loader image

La secuela de Constantine planea tener clasificación R y estar llena de terror al estilo Hellblazer

Con miras de hacer una historia de clasificación R, Francis Lawrence y Keanu Reeves tienen luz verde por parte de Warner Bros. para hacer una secuela de Constantine llena de terror.

Generalmente, cuando se habla de adaptaciones de comics a la pantalla grande, se suele referenciar a Marvel, principalmente, y a DC, con todo lo que es el MCU, Batman, Superman, y todo lo que es parte del DCEU. Pero, injustamente, se suele dejar afuera a películas como Blade (que resulta ser una piedra fundacional, aunque eso es para otra nota) y Constantine.

Esta última, protagonizada por Keanu Reeves, es una película notoriamente infravalorada. A pesar de sus críticas, aquellos amantes de los comics saben valorar a la película como se lo merece, y a pesar de algunos detalles completamente perdonables, estamos frente a una gran adaptación, con un apartado visual fantástico y muchísimos más fanáticos de los que podemos imaginar.

¿No viste Constantine? Tomate un ratito y mirá el trailer:

A principios de 2022, los que esperamos hace años y años una secuela, tuvimos una gran revelación cuando Warner Bros. anunciaba que se encontraba en conversaciones ya avanzadas para hacer una secuela de Constantine, y que Francis Lawrence, director de la primera parte, volvía a repetir su rol.

«Tenemos gérmenes de ideas y dedicación«, dijo Lawrence. «Y Keanu y yo hemos estado bateando durante un tiempo y siempre hemos querido hacerlo. Es sólo que finalmente hemos superado el obstáculo de que ahora podemos seguir adelante y hacerlo de verdad. Ahora tenemos que arremangarnos y lanzarnos. Pero tenemos muchas ideas«.

El director, confirma lo que muchas veces Keanu Reeves expresó: sus ganas de volver al personaje. Ambos, esta vez, con un poco más de control sobre el guion y la creatividad, quieren que se trate de una película de terror de verdad, con calificación R. El director contó que, cuando hicieron la primera parte, se encontraron con varios obstáculos ya que WB quería hacer una película PG-13.

«Una de las cosas más importantes para mí sobre la primera fue que seguimos, por parte de Warner Bros., las reglas para hacer una película PG-13 en términos de violencia, sangre, lenguaje y sexualidad”. Sin embargo, la película terminó recibiendo una calificación R por todo lo que dejaba a la imaginación en temas tan controversiales como los que trataba.

Respecto a eso, el director reflexiona: «Mi gran, gran arrepentimiento fue que tenemos una película con calificación R que en realidad es una película PG-13. Si en aquel momento hubiese sabido que iba a ser R, habría hecho realmente una película con calificación R. La habría hecho mucho más aterradora y más violenta y habría hecho una película realmente de categoría R«.

En resumen, se está cocinando una secuela de Constantine con actor original, director original, y un concepto terrorífico que le quiere hacer homenaje a Hellblazer, comic en el que se basa la historia.