Análisis

ANÁLISIS | The Dark Pictures: House of Ashes

House of Ashes lleva a la antología de terror por un nuevo camino, tomando algunos riesgos y cosechando las recompensas a fuerza de vueltas de tuerca ingeniosas

Cuando Supermassive Games anunció el inicio de una antología de terror pocos hubiéramos imaginado lo que el futuro le deparaba a la saga. El estudio contaba con una vasta experiencia en el género, de eso no cabía duda, pero plantear una saga de juegos con una frecuencia casi anual era más que una meta ambiciosa. Finalmente Man of Medan salió e impresionó desde el apartado técnico, pero la historia tardaba demasiado en ponerse buena y cuando queríamos acordar estábamos casi terminando. Little Hope, la segunda entrega, superó todas las expectativas, estableció la franquicia y dejó el listón narrativo en lo más alto del género. Con este trasfondo llega House of Ashes, un título que se aleja del estilo de terror de su antecesor y toma varios riesgos, tanto jugables como narrativos, pero logra salir airoso y demostrando que el estudio británico sabe muy bien adónde va con The Dark Pictures Anthology.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes - Launch Trailer | PS5, PS4

La historia comienza en el año 2231 AC, en un templo mesopotámico en Akkad. La oscuridad del acto de apertura marcará el tono del resto del juego que, si bien arranca como un shooter de los buenos, pronto se transforma en una experiencia claustrofóbica y asfixiante. House of Ashes cuenta con un variado elenco de protagonistas que cumplirán a la perfección su rol en la narrativa, lejos quedarán los adolescentes adinerados en busca de aventuras y los civiles varados luego de un accidente de tránsito, esta vez jugaremos con marines y entrenados agentes de la CIA. El contexto bélico del juego es uno de los factores más importantes en la dualidad que presenta esta versión del “terror” según Supermassive Games: los horrores de la guerra siempre causados por la humanidad y los terrores ancestrales que nos azotan más allá de toda razón.

Como en cada uno de los dramas interactivos que forman esta antología de terror, los protagonistas tienen personalidades marcadas y características a desarrollar. Los diálogos son especialmente punzantes, alejándose muchísimo de la vaguedad y la emotividad del título anterior, pero proponiendo relaciones interpersonales complejas. Desde el primer momento vamos a conocer el lado más humano de los personajes, sus miedos y remordimientos se sienten realistas y gracias a la inmersión propia del género será muy fácil empatizar con todos ellos. Además es especialmente interesante experimentar una obra que critica, aunque de forma bastante liviana, el accionar violento y deshumanizado del ejército de Estados Unidos cuando invadieron Irak en 2003.

Analisis - House of Ashes 01.jpg

El círculo narrativo se cierra con la inclusión de un protagonista iraquí que, en lugar de ser demonizado o ridiculizado como hemos visto en tantos productos hegemónicos, se muestra aguerrido pero temeroso por su vida, es un hombre antes que un soldado y terminó siendo mi personaje favorito. La historia es atrapante y no nos dará respiro, House of Ashes está dividido en tres grandes actos de casi dos horas cada uno y cada decisión puede definir quien vive y quien muere. Los actos largos hacen que la inmersión sea mayor, el único punto en contra que se me ocurre es que le da menos lugar al Curador para que haga sus clásicas intervenciones. De todos modos el ritmo de la narrativa se ve beneficiado por esta decisión de diseño y al final del día redunda en una mejor experiencia. Me encantaría explayarme sobre el argumento con lujo de detalles y contarles sobre varios momentos que me dejaron sorprendido, pero descubrir los guiños, las conexiones y las referencias al cine de terror es una gran parte del disfrute y prefiero no caer en spoilers. Sí me voy a permitir decirles que se trata de una historia poco convencional, con fuertes referencias a clásicos indiscutibles del terror pero de aquellos que suelen desatar amor u odio, sin términos medios.

Desde lo jugable House of Ashes repite la fórmula que Supermassive Games conoce bien: personajes que pueden morir permanentemente, diferentes finales según la cantidad de sobrevivientes y decisiones que afectan el desarrollo de la historia. Entre las pocas novedades, esta entrega se despide de la cámara fija de títulos anteriores y la reemplaza con una de movimiento libre. También se suma una linterna que, además de cumplir una función obvia, hace brillar los ítems en pantalla que vuelven a ser notas con secretos, partes del diario de un arqueólogo de 1946 y las clásicas postales que le dan nombre a la antología. Esta vez habrá 13 postales repartidas por todo el juego, seis de marco blanco, seis de marco negro y una especial con un adelanto del próximo juego. Cada una nos mostrará un futuro posible, a veces será sobre una posible muerte y otras sobre la forma de sobrevivir a una situación riesgosa. Las premoniciones me resultaron más útiles que nunca, menos crípticas y más espectaculares, lo mejor es que ninguna spoilea escenas importantes (algo que en juegos anteriores era un poco más frecuente).

Analisis - House of Ashes 04.jpg

Los quick time event son una excusa más para hacernos sentir parte de la historia. Algunos requerirán buenos reflejos, otros paciencia y tal vez un poco de velocidad, pero la adición más importante de House of Ashes es tomar el fallo como una acción en sí y no simplemente como un error. En varias ocasiones el juego nos dirá que hagamos algo y mostrará el comando en pantalla, por ejemplo golpear a una persona, pero si decidimos no hacerlo (dejando pasar el tiempo o errando a propósito) no necesariamente fallaremos el quick time event, sino que nuestro entorno entenderá que no quisimos hacerlo. Lo más llamativo es que el juego no nos aclara esto de antemano, sin embargo sí nos dice que nosotros tomamos las decisiones y esa afirmación es más adecuada que nunca. Supermassive Games volvió a incorporar una buena cantidad de opciones de accesibilidad que van mucho más allá de los tres niveles de dificultad entre los que podemos elegir. Tenemos la posibilidad de elegir también la dificultad de los quick time events, mantener un botón en lugar de tener que presionarlo varias veces o desactivar el límite de tiempo para ingresar un comando entre muchas otras opciones.

Para redondear la propuesta House of Ashes vuelve a traer los dos modos multijugador que teníamos en las entregas anteriores: “Shared Story”, para jugar en coop a través de internet, y “Movie Night” que nos permite jugarlo pasándole el control a otra persona cuando sea necesario Ambos cumplen con creces su función, al igual que el clásico modo extra “The Curator’s Cut” que nos permite jugar la historia desde otro punto de vista. A esta altura ya es un gusto adquirido, pero me divierte muchísimo volver a jugarlo en este modo. Me llama la atención ver cómo reacciona la IA ante una misma situación con los personajes que antes había controlado yo. También sirve para apreciar los pequeños detalles de la historia, en especial porque los guionistas de Supermassive Games van dejando pistas sobre posibles vueltas de tuerca que algunos no llegamos a entender la primera vez, y por supuesto para terminar de juntar todos los secretos y coleccionables.

Analisis - House of Ashes 02.jpg

House of Ashes es una gran aventura interactiva y ofrece una historia fantástica, con dosis de terror y claustrofobia, pero a la vez acción y algunos de los mejores conflictos entre personajes de toda la antología. Desde el punto de vista técnico es muy bueno, las actuaciones en el doblaje original son excelentes, el diseño de sonido es especialmente disfrutable, y como tercera entrega de la primera temporada está a la altura de las circunstancias. Sin embargo entiendo que el tipo de terror que propone no es el más popular y seguramente polarizará las opiniones de la audiencia. Si es por comparar siento que Little Hope fue superior en todos los campos, pero House of Ashes logró cautivarme con sus propias virtudes, sus guiños a los clásicos de siempre y sus vueltas de tuerca bien colocadas. The Dark Pictures Anthology es una obra obligada para todos los amantes del buen cine de terror y House of Ashes no es la excepción, por eso se los puedo recomendar con toda tranquilidad.

Embed

HOUSE OF ASHES

22/10/2021 (XONE, XBOX S|X, PS4, PS5, PC)
8.0

Jugué House of Ashes dos veces en Xbox Series X, primero en el Corte Cinematográfico y luego en el Corte del Curador. En ambos casos la aventura duró aproximadamente 6 horas, esto fue prestando atención a los detalles y revisando bien cada estancia. La historia es apasionante y frenética, con momentos claustrofóbicos y muchísima tensión.

Dejá tu comentario