Análisis

ANÁLISIS | New Pokémon Snap es como mirar fotos viejas

New Pokémon Snap es una apuesta nostálgica que no se queda a mitad de camino pero tampoco refresca la idea.

Pokémon Snap sorprendió a todo el mundo a finales de los noventas con una propuesta extremadamente sencilla, que funcionaba más por el amor de la gente por Pokémon que por sus capacidades técnicas específicas. Quizá esto parezca una exageración, pero si hoy tenemos en cuenta todas las decisiones equivocadas que tomó Nintendo con la sucesora de la SNES y recordamos que su principal competidora era la primera PlayStation, se revaloriza el impacto de este tranquilo simulador fotográfico. Pero otro detalle a considerar es que en 1999, Pokémon solo existía hace tres años. New Pokémon Snap llega veintidós años después, a un mundo donde el imperio de los monstruos de bolsillo se instaló como la franquicia más recaudadora de la historia. ¿Alcanza hoy la sencillez de esta propuesta para repetir el éxito?

New Pokémon Snap - Adventures in the Lental Region - Available April 30

Desde ya, New Pokémon Snap es superior a su primera parte, particularmente por las ventajas de la nueva tecnología. Su versión original ofrecía una cantidad realmente limitada de biomas, con muy pocos monstruos para fotografiar. Esta segunda parte amplia modestamente la cantidad de escenarios además de presentar circuitos diurnos y nocturnos, pero definitivamente los dota de una pluralidad de criaturas de múltiples generaciones, que conviven e interactúan de una manera que sus antepasados de pocos polígonos no podían hacerlo.

La nueva locación de esta aventura es la región de Lental, un archipiélago donde el Profesor Mirror y su equipo instalaron su investigación, ya que parece dar hogar a un par de fenómenos de este mundo que no se investigan desde hace más de un siglo. Nuestra tarea como fotógrafos amateur - ya que si algo se puede decir del universo Pokémon es que siempre da oportunidades laborales a cualquiera - es capturar con nuestra lente el comportamiento de la flora y fauna local, para completar el Fotodex, una versión con conciencia animal de la enciclopedia de criaturas de la franquicia madre.

Nuestras principales herramientas para cumplir nuestro cometido son una cámara con distintas funciones y una cápsula que se mueve sobre rieles, para que podamos interactuar con estos animales con seguridad, sin interrumpir sus actividades cotidianas. Los jugadores más nuevos pueden llegar a sentirse restringidos por la falta de modalidad, pero esto no representa la versión familiar de un shooter sobre rieles bien a lo Nintendo, sino que también cumple la función de emular la labor de un fotógrafo de National Geographic, quien tiene que intervenir lo mínimo e indispensable en el hábitat que se encuentra, para poder capturar el comportamiento de sus modelos de la manera más fiel posible.

image.png

Aún así, que nuestros movimientos sean limitados, no significa que no podamos interactuar con el entorno. A medida que avancemos, nuestra cámara podrá reproducir música o activar un escáner que nos dará información contextual además de, en ocasiones, llamar la atención de nuestros objetivos. A su vez, contaremos con las clásicas frutas para arrojar - ya sea para que las disfruten o directamente a quemarropa - y la inclusión de unas esferas cultivadas de las plantas locales, denominadas Orbes Illumina.

Al interactuar con ciertas plantas del entorno, estas orbes generan una iluminación particular que nos dejará ver más allá de lo evidente. Pero también, si se las arrojamos a los Pokémons, estos se destacarán con un brillo impropio e inclusive pueden llegar a reaccionar con actitudes especiales para las cuales tenemos que tener siempre el dedo sobre el obturador.

A medida que vayamos catalogando a las diferentes especies de Pokémon, iremos subiendo de nivel lo que se traduce en la confianza que nos tendrán al vernos nuevamente en su espacio. Es decir, la primera vez que nos vean llegar en un nuevo mapa, probablemente huyan de nosotros. Sin embargo, conforme vamos regresando, pueden comportarse con más naturalidad o hasta venir a saludarnos, para darnos la oportunidad fotográfica perfecta.

image.png

Acá es donde la experiencia se bifurca, ya que dicho loop de jugabilidad funciona pero es imposible disimular que es maniacamente repetitivo. Si hay algo que siempre intento obviar en un análisis, es la expresión “solo para fanáticos”, pero la realidad es que por más que yo esté constantemente subiendo a mis redes sociales las fotos que tomo y me emociono al ver a un Pichu durmiendo la siesta bajo un Torterra, alguien que no tiene ningún tipo de conexión con la creación de Satoshi Tajiri no encontrará un punto de anclaje, por más que sea fanático de la naturaleza o la fotografía.

Este es el costado oscuro de New Pokémon Snap. El avance tecnológico ofrece una historia mejor contada y unos escenarios preciosos, pero en cuanto a la mecánica de tomar fotos, esta no sólo es básica sino que por momentos funciona de manera bastante aleatoria. Claro está, nadie espera que este juego sea a la fotografía lo que Rocksmith de Ubisoft es a la música, pero los parámetros por los cuales el Profesor Mirror califica las fotos no parecen tener mucho sentido.

Siempre se nos pide que las criaturas estén lo más centradas y grandes que se pueda dentro del marco de la foto. Secundariamente, si llegamos a capturarlos cometiendo algún tipo de acción inusual - algo sugerido por una lista de misiones secundarias no obligatorias - eso también sumará puntos. El problema radica en que la inteligencia artificial asigna puntos a características que no quedan del todo claras y a veces lo que nos parece una foto espantosa obtendrá una calificación perfecta, mientras que una toma calculada y bien ejecutada puede no llegar a significar nada, haciendo que la experiencia de planear una estrategia para cada pasada no valga de mucho. La mayoría de las veces, gastar todo el rollo a tontas y a locas puede llegar a cumplir los objetivos indicados, lo que le resta muchísima emoción al juego.

Otro punto flojo es el sistema de edición de fotos. En la era que los "Modo Foto" son un argumento de venta para los juegos de última generación, que un simulador fotográfico tenga uno tan limitado es un tanto irónico. Apenas contaremos con algunos filtros, marcos y stickers para decorar nuestras creaciones y la realidad es que ninguna de estas piezas parece muy inspirada. Por otro lado, el juego ofrece la útil posibilidad de permitirnos retocar algunos detalles, para tal vez re-enfocar o acomodar el plano. Mientras que esta es una buena función, teniendo en cuenta que en realidad no importará para el puntaje y sólo tiene sentido para cuando las subimos a Internet, se torna rápidamente irrelevante.

image.png

New Pokémon Snap es un buen juego y una caricia nostálgica, pero se queda un tanto corto para lo que la franquicia y sus jugadores merecen. Esto no va a generar una mancha en su expediente, pero no se puede negar que es una entrega tibia. Es un juego ideal para toda la familia que explota mejor las capacidades portátiles de la consola que su función dockeada y si logran superar la frustración de la repetición, siempre van a encontrar algún detalle que les saque una sonrisa en sus relativas diez horas de duración. Ahora bien, si el concepto de Pokémon Snap nunca les llamó la atención, esta nueva entrega poco va a hacer para cautivarlos.

Embed

NEW POKEMON SNAP

30/04/2021 (NINTENDO SWITCH)
7.0

Dejá tu comentario