loader image

Los cheaters no pueden ver al resto de los jugadores en Call of Duty

En el último año Activision perdió más de 50 millones de jugadores activos mensuales, en gran parte por el fracaso de Call of Duty: Vanguard y los muchos problemas de Warzone.

El battle royale fue un éxito en su lanzamiento, pero los usuarios lo abandonaron debido a la invasión de cheaters, que ni siquiera la llegada del sistema Ricochet pudo solucionar.

Igual, preparándose para la secuela confirmada, Activision sigue mejorando el anti-cheat con nuevos sistemas de detección y castigos impensados.

Hace un tiempo implementó el Damage Shield, que reducía el daño del arma de los cheaters, y esta semana presentó “Cloaking”, un sistema que hace que los jugadores legítimos desaparezcan de la pantalla de los usuarios sospechados de estar usando software de terceros para obtener ventajas.

Los personajes, balas y hasta sonidos se apagan, castigando a los cheaters dentro del juego antes de banearlos.

“Con Cloaking, los jugadores que se detectan haciendo trampa pueden verse incapaces de ver a los jugadores rivales en el mundo del juego”, dice el anuncio.

“Los personajes, las balas e incluso el sonido de los jugadores legítimos serán indetectables para los tramposos. Sin embargo, los jugadores legítimos pueden ver a los cheaters afectados por el Cloaking (generalmente, serán los jugadores que ves dando vueltas en círculos gritando: ‘¿Quién me está disparando?’) y pueden repartir castigo dentro del juego”.

Activision también anunció que aplicó baneos a más de 54000 jugadores entre Warzone y Vanguard.