Publicado el

Analisis | Mocosos atrevidos

ANÁLISIS: Jóvenes Titanes en Acción!: La Película (2018)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Los héroes menos pensados vienen a salvar el honor de DC.

¿Por qué las películas animadas de DC son tan geniales? ¿Por qué sus adaptaciones live action no pueden contagiarse con un poquito de este espíritu y humor irreverente, y alejarse de la oscuridad, aunque sea, por un rato? No pedimos chistes a montones sin sentido, sólo un poco de relajo dentro de ese universo tan opresivo que fueron creando.

Por suerte, de vez en cuando, Warner Bros. Animation se despacha con una de estas historias. El año pasado “LEGO Batman: La Película” (The Lego Batman Movie, 2017) nos demostró que el murciélago de Gotham puede jugar en equipo y confiar en su ‘familia’. Ahora, “Jóvenes Titanes en Acción!: La Película” (Teen Titans Go! To the Movies, 2018) nos muestra hasta dónde puede llegar la Distinguida Competencia para arrancarnos una sonrisa… mejor dicho, unas cuantas sonrisas.   

Aaron Horvath y Peter Rida Michail, los mismos (ir)responsables del show de Cartoon Network, se plantan detrás de la cámara y del guión de esta aventura 100% para los más chicos (aunque no TAN chicos)… y 100% para los más grandes que pueden llegar a captar las mil y una referencias que estos dos locos lindos desparramaron a lo largo de la historia. La dupla de realizadores no es nada tímida a la hora de romper la cuarta pared (en tu cara Deadpool), burlarse de cualquier superhéroe, sea de la editorial que sea, y del mismísimo Hollywood que los convirtió en súper estrellas.

Por ahí viene el argumento de la primera incursión cinematográfica de los héroes más pequeñines de DC Comics. Los Teen Titans (Robin, Raven, Beast Boy, Starfire y Cyborg) la pasan bomba salvando a la ciudad de los villanos más estrambóticos, sin medir las consecuencias de los destrozos que van dejando a su paso. Son adolescentes y se compartan como tales: un poco caprichosos, bastante insensatos, muy alocados y divertidos y, por supuesto, desobedientes al máximo.

Esta conducta tan poco “profesional” los aleja de la perfección de sus contrapartes más adultas, idolatrados por todos y por la industria hollywoodense que no deja de celebrar sus hazañas en la pantalla grande (sí, incluso Linterna Verde). Robin quiere gozar de la misma gloria que su mentor e incita a sus compañeros a seguir por ese camino. A los Jóvenes Titanes les da lo mismo el estrellato, pero entienden que es algo importante para su amigo y el líder del equipo.

El primer paso para dejar de ser simples sidekicks, y convertirse en héroes aclamados por todos, es contactar a la directora del momento, Jade Wilson (voz de Kristen Bell), encargada de las aventuras superheroicas más exitosas de todos los tiempos. Pero Jade les canta la posta: para que su historia sea interesante tienen que conseguirse su propio villano para enfrentar en la pantalla. Ahí es donde entra en acción el maloso Slade (Will Arnett), un enmascarado que, como el resto, no los toma muy en serio.    

Los maquiavélicos planes de Slade y las ansias de Robin para lograr reconocimiento y convertirse en estrella, van a desbalancear la gran amistad de los Titans y poner en juego el futuro de este grupete superheroico y hasta el bienestar del planeta Tierra.   

“Jóvenes Titanes en Acción!: La Película” plantea una premisa bien simple y directa sobre el compañerismo, la identidad y esto de estar a la sombra de los adultos, para que pueda ser entendida por los más chicos. La forma, por otro lado, es totalmente descabellada, mezclando súper acción, extravagantes momentos musicales, referencias pop a montones y el mismo humor insolente que se desprende de la serie animada.       

Los Jóvenes Titanes no se parecen a ningún héroe que hayamos visto hasta ahora, básicamente, porque son adolescentes haciendo cosas de adolescentes, obvio que metiendo la pata y aprendiendo de sus errores a lo largo del proceso. Acá no hay traumas ni momentos oscuros (al menos, ellos no lo ven de esa manera), pero sí hay mucha joda, canciones (porque tienen su propio hit, claro), mucha comida (están en la edad del crecimiento) y una seguidilla de bromas que parece no tener fin… hasta que se acaba la película y nos tenemos que volver a casa. ¡UFA!

Horvath y Michail conocen muy bien a sus personajes y saben lo que quieren y cómo lo quieren contar. No se refrenan ante nada (siempre dentro de la calificación para toda la familia, otra vez, en tu cara Deadpool) y juegan con diferentes tipos de animación y estructuras dentro de una misma película sin desbalancear ni un poquito el argumento. Hay cameos, guiños al MCU y palitos para el “Worlds of DC”, homenajes a los clásicos del cine y, por sobre todas las cosas, una historia súper divertida para todas las edades. Sí, “funciona a varios niveles” y ese es el éxito más grande de “Jóvenes Titanes en Acción!”.

Los realizadores logran llevar toda la irreverencia del show de TV a la pantalla grande sin agotar ningún recurso, o sea, si “Teen Titans Go!” no es lo tuyo, ni te acerques a la sala y volvé a encerrarte con la oscuridad de Zack Snyder. Por el contrario, si no sos de esos fans de DC que se ofenden fácilmente, esta aventura animada es de lo más disfrutable, sin caer en golpes bajos ni convencionalismos cuando llega el momento de presentarnos a estos héroes TAN particulares.

Claro que este tipo de humor y estructura sólo funciona con los “dibujitos”. Imposible (y no recomendable) trasladarlos al pie de la letra a una película live action, pero esto no quita que los superhéroes de carne y hueso pueden relajarse un toque y dejar de sufrir por un rato. Las películas animadas de DC funcionan porque no se toman a sí mismo tan en serio, al menos, es lo que parece cunado pueden reírse de “Martha” y contagiarnos las canciones más ñoñas.        

No se sabe si “Jóvenes Titanes en Acción!: La Película” viene con copias subtituladas (lástima si no, ya que nos perdemos las voces de Bell, Tara Strong, Arnet, Nicolas Cage y Patton Oswalt, entre otros), pero la traducción “neutra” se disfruta a montones y no le quita ni un poquito de doble sentido a esta aventura alocada.  

 

LO MEJOR:

- Poder romper las reglas en la pantalla sin refrenarse.

- Que funciona para todas las edades.

- DC puede ser cool y divertido. Sí, puede.

 

LO PEOR:

- Que sólo funciona con personajes animados.

- tratar de encontrar una copia subtitulada.