Análisis

ANÁLISIS | Mortal Shell es el soulslike que entendió todo

Cold Symmetry y su título debut, Mortal Shell, nos trae una experiencia concentrada que captura la esencia del género como ningún otro juego hasta el momento

La industria del gaming está enamorada de los soulslike, un género relativamente nuevo y absolutamente cautivador, y como resultado año tras año el mercado se satura de clones e intentos de capturar su esquiva esencia. En una primera impresión Mortal Shell parecía justamente otro imitador, de apariencia espectacular en los tráilers, pero que se desinflan apenas comienzan los escrutinios de rigor. Hoy en día, luego de pasar más de veinte horas y en medio del NG+, puedo asegurar que nada podría estar más alejado de la realidad. Cold Symmetry es un estudio formado por quince personas que tardó casi tres años en completar su primer juego, que terminó de desarrollar gracias a un acuerdo de exclusividad temporal con Epic Store, en el que vertió toda su experiencia y su entendimiento sobre el género. Mortal Shell no esconde sus influencias y homenajea cada vez que puede a la saga de From Software, pero usa bien las mecánicas que definen al género a la vez que incorpora conceptos propios.

Mortal Shell Announcement Trailer

Comenzamos el viaje como Foundling, una criatura sin rostro ni característica personal alguna, que avanza por un escenario onírico que hace las veces de tutorial que finaliza siendo tragado por un gigantesco pez gusano. Nos arrastramos a través de los restos esqueléticos del pez, escalamos por su putrefacta garganta hasta salir a un húmedo bosque pantanoso que será la zona central de la aventura. El apartado artístico es lúgubre, opresivo y la violencia de los enemigos termina de generar la sensación de fragilidad que tanto caracteriza al género. Pero Mortal Shell redobla la apuesta y, para sumar a la dificultad atroz de las primeras horas, no nos cuenta para qué sirven los ítems que encontramos. Foundling está aprendiendo a vivir y deberemos recurrir al clásico prueba y error hasta que entendamos el funcionamiento de este mundo. ¿Este hongo es venenoso o curativo? ¿Para qué sirve esta campana dorada? ¿Me gasto este ítem misterioso para satisfacer mi curiosidad o lo guardo? La decisión siempre será nuestra y, si bien es cierto que eventualmente será cuestión de googlearlo, parte del encanto es asumir las consecuencias.

Mortal Shell 02.jpg

Mortal Shell es un juego independiente y Cold Symmetry lo transformó en una ventaja. En lugar de planear un mundo gigantesco, repleto de jefes y enemigos, decidió crear una experiencia compacta y cuidada. Eso no quiere decir que los escenarios sean pequeños, sino que toda la aventura se desarrolla en 4 zonas grandes, repletas de detalles y con peligros a la vuelta de la esquina. Todo lo que sucede en Mortal Shell es un misterio y, al menos durante las primeras horas, cada paso que damos nos traerá más y más preguntas. ¿Cómo se abren los cofres? ¿Cómo llego a las nuevas zonas? Todo será respondido a medida que avanzamos, por eso el comienzo resulta tan tortuoso, porque aún a quienes estamos acostumbrados al género nos saca de la zona de confort y aunque sea por unas horas volvemos a ser principiantes. A medida que exploramos iremos encontrando monolitos que nos darán un vistazo sobre algún tema en particular, puede ser la ruta hacia un nuevo nivel, la ubicación de algún personaje o pistas para encontrar nuevas armas o shells.

Como el título lo indica la propuesta jugable está construida en torno a las Shells, que son los cuerpos de guerreros fallecidos, que Foundling puede poseer y así aprovechar sus cualidades únicas. Mortal Shell no nos deja subir de nivel de forma tradicional sino que nos obliga a amoldarnos a los stats fijos de sus cuatro shells que vendrían a ser como personajes prearmados. La primera que encontramos es la más básica y las otras tres cumplen los roles de Tanque (mucha vitalidad, poca stamina y habilidades de ataque frontal), Rogue (poca vitalidad, mucha stamina y habilidades de debuff) y el Escolar (balanceado en stats, enfocado en parry y habilidades de armas). Cada shell cuenta con un set de habilidades a desbloquear, que a la vez nos cuenta un poco del trasfondo de ese personaje y suma una pieza más al puzzle que es la narrativa.

Mortal Shell 05.jpg

De nuestra forma de explorar dependerá qué Shell encontraremos primero, la progresión no es lineal y todas las zonas son accesibles desde el primer momento. Tanta libertad, sumada a los laberínticos pasadizos del bosque inicial y a la completa incertidumbre que nos genera no tener idea de hacia dónde ir, puede terminar siendo desconcertante y seguramente desalentador para quienes no sean acérrimos seguidores del género. Sin embargo terminan por formar la identidad del título tanto como las shells o sus mecánicas de combate. Para comenzar no contamos con escudo, pero tenemos tres formas de evitar los ataques: podemos hacer parry (si somos ese tipo de jugador habilidoso), esquivar o endurecernos. Esta última es una de las mecánicas que define la propuesta ya que sirve como un movimiento defensivo y también para atacar. Podemos transformarnos en piedra justo antes de recibir daño y soportar cualquier ataque, tras el cual volveremos a la normalidad. Si nos endurecemos durante nuestra animación de ataque y el enemigo nos golpea no sólo negaremos ese daño sino que recibirá nuestro golpe. Una vez que entendemos su funcionamiento las posibilidades son muchísimas, de hecho las habilidades de las shells están profundamente entrelazadas con el endurecimiento.

Mortal Shell se regocija en nuestra incertidumbre, pero las respuestas comenzarán a llegar cuando hayamos derrotado al primer jefe, sea cual sea en nuestro caso. Nuestro objetivo es llevarle tres glándulas a Dark Father, cada una está resguardada por un guardián al final de un templo y cada uno representa un nuevo nivel. Así nos perderemos en las catacumbas de una cripta y descenderemos a un infierno congelado, llegaremos a un castillo abandonado repleto de espectros y demonios de fuego, y recorreremos una gigantesca catedral de obsidiana con un diseño vertical que nos dejará boquiabiertos. Al final de cada templo nos enfrentaremos a un jefe y recuperaremos una de las glándulas, pero el camino de regreso será igual de complicado. El juego de Cold Symmetry no cuenta, al menos en la primer pasada, con atajos de viaje rápido por lo que la presión de volver caminando al pantano es especialmente atroz, pero prefiero evitar los detalles así lo experimentan en carne propia.

Mortal Shell 01.jpg

La primera pasada de Mortal Shell dura aproximadamente quince horas, al menos en mi experiencia. Las primeras horas están repletas de incertidumbre y desafío, pero a medida que vamos encontrando nuevas shells y armas, todo se vuelve más sencillo pero conservando cierto balance. Un arma mejorada hará que necesitemos menos golpes para derrotar un enemigo, pero como no podemos mejorar los stats de las shells seguiremos siendo vulnerables a sus ataques. Endurecernos puede resultar un as bajo la manga, pero si no tenemos en cuenta el tiempo que tarda la habilidad en recuperarse vamos a caer bajo el hacha de cualquier enemigo. Aún cuando estemos a un paso del jefe final, si no tenemos cuidado, una emboscada de dos o tres de los enemigos iniciales puede matarnos en cuestión de segundos, y en esos instantes de furia Mortal Shell brilla con toda su intensidad. Por supuesto que un jugador experimentado podrá encontrar formas de romper el combate y arrasar a su paso, pero en general la propuesta se mantiene fresca y desafiante hasta el final. Y aún en la recta final sentiremos que aún hay mucho que descubrir, los NPC interactúan diferente según el shell que llevemos equipado y al momento de escribir este análisis aún espero sorpresas en mi primer run de New Game +

La experiencia no es perfecta, de ninguna manera. Mortal Shell abusa de las emboscadas, de enemigos que spawnean de la nada en medio de algunos combates y de prácticas que claramente generan una dificultad artificial. Las ventanas de parry oscilan entre obvias e imposibles, el diseño en combate de los jefes (más allá de que son visualmente hermosos) es divertido pero sus movimientos son generalmente sencillos de evitar y a veces hasta presentan algún tipo de bug. Sin embargo son pequeños detalles en comparación al resto de la propuesta y, si quitamos de la lista los que pueden resolverse mediante un futuro parche, nos quedan un par de cositas que de ninguna manera logran empañar la experiencia. Por el contrario, encontrarme hilando tan fino significa que lo más importante está bien logrado y que superó las expectativas.

Mortal Shell 04.jpg

Mortal Shell es el primer soulslike en comprender la verdadera esencia del género y por eso merece un lugar por encima de cualquier otro exponente no desarrollado por From Software. Cold Symmetry implementó bien las mecánicas de combate y exploración de un buen souls, pero además dotó a su juego de una identidad propia a fuerza de innovación y del buen uso de las herramientas conocidas. Su mayor victoria es la ambientación, ese clima opresivo que predomina en toda la experiencia y que nos hace sentir que estamos ante una aventura completamente nueva a pesar de estar tan emparentada a la saga Souls. Su principal defecto es a la vez una gran virtud, hace tan bien la mayoría de las cosas que a la hora de los jefes esperamos algo maravilloso que muy pocos juegos podrían llegar a darnos, y nos encontramos con que están más que bien pero no son fantásticos. Sin embargo es uno de los soulslikes más apasionantes, bien ejecutados y hermosos que jugué en la última década, como si hubiera sido diseñado para quienes no les sobran cuarenta horas para invertirle.

Embed

MORTAL SHELL

18/08/2020 (PC, PS4, XONE)
8.0

Pasé más de veinte horas jugando Mortal Shell en PS4 durante las cuales completé la primera pasada explorando cada recoveco e intentando resolver cuanto misterio pude. Conseguí todas las armas y las shells, también las habilidades especiales y ahora me encuentro jugando el NG+ con el interés renovado para ver cuánto escala el desafío.

Dejá tu comentario