Noticias

Halo Infinite desnuda los problemas de 343 Industries

El retraso de Halo Infinite esconde mucho más de lo que dejan ver los ejecutivos de Microsoft y el juego podría estar en problemas.

El retraso de Halo Infinite fue un baldazo de agua fría para los fanáticos de Xbox. No solo porque el juego no tiene nueva fecha confirmada, sino porque la nueva consola debutará sin un título emblema. Y esta semana una investigación publicada por el portal Thurrott asegura que las cosas están muy complicadas en 343 Industries.

Todo comenzó durante la gestación del juego en 2015, después del lanzamiento de Halo 5. El estudio se encontraba en una situación muy particular: quería que el nuevo juego fuera un reboot casi completo de la saga, pero debía planearlo para una consola de próxima generación cuyas especificaciones técnicas no conocía y utilizando un nuevo motor gráfico todavía en desarrollo.

“Desarrollar un nuevo juego para una consola que aún no ha sido anunciada es un desafío enorme y es la razón por la que los juegos de lanzamiento a veces no explotan el hardware en el aspecto gráfico, ya que el equipo no está seguro de cuándo tendrán las características finales,” escribe Thurrott.

“Pueden tener una idea pero generalmente es más sencillo escalar los gráficos que bajar la calidad si la nueva consola no está a la altura de las promesas en papel. Esto significa que hay que elegir si tener fidelidad reducida a 90 cuadros por segundo o mejores gráficos a 25 cuadros.”

Halo Infinite | Campaign Gameplay Premiere – 8 Minute Demo

El equipo no solo se encontraba trabajando a ciegas sino que, según informantes, una importante porción del juego fue tercerizada. Si bien la contratación de estudios externos es una práctica regular en la industria, “una persona familiarizada con los planes de la compañía indicó que pensaban que la tercerización de Infinite era en una proporción mayor que la que un estudio típico utiliza durante el desarrollo”, lo que habría generado problemas extra

Los informantes también aseguran que el equipo está dividido desde hace tiempo, y la partida del director creativo Tim Longo hace en agosto del año pasado por diferencias creativas no solucionó los problemas, aún cuando en aquel entonces Mary Olsen había dicho que no había un “dilema creativo” en el equipo. Irónicamente Olsen abandonó el estudio dos meses después.

Donde sí parece haber una disociación es entre los departamentos de marketing y el sector de ingeniería. La parte técnica de 343 Industries habría pedido constantemente retrasos en la revelación de nuevo material del juego, pero la gente de marketing habría hecho caso omiso continuando con el plan original.

“Un ejemplo de esto —dice Thurrott— sucedió hace unas semanas, cuando el equipo de Halo anunció que el modo multijugador sería gratuito y correría a 120 cuadros por segundo. ¿Por qué realizaría este anuncio el equipo de marketing si los ejecutivos sabían que probablemente iba a ser retrasado? El departamento de marketing ganó el argumento y los ingenieros no pudieron hacer nada mientras las noticias de Halo seguían saliendo aunque la realidad decía que era poco probable que el juego fuera lanzado en el futuro cercano.”

Halo Infinite - E3 2019 - Discover Hope

Por otro lado, la producción de la serie de televisión de Halo para Showtime también habría interrumpido el desarrollo, convirtiéndose por momentos en la prioridad del estudio, que habría dejado pasar fechas de entregas.

Todas estas dificultades, sumadas a los desafíos que plantea el desarrollo remoto en tiempos de coronavirus, resultaron en un título conflictivo que todavía no sabemos cuándo verá la luz de las pantallas.

Dejá tu comentario