Análisis

ANÁLISIS | Nier Replicant ver.1.22474487139, más que una remasterización

Yoko Taro vuelve a hacer de las suyas con Nier Replicant ver.1.22474487139, una reversión necesaria y que tiene mucho para festejar del clásico olvidado, Nier

Estamos en tiempos de remakes, ya sea porque los clásicos se están quedando viejos o porque la nostalgia vende o porque acaba de aterrizar una nueva generación de consolas, lo cierto es que las reversiones llegaron para quedarse. Algunas, como la de Demon’s Souls o Shadow of the Colossus, están actualizadas solo a nivel visual y técnico, pero retienen la experiencia de juego; otras, como los remakes de Resident Evil 2 o Final Fantasy VII, son propuestas totalmente nuevas que reimaginan el contenido original. Y después tenemos juegos como Nier Replicant ver.1.22474487139, un título más difícil de encasillar porque decir que es una remasterización es reduccionista, aunque tampoco llega a ser un remake. ¿Cómo encaramos, entonces, al nuevo juego de Yoko Taro?

Nier Replicant ver.1.22474487139 es la versión moderna y actualizada del hoy día clásico de culto Nier, que llegó a nuestro lado del mundo en 2010. Por ese entonces, tuvo un lanzamiento dividido –algo común en esos tiempos–, es decir, en Japón se lanzó una versión llamada Nier Replicant, con un protagonista joven, y a nosotros nos llegó Nier Gestalt, la alternativa occidentalizada, con un protagonista adulto y rudo, y cambios en la historia. Teniendo en cuenta esto, este nuevo juego representa la primera oportunidad que tenemos en occidente de jugar al primer Nier de la manera canónica, tal y como lo concibió Yoko Taro, sin marketing occidentalizador de por medio.

ss_6740ec558094fafc86f0933264e50e796c21e9cf.1920x1080.jpg

A los fans no tienen que darnos más razones para que queramos meternos de lleno en esta nueva entrega, pero, como este análisis recién está empezando, vamos a desmenuzar por completo lo que significa jugar Nier Replicant ver.1.22474487139, tanto para los seguidores de Taro como para quienes solo jugaron Nier Automata y para aquellos que es la primera vez que escuchan de la saga.

Nier Replicant ver.1.22474487139 (al que me voy a referir como Nier Replicant, a secas, a partir de ahora) está situado en el mismo universo que Nier Automata, muchísimos años antes. Nos presenta a un joven a quien podemos llamar Nier –aunque en realidad somos los jugadores los que le ponemos nombre– que vive en un pueblo tranquilo junto a su hermana Yonah. Aunque el lugar es tranquilo y se llevan muy bien con los lugareños, no pasa mucho tiempo hasta que nuestro protagonista debe emprender un viaje para salvar a la chiquita de una terrible enfermedad, la Necrosis rúnica. Esta peste viene de la mano con la aparición de unas extrañas criaturas oscuras llamadas Sombras, que poco a poco van poblando el mundo conocido.

Así es como comenzaremos una aventura llena de misterio y desesperanza porque Nier Replicant no es precisamente un juego alegre. El panorama post-apocalíptico es claro y, a medida que avanzamos, la historia ganará tintes tan melancólicos como memorables. A Nier Automata, que probablemente es el que la mayoría de ustedes jugó, siempre se lo reconoció por la historia, y Nier Replicant va por el mismo lado.

NieR-este.jpg

De hecho, en 2010, si algo nos mantenía pegados al viejo Nier, eso eran la historia y sus personajes, tan humanos como conflictuados y queribles. Por fortuna, Nier Replicant no es un juego que vamos a jugar solo por la historia ya que el sistema de combate llega actualizado. Las batallas en esta actualización son cómodas, responsivas y muy creativas, al punto que nos recuerdan muchísimo al sistema de combate que teníamos en Nier Automata, aunque sin la complejidad de combos propia de los juegos de Platinum Games (que están ausentes en esta entrega).

En Nier Replicant podemos combinar ataques melee, con armas o de estilo arte marcial, con distintos tipos de magia, encadenando ataques de maneras diversas y dinámicas, haciendo que los combates, especialmente contra los jefes, sean divertidos. El original era un plomazo en este sentido y resulta más que un alivio saber que estamos ante un juego de acción que cumple con los estándares actuales.

El combate también cumple con las pretensiones que puede tener alguien que ya jugó Automata. Aunque hay que tener en cuenta que el sistema es más simple: podemos llevar una sola arma equipada y tenemos menos posibilidades de combos. Esto no quiere decir que se quede corto. De hecho, podemos personalizar el estilo de combate asignando distintas habilidades ofensivas y defensivas a los gatillos. De este modo, los que quieran jugar de manera defensiva, pueden incluir los movimientos de esquive y bloqueo en los gatillos, por ejemplo, para usar mecánicas como el parry y otro tipo de contraataques. Por el contrario, si quieren ir por una alternativa más violenta, como es mi caso, pueden asignar más ataques mágicos a los gatillos y olvidarse de bloquear.

ss_f33bdbe53fa2d75e429f9b35a1299109c9ab8991.1920x1080.jpg

Y ya que mencionamos la magia, nuestro protagonista viaja acompañado por Grimoire Weiss, un libro ancestral poderoso y elocuente que, además de ser uno de los mejores elementos del guion del juego, es quien nos permite lanzar proyectiles de fuego o atravesar a los enemigos con lanzas mágicas mientras esquivamos sus ataques y propinamos certeros golpes melee, tal y como lo hace el Pod de Nier Automata. El abanico de posibilidades en el combate es extenso y funciona muy bien, dando lugar a la creatividad y a la improvisación. A medida que subimos de nivel, vamos a ir desbloqueando más movimientos, combos y palabras mágicas, que son addons que suman alguna característica positiva a las armas y a los ataques mágicos. De esta forma podemos lograr que nuestra espada paralice enemigos o los envenene, por ejemplo.

Gran parte del encanto de los combates en Nier Replicant radica en los cambios de perspectiva de los escenarios y en cuánto puede variar el diseño de los encuentros. Hay momentos en los que sentiremos que estamos jugando un dungeon-crawler, en escenarios que parecen mazmorras laberínticas que incluso tienen puzles. En otras ocasiones, la acción es propia de los hack and slash, enfrentándonos a decenas de enemigos en escenarios abiertos. El juego a veces incluso parece un shoot ‘em up, algo que entenderán mejor quienes ya jugaron Nier Automata y hay hasta secciones al estilo survival horror. La cámara se ubica de maneras más que creativas, haciéndonos combatir desde varios puntos de vista, cenital, de desplazamiento lateral tipo plataformero o con la cámara sobre el hombro. Sin dudas, es un juego que rara vez repite mecánicas y eso se agradece con todas las letras.

ss_eb6b583db6d9b3051c131ba748c768b2d6226277.1920x1080.jpg

Ahora bien, tratándose de la reversión de un título de 2010, Nier Replicant llega con algunas fallas que no son más que decisiones de diseño cuestionables, propias de que estamos ante un juego de otra generación. El ritmo de la aventura es criticable en cuanto a que es un juego que tarda en arrancar. Las primeras misiones nos ponen en el rol de recadero, de ir del punto A al B, haciéndole favores a la gente de la aldea. El conflicto recién se asoma una vez que jugamos unas tres horas y la progresión del personaje es lenta, teniendo que subir hasta nivel 8 como mínimo para empezar a ver el potencial del sistema de combate.

La paciencia tiene sus frutos, eso seguro, ¡y qué frutos! La estructura de Nier Replicant se puede dividir en dos partes y una vez que llegamos a la segunda mitad –después de un salto temporal en la historia–, comienza la verdadera acción. En otras palabras, es un juego que no deja de mejorar y complejizarse, y que requiere que tengamos paciencia unas horas hasta que llega el plato principal. De ahí en adelante, lo que sigue es uno de los mejores JRPG que van a jugar y uno de los más originales también, con varios finales que deberemos ver todos para conocer la trama en su totalidad.

16076786258730.jpg

El diseño de niveles, por otro lado, se siente viejito y demasiado vacío. También se abusa del backtracking en la primera mitad. Estas fallas no terminan pesando en el conjunto porque el mundo de Nier despliega una dirección de arte excelsa, con paisajes que trasmiten desolación, pero que también saben ser cálidos y hermosos. Las misiones secundarias que encontramos por el mundo del juego aportan una cuota de humanidad y trasfondo que solo nos hace querer quedarnos a vivir en su universo. Hay misiones opcionales que son simplísimas, pero muchas otras se van a quedar con nosotros y hasta nos van a contagiar ganas de llorar.

Dejo para el final lo que resulta más obvio en este tipo de remasterizaciones. Nier Replicant llega actualizado a nivel gráfico y sonoro. Sobre lo primero, corre a 60 fps y en 1080p, haciéndole justicia a la acción que Yoko Taro siempre quiso tener en pantalla en el original y que no pudo hasta ahora. Además de tener mejores texturas y escenarios más detallados, tenemos mejores animaciones y, en líneas generales, un juego que se ve bien, que excede lo que esperaríamos de un remaster de PS3.

ss_2a5576351e2f84518dec11a796fbff609f4e5b9f.1920x1080.jpg

En cuanto a la banda sonora, se hicieron arreglos específicos para esta versión y se sumaron temas que van con el tono dramático y apocalíptico de la historia. La música acá lo es todo, se escapa de las sesiones de juego y nos vamos a encontrar tarareándola después de jugar más de una vez. Las voces, por su parte, se volvieron a grabar y ahora tenemos voice acting completo, no solo en las cinemáticas.

Al combo hay que sumar todo el nuevo contenido que trae Nier Replicant. Tenemos un episodio completo inédito llamado Mermaid, secciones del juego estilo dungeon para jugar con “Father” Nier, así como una nueva porción de historia que va a sorprender a los fans.

ss_2ff3ddb26c30b8397bce45abd0b4d847c3457259.1920x1080.jpg

Nier Replicant es un título que resulta obligado para los fans por ser la mejor versión del primer Nier hasta la fecha y ante un JRPG más que recomendable que recién once años después fue rescatado de un pozo de olvido y desentendimiento. La industria ya no es lo que era en aquel entonces y hoy en día, especialmente después de Automata, estamos listos para valorar a un juego de autor. Nier Replicant tiene escrito Yoko Taro por todos lados, es un juego muy personal y, por sobre todo, un juego emotivo y único. Un viaje cargado de sentimientos en el que nada es lo que parece y no deja de sorprendernos con cada nuevo final. En este mundo, al igual que en Automata, el final es solo el comienzo y la aventura siempre va en alza.

Embed

NIER REPLICANT VER.1.224744871

23/04/2020 (PC,PS4, XB1)
8.5

Jugué Nier Replicant en PS4 Pro por 30 horas, terminando la historia y casi todo su contenido extra, sorprendiéndome por lo cuidada que está esta nueva edición, comparando mi experiencia a cuando jugué el original, hace unos años en PS3.

Dejá tu comentario