Análisis

ANÁLISIS | Hitman III: un broche de oro espectacular

IO Interactive cierra de manera espectacular su trilogía con Hitman III a través de mapas que explotan en detalles y posibilidades de juego

Estamos acostumbrados a que la mayoría de los juegos nos den una mayor cantidad de puntos según la destrucción que vayamos generando o la cantidad de bajas que consigamos, encadenando combos o arrojando todo tipo de armamento que podamos transportar. Pero, ¿cuántos son los juegos que premian tu improvisación y libre albedrío dentro de la misión a cumplir? En 2016, luego de hacer un reboot de la franquicia, IO Interactive volvía a poner sobre la mesa uno de los mejores juegos de sigilo de los últimos tiempos, con una nueva forma de entrega, una trilogía de la cual cada parte estaba dividida en episodios, recorriendo el mundo bajo el nombre de World of Assassination, dándonos el control una vez más de nuestro pelado asesino favorito. Hitman III es la pieza que culmina con esta trilogía dando cierre a esta historia de poder político, influencias y decisiones.

Con mapas que rebosan de detalles y secretos, IO Interactive nos deja libres para que saquemos a relucir nuestros más intrincados planes para terminar con las misiones y salir caminando como si nada hubiese pasado.

Hitman 3 - Official Launch Trailer

Hitman III no se anda con vueltas y eso se nota, quiere llevar al máximo todo lo que el Agente 47 puede lograr hacer y te lo demuestra desde el comienzo mismo del juego. Siendo un juego de sigilo, saber cuáles son los momentos ideales para atacar o pasar desapercibido están a la orden del día, al igual que entender el mapa en el que estamos porque darte el tiempo para revisar, inspeccionar y aprender cada uno de los patrones dentro del nivel siempre es redituable y es lo que va a definir el éxito de la misión. Pero no es el típico juego de sigilo de quedarte esperando un montón de tiempo en el lugar para saber cómo se puede resolver, sino que lo que propone es completamente distinto, es estar atento a todo lo que sucede a tu alrededor y reaccionar al momento de la manera más creativa posible, por ejemplo, si estamos en una fiesta importante o en un evento, podemos disfrazarnos de uno de los invitados o de un empleado del lugar y pasar completamente desapercibidos por el frente de nuestro objetivo, para luego disfrazarnos de un guardia de seguridad, conseguir el acceso a zonas restringidas y que todo siga su curso normal mientras que estamos cada vez más cerca de nuestro objetivo. Estas cosas son las que marcan la diferencia al momento de hablar sobre Hitman, porque cada nivel está construido con la precisión de un reloj, está completamente equilibrado y balanceado, pero somos nosotros quienes vamos a desequilibrar esta maquinaria con un poco de desorden y caos.

Cada mapa es en sí mismo un minijuego de mundo abierto que abarca varias formas de ser resuelto, siguiendo algo estipulado como una historia de la misión que puede llevarte un tiempo considerable pero que también es una forma segura de hacer la misión, o yendo por nuestra propia cuenta y definir nosotros la estrategia para avanzar. Es en los detalles en donde Hitman sobresale, y donde te da a entender que el verdadero protagonista son los niveles más que la tarea a realizar o que el propio Agente 47. El objetivo de cada nivel es eliminar al blanco que se nos asignó, el cómo corre por cuenta propia, desde veneno para ratas hasta generar “accidentes” pelando cables cerca de una pérdida de agua, o bien arrancar a los tiros desde un comienzo, cada forma distinta es un logro a desbloquear y con las repeticiones es donde nos vamos dando cuenta porque a medida que vamos ganando experiencia vamos liberando nuevas zonas de arranque, disfraces o armamento especial. Hitman cobra verdadero sentido cuando lo tomamos en serio, es decir, sin buscar romper la IA y tratar de disfutar del viaje propuesto.

dramatic_conclusion.jpg

Mientras que Dubai nos presenta una situación muy al estilo Misión Imposible haciendo que nos arrojemos desde un paracaídas hacia el edificio más alto del mundo y tener la posibilidad de tomar la ruta cinematográfica que es escalar por fuera el edificio para llegar al último piso y aniquilar a los blancos de la misión que son los últimos miembros de Providence, la organización a nivel mundial que con nuestro aliado Lucas Grey habíamos desmantelado, cada nivel tiene sus particularidades que lo vuelven único en sí mismo. En Dartmoor tenemos la posibilidad de resolver un misterio dentro de la mansión Thornbridge y de interrogar a todos los miembros de la familia, cercana a una novela policial, es tal vez uno de los mejores mapas que IO Interactive pudo crear para esta saga porque más allá del misterio a resolver siendo nosotros el detective (que obviamente tomamos prestado su traje) la mansión tiene su propia vida con relaciones interpersonales entre los empleados de limpieza y los de seguridad o con los miembros de la familia. Diferente es el caso de Berlín, que nos lleva a una fábrica abandonada situado en las afueras convertida en un antro de música electrónica, donde por primera vez vamos a estar completamente solos, sin ningún tipo de apoyo por parte de nuestro operador, es acá donde pasamos de ser el cazador a ser la presa y tratar de sobrevivir dentro de una estructura repleta de guardias y agentes encubiertos que saben quién y cómo es 47, y a medida que vamos aniquilando a estos guardias podemos robarles su auricular para escuchar las conversaciones de los otros agentes, tiene un aire a la escena de John Wick matando a mansalva a cuanta persona se le cruce en el camino, mientras que nosotros debemos ser cautelosos. Chongqing es uno de los niveles más espectaculares gráficamente hablando, es un laberinto adrede de callejones, techos y balcones que conectan toda la ciudad y que, de controlarlo, tenemos asegurada la misión porque podemos llegar exactamente en el segundo que nuestro blanco pasa por esa zona para aniquilarlo, pero la historia cyberpunk que cuenta ese mapa por más que esté ambientado en un futuro, no se siente tan descabellado cuando lo comparamos con la realidad misma. La espectacularidad de Mendoza y sus viñedos, lo vuelven uno de los mapas que mejor aprovecha el renovado motor gráfico Glacier, con una misión de infiltración que no es apta para jugadores impacientes, porque todo va a depender de ganarse la confianza las personas a las que debemos eliminar para poder alejarlas de sus acompañantes y no levantar ninguna sospecha al momento de terminar con cada uno, todo acompañado de un buen vino Malbec y un poco de tango. Por último, el final de esta trilogía cierra con el nivel en los Cárpatos, el que probablemente sea el nivel más polémico de toda la saga por lo que ofrece a nivel jugabilidad, ya que en cuanto a lo que es la narración tiene un gran cierre más que digno para esta saga.

Si bien con respecto a las entregas anteriores no hay un gran cambio en la jugabilidad, desde el primer mapa nos habilitan el uso de la cámara de un celular con la que vamos a ir recolectando información o hackeando diversos sistemas. Lleva un tiempo acostumbrarse y saber que siempre está disponible por default, pero no es algo que sea completamente innovador, sino que se siente como la necesidad de agregarle algo en primera persona y nada más. Tal vez es uno de los aspectos negativos del juego, que no haya tenido una mejora en los controles de la misma manera que han mejorado los gráficos, pero en cierta manera si en el 2018 ya funcionaba espectacular para qué cambiarlo, no?

play_your_way.jpg

Si me ha pasado de encontrarme algunos bugs no representan realmente una complicación a nivel de jugabilidad, son más que nada imágenes superpuestas o que no acompañan a la animación de manera correcta, de la misma manera que la ausencia por completo de las animaciones en la cara de los personajes, pero son detalles que no vienen al caso. Como nota de color, lo que no puedo permitir es ver que los gauchos en Mendoza se tomen un mate como quien toma un vaso de agua.

Analizando cada mapa de manera independiente, Hitman III es un juego que no falla aunque en ciertos aspectos deja un poco que desear como en la rejugabilidad, sobre todo en niveles como Berlín o Dubai que van perdiendo un poco las sensaciones que pretenden entregarnos, por ejemplo, la sensación de encierro y de completa soledad en Berlín se va diluyendo conforme vamos rejugando el mismo nivel una y otra vez. Ahora, si lo vemos en su totalidad como el cierre de esta historia, es sencillamente espectacular y no encuentro otras palabras para describirlo, todo funciona de la manera en la que tiene que hacerlo.

Hitman es, al momento, el mejor juego de sigilo y una trilogía de verdadera acción-aventura que se puede jugar hoy en día y que todos debería disfrutar.

Embed

HITMAN III

20/01/2021 (PC, XSX, XONE, PS5, PS4, SWITCH, STADIA)
9.5

Jugué Hitman III en PC, con los gráficos seteados en Ultra y no tuve ningún problema en correrlo, seguramente vuelva para seguir rejugando cada nivel y desbloquear por completo todos los logros. El código fue cedido por la distribuidora.

Dejá tu comentario