroom Guardian fue todo un sueño. Recibió toda la motivación que necesitaba para trabajar en la versión de Android.

“La versión de Android se demoró bastante porque, si bien es gratuita, tiene anuncios con la opción de removerlas por $1.99 dólares. Tuve que hacerle unos cambios”. Mushroom Guardian solo se puede descargar en Google Play Argentina. Esta modalidad de soft launch Mariano la está utilizando para testear la plataforma. El lanzamiento global en la plataforma de Google seria el mes que viene.

“Gustó mucho la propuesta al estilo vieja escuela, lo de empezar y terminar el juego, con una mini historia, gráfica muy colorida y las variaciones de gameplay” explica Mariano cuando le preguntamos qué es lo que destacan los usuarios de Mushroom Guardian. Es cierto que en la App Store no todos los días nos llegan plataformas tan simpáticos y desafiantes como este.

Mushroom Guardian está disponible en App Store por $1.99 y en Google Play de forma gratuita, con la opción de pagar ese mismo precio para removerle los anuncios. La combinación de mecánicas y el ritmo rápido de los niveles lo convierten en un plataformas frenético en el que es fácil perder, pero también es muy fácil seguir enganchados para intentar una y otra vez.