Tops
top

49 | The Legend of Zelda: Skyward Sword | Los 100 mejores juegos de la década 2010

Volamos alto para recordar a uno de los juegos más divisorios de la fanaticada de Zelda, pero con más que suficientes méritos para ganarse un lugar en nuestra cuenta regresiva

Nintendo tiene la costumbre de intentar reinventar la rueda en cada uno de sus productos. A veces los resultados son positivos; a veces sale a la venta una consola portátil llamada Virtual Boy; y en otras oportunidades el producto tarda un tiempo en ser apreciado por sus virtudes. Ya había pasado con la estética caricaturesca de Wind Waker, pero el efecto fue mucho más severo para el control por movimiento de The Legend of Zelda: Skyward Sword.

La Nintendo Wii estaba en su mejor momento y el anuncio de un nuevo título de Zelda siempre ayuda a la Gran N. Esta vez la historia nos llevaría a las nubes, al reino de Skyloft, donde Link se prepara para convertirse en Caballero y Zelda parece tener un genuino interés romántico en el joven. Por supuesto, las cosas salen mal, a Zelda la raptan y allá va Link al rescate; porque aunque Nintendo se la pasa innovando en todo lo que puede, sus argumentos y motivaciones jamás se han alejado demasiado de la fuente.

Lo que sí se alejó de la fuente fue el sistema de control, fuertemente basado en el control por movimiento del Nunchuck de la Wii. Esta vez no había que presionar un botón para blandir nuestra espada o escudarnos de ataques enemigos, sino que debíamos realizar el movimiento con el control para que el juego lo emule en su mundo virtual. Esto generó una división entre aquellos que inmediatamente aprobaron el concepto y aquellos otros que no terminaban de convencerse de sus bondades.

Y es que había bondades. Controlar la espada de Link con el Nunchuck permitía realizar acciones de forma intuitiva. Link barrería el aire en la misma dirección de nuestro movimiento, y hasta lanzaría un ataque frontal si así lo hiciéramos nosotros. Por ende, el juego basa la mayoría de sus puzles en este sistema de control, haciéndonos prestar especial atención a las defensas del enemigo para descubrir de qué lado había que encajar el espadazo para asestar un golpe directo.

De hecho, todas las armas y herramientas de Link poseen un elemento de control por movimiento, como la posibilidad de lanzar bombas o hacerlas rodar por el suelo. Si bien esto podía lograr un nivel de inmersión más profundo, también requería que la detección del control fuera lo más precisa posible; y en algunos momentos de pánico uno extrañaba simplemente poder apretar un botón para realizar la acción deseada.

Otro par de inconvenientes venía a manchar el flujo de jugabilidad de la aventura. Por un lado, volar de aquí para allá era muy gratificante; pero las constantes transiciones entre el mundo en las nubes y el reino en la superficie llegaban a ser agobiantes… aunque no tanto como las irrupciones de Fi a nuestras vidas. La pobre Fi es el equivalente a Navi en Skyward Sword: es nuestra acompañante que nos dice qué hacer a continuación y nuestra principal fuente de exposición sobre la trama y el mundo que nos rodea. Por desgracia, el tono monótono de Fi, sumado a su tendencia a sobre-explicar cada pequeño detalle, volvían cada charla un tedio.

Hoy en día sigue existiendo esa división entre amantes y detractores de Skyward Sword. Para muchos el juego no es más que un compendio de mecánicas baratas de control por movimiento. Para otros el juego brilla justamente por esas mismas mecánicas. No se puede negar que hay un genuino intento de innovación en su estructura y que, cuando funciona, el control por movimiento se siente fantástico. Pero tampoco podemos negar que la aventura de Link queda un poco limitada a causa de ese intento de forzar la innovación.

Se quiera o se odie, The Legend of Zelda: Skyward Sword es un hito en la historia de la saga y definitivamente se trató de un gran producto; aunque quizá no para todos. Para otros, en cambio, era el Cielo en la Tierra.

Estudio: Nintendo
Lanzamiento: 18 de Noviembre de 2011
Plataformas: Nintendo Wii, Wii U

A lo largo de los últimos meses de 2019 vamos a elegir los 100 mejores juegos de la década de 2010. Todos los días vamos a postear dos de los elegidos, desde el 28 de octubre hasta el 16 de diciembre, día en el que vamos a presentar los 5 mejores de los últimos 10 años. Podés seguir la lista todos los días entrando a este hashtag.

Dejá tu comentario