Análisis

ANÁLISIS | Infliction: Extended Cut, una aventura que ofrece buenos sustos

Infliction llega con lo justo y aunque tiene muchos elementos que ya vimos, consigue atraparnos hasta el final

P.T. fue solo una demo, pero caló tan hondo en los videojuegos de terror que siguen surgiendo ejemplares inspirados en él. Infliction: Extended Cut es el más reciente, una aventura de terror con una dosis equilibrada entre ideas nuevas y otras ya vistas, que puede funcionar muy bien si buscas sustos intensos.

Después de jugar P.T., nunca vamos a sentir lo mismo cuando caminamos solos por un pasillo. Infliction sabe bien esto y logra recrear la misma sensación. Al menos como "obra inspirada en" es buen juego

Infliction: Extended Cut es la versión definitiva de Infliction, una aventura que pegó fuerte en Steam en 2018. Ahora, un año y medio más tarde, el juego llega a consolas con novedades que convierten a la experiencia en una más aterradora. Todo es el trabajo de Caustic Reality, un estudio conformado por un solo desarrollador. Clinton McCleary es la mente detrás de este juego que buscará ponernos los pelos de punta en cada nueva escena.

Infliction tiene lugar en una casa. Pasillos lúgubres, habitaciones desacomodadas y el dejo de quienes vivieron allí construyen una atmosfera atrapante y aterradora como pocas. El mayor logro del juego es la ambientación. Es lo que más lo separa de sus inspiraciones más obvias, como Layers of Fear, Gone Home y el mencionado P.T.

De la historia, mientras menos sepan mejor porque tiene sus buenas sorpresas. La premisa parte de que estamos encerrados en la espeluznante morada y nuestro objetivo es escapar de allí. Un espectro atormentado nos asecha: el fantasma de una mujer, a quien conocimos alguna vez, buscará castigarnos. Infliction entrelaza una historia trágica que, aunque no escape de los estereotipos del género, consigue cautivarnos.

Las polaroid, una ventana a lo paranormal

El gameplay resulta atractivo porque combina exploración, puzles y una mecánica bastante particular para enfrentar al fantasma. Es un juego lineal, es cierto, pero el diseño de puzles y niveles hace que nos detengamos a pensar cuál es el siguiente paso. Dicho de otra forma, nos sorprende por cómo logra que nos sintamos perdidos en un ambiente tan pequeño y familiar como puede ser una casa.

A diferencia de otros juegos donde nos asecha un enemigo puntual como lo es la mujer fantasma de este juego, en Infliction no hay sigilo. El ritmo de juego es constante y los enfrentamientos con los enemigos son frenéticos y a las corridas. Contaremos con una cámara, al estilo Fatal Frame, que puede debilitarla, pero que cuyo uso principal es resolver puzles. La cámara revela lo que no ven los ojos mortales y vamos a necesitarla para destrabar puertas, activar mecanismos y conseguir pistas.

Una radio que se enciende sola en la noche...

La mecánica más original de Infliction es el uso de la luz para alejar a la espectro. No usamos la linterna, sino que tenemos que estar pendientes de los swicthes de la luz en cada cuarto porque la única forma de sacarnos de encima a nuestra enemiga es iluminándola en el momento justo.

Esta última mecánica convierte al hecho de dar vueltas por la casa en algo desesperando y estratégico. Es el condimento que hace distinto a Infliction. El problema es que vamos a darle uso a las luces recién en el modo New Game +, que se desbloquea una vez terminada la aventura. Este modo ofrece una dificultad elevada y una experiencia realmente aterradora. Nos preguntamos por qué Caustic Reality no ofrece este modo a la primera. La realidad es que la campaña de Infliction es sencilla. Quienes juegan títulos de terror con regularidad como esta servidora no van a tener inconvenientes, Infliction les va a parecer sencillo incluso. Me hubiese encantado no tener que jugarlo dos veces para exprimir a fondo todo su potencial, sobre todo porque la historia no cambia mucho entre partida y partida.

En líneas generales, Infliction es entretenido. Orquesta buenos sustos y tiene una de las mejores atmósferas que vamos a ver en juegos independientes de terror. El apartado técnico es rústico, pero no experimentamos ningún problema que arruine la experiencia.

Infliction sabe usar el surrealismo, digno sucesor de Layers of Fear

El mayor “pero” de la experiencia es que tiene muchos elementos que se sienten ya conocidos. Muchas de sus mecánicas y sus decisiones de diseño ya las vimos en los grandes exponentes del género en primera persona. Si nos gusta el terror, hay cuestiones en Infliction que nos van a atrapar, pero en ningún momento resulta un imprescindible. No hace nada especialmente mal, pero tampoco destaca por algún apartado particular. Lo recomiendo para cuando estén buscando una experiencia que puede durar una sentada, de esas que se terminan en una sola noche y nos carcomen la cabeza, invitándonos a dormir sabiendo que después de jugarlo, vamos a tener terribles pesadillas.

INFLICTION: EXTENDED CUT

25/02/2020 (PC, PS4, XONE, SWITCH)
6.0

Jugué Infliction: Extended Cut en PS4. La historia lleva unas 3 horas y tiene modos extras para explorar una vez que lo terminamos.

Dejá tu comentario