Análisis

ANÁLISIS | Matchpoint - Tennis Championships quiebra la falta de juegos de tenis

Sin experiencia en simulación deportiva, Torus Games y Kalypso Media devuelven la esperanza a la escena de juegos de tenis con Matchpoint - Tennis Championships

Desde Pong hasta Andre Agassi Tennis, pasando por el tenis de Famicom que tenía a Mario como juez, existe una larga y honorable tradición de representar de manera digital a este deporte. Muchos de estos títulos inclusive cuentan hasta con la bondad de ser reconocidos y experimentados por jugadores sumamente casuales, como ser el caso de la versión de Wii Sports o Mario Tennis. Sin embargo, en la última década los simuladores del tipo brillaron por su ausencia y los pocos contendientes al título - como la saga AO Tennis - poco pudieron hacer para consolar a los viudos y viudas de Virtua Tennis. Es en este punto de la línea de tiempo, donde entra Matchpoint - Tennis Championships.

Proveniente de un estudio sumamente ajeno al género, Matchpoint busca pararse sobre los hombros de Top Spin para convertirse en el simulador número uno. Lo inconstante de la experiencia final puede adjudicarse a la falta de experiencia del estudio desarrollador, el cual desde su fundación se dedicó a hacer “el juego de la peli” de cuanta franquicia infantil pase por una pantalla grande o chica. Teniendo esto en cuenta, su promesa del simulador de tenis más inmersivo y realista les queda un poco grande, pero aún así logran ganarle el Tie Brake a las alternativas.

MATCHPOINTTENNISCHAMPIONSHIPS2.jpg

Lejos de ser una experiencia arcade, Matchpoint exige un cierto nivel de estrategia y reflejos que no todos van a lograr coordinar en la primera partida. Más allá de lo básico de su tutorial, agarrarle la mano a la propuesta de este simulador lleva un tiempo, ya que no bastará con llegar a la pelota y golpearla, sino que tendremos que calcular nuestra posición a la hora de ejecutar nuestro tiro, cuál es el mejor estilo de golpe en la situación que nos encontramos y luego colocar casi a mano la pelota en el campo contrario, con una sombra que hace las veces de retícula.

Esto que desglosado puede parecer sencillo, resulta bastante desafiante al momento de llevarlo a cabo. Sobre todo porque todas estas acciones están encadenadas. Es decir, si llegamos muy exigidos a la pelota, el fragmento de tiempo por el cual aparecerá la retícula será menor al que hubiéramos obtenido si llegaramos cómodos, haciendo que la decisión deba ser tomada de una manera mucho más inmediata. Sumado a esto, todavía tenemos que elegir el golpe pertinente para devolver algo con intención de punto y no una simple masa fina.

MATCHPOINT: ¿EL MEJOR JUEGO DE TENIS?

Una vez dominado este aspecto, el modo carrera de Matchpoint toma otro color, permitiéndonos profundizar sobre los conceptos mientras nos medimos con jugadores ficticios de todo el mundo, entre los que se cuelan algunas estrellas de bajo ranking. Si, ni el desarrollador ni la publicadora tienen el caché necesario para hacerse con nombres como Nadal, Federer o Djokovic, pero en mi humilde opinión esto favorece al título, permitiendo que se pueda valer por sus propios méritos y no solo por los nombres que lo adornan. En cierto punto, las licencias fueron y continúan siendo un ancla que impiden la aparición de competidores en los distintos géneros deportivos. Animarse a no depender de ellas puede llegar a ser lo que el ecosistema precisa. En este caso, punto para Torus Games y Kalypso Media.

MATCHPOINTTENNISCHAMPIONSHIPS4.jpg

Algo un poco más ambiguo de la experiencia es su definición de realismo. Los encuentros suelen jugarse al mejor de tres sets - a excepción de contadas ocasiones-, logrando que se sienta algo parecido a la exigencia de un partido. Sumado a esto, los movimientos de los personajes son realistas y eso no solo se nota en los remates sino también en los errores, logrando buenas animaciones para las limitaciones del cuerpo humano. Tan así, que hasta celebro que su mecánica de juego genere una cantidad interesante de errores no forzados, ya que no busca representarnos como androides programados para el tenis, sino competidores humanos. Lamentablemente, algo que hace falta es una mecánica de stámina para que todo lo que termine siendo un error tenga algún tipo de peso sobre nuestros personajes.

Lo más parecido a esto termina siendo un sistema de alertas que sucede durante los partidos, donde unos carteles nos notifican acerca de nuestras fortalezas y debilidades. Si estamos pifiando muchos globitos, el juego nos aconseja evitar que nuestro adversario juegue contra la red o, en caso contrario, si encontramos una debilidad en el juego del oponente, no solo nos lo notifica, sino que las características de nuestro personaje crecen sobre ese movimiento. Esto termina siendo satisfactorio principalmente, debido a que la inteligencia artificial del título es bastante respetable y suele adaptarse a nuestro estilo de juego si se vuelve repetitivo. Es recomendable jugarlo en la dificultad más elevada ya que tarda en volverse un verdadero desafío, pero los partidos al menos resultan lo suficientemente variados gracias a la capacidad adaptativa de la máquina.

Teniendo todo esto en cuenta, Matchpoint perfila como un juego más que competente. Sin embargo flaquea en algo por demás importante, que es su totalidad como paquete. Desde el vamos, el contenido del juego es escueto. Podremos jugar el modo carrera, un partido de exhibición o desafiarnos con el mundo a través de su multijugador crossplatform en línea. Ahora bien, si quisiéramos jugar dobles con amigos, esta opción ni siquiera existe, como tampoco la chance de armar un torneo aleatorio sin entrar en el modo carrera.

MATCHPOINTTENNISCHAMPIONSHIPS5.jpg

A la hora de hablar de este modo, el mismo también carece de algunas características que ya lucían los padres del género. Las sesiones de entrenamiento son simples y repetitivas sin mucho condimento y las pocas variantes nos ofrecen jugar un partido especial para subir de ranking, un desempate con un jugador superior a nosotros para subir de ranking o un torneo… para subir de ranking. Entiendo que derribar pinos de bowling gigantes o embocar la pelota en tachos de pintura como sucedía en Virtua Tennis puede alejarse de la experiencia realista que buscan, pero tal vez Matchpoint no debería confundir ser demasiado vainilla con ser un simulador competente. Un juego puede mantener sus cualidades lúdicas, sin perder la seriedad.

Embarrando este último aspecto, Matchpoint evita lucirse por culpa de un apartado gráfico limitado. Los modelos de los personajes son poco atractivos a la vista y el randomizer que genera a nuestros adversarios ficticios parece decidirse por los mismos rasgos una y otra vez, quitándole el tan sobrevendido realismo al asunto. Pero el peor pecado tal vez sea que el juego no parece haber estado atento a las tendencias del momento, las cuales basan gran parte de la experiencia realista en la simulación de una transmisión televisiva. Los partidos comienzan y terminan sin muchas florituras, ganar un torneo o perder en el primer partido queda subrayado por las mismas animaciones y los relatores repiten las mismas tres frases una y otra vez, game tras game, set tras set. Hoy por hoy, esa falta de atención al detalle puede terminar siendo más perjudicial que no contar con licencias.

Embed

En definitiva, Matchpoint - Tennis Championships es una verdadera rareza. Es el mejor juego de tenis en muchos años, pero desmotiva un poco la falta de trabajo sobre el pulido final. A su vez, esto quizá sea lo mejor que el estudio podía hacer hasta el momento y de irle bien, la próxima entrega sea la versión definitiva. Sin embargo, no podemos evaluar un juego que no existe. El que sí tenemos hoy en nuestras manos tal vez no pueda competir con el resto de la industria en términos de hacer valer su precio internacional de cincuenta dólares, pero es innegable que todas sus falencias se olvidan rápido cuando pasamos los menúes poco inspirados y estamos dentro de la cancha. Aprovechar su aparición en servicios de suscripción es una recomendación casi obligatoria pero también, aun teniendo en cuenta sus limitaciones, creo que vale la pena echarle un vistazo en el caso de tener que pagar su precio completo. Matchpoint es divertido y una vez que caemos en su loop de jugabilidad es difícil soltarlo, lo que al fin y al cabo es el deseo de cualquier juego que sale a la venta.

Embed

MATCHPOINT

TENNIS CHAMPIONSHIPS (7/7/2022, PC, PS4, PS5, XBOX ONE, SERIES, SWITCH)
7.0

Dejá tu comentario