loader image

God of War: Ragnarok – Primeras Impresiones

God of War Ragnarok, la continuación de God of War (2018), es el juego más esperado de lo que queda de 2022, y en Malditos Nerds lo estuvimos jugando durante los últimos días para traerles estas primeras impresiones.

Lo primero que me llamó la atención durante la primera hora de God of War Ragnarok es cómo aborda el concepto de continuación. Muchos juegos de hoy en día hacen un reinicio al momento de continuar la historia de algún personaje —sin ir más lejos, God of War solía extirpar los poderes de Kratos al comienzo de cada nueva aventura—, pero Ragnarok maneja las cosas de una manera más continuista, a punto tal que se siente como si nunca hubiéramos dejado a los personajes.

En unas primeras impresiones es difícil hablar de la historia ya que no pude experimentar ni una fracción de lo que me va a contar en el resto del juego, pero el primer acto es una continuación directa de los acontecimientos de God of War, en la que los actos de Kratos y Atreus, y las revelaciones del final del juego son los disparadores de la secuela. 

En el análisis completo voy a poder hablar mucho más de este aspecto, pero lo que puedo decir por el momento es que estoy realmente atrapado con la historia y los pequeños indicios de lo que puede suceder en las próximas horas de juego. Ademas que parece que un punto muy importante va a ser la relación entre Kratos y Atreus, incluso mas que en el juego anterior.

Sí puedo profundizar mucho más en el gameplay, que desde el primer contacto sorprende por lo rápido que le entrega control total al jugador. En las primeras horas contaremos con prácticamente todo el equipamiento (desde las runas hasta las armas) que teníamos al finalizar God of War. 

Este no es un detalle menor, ya que no es habitual comenzar con todas las habilidades obtenidas en el primer juego en las primeras dos horas. Pero eso es sólo el principio, porque ahora el dúo protagonista cuenta con un nuevo árbol de habilidades con un flamante sistema de progresión que expande las opciones jugables.

Uno de los muchísimos enemigos nuevos.
La variedad de enemigos es enorme, incluso en las primeras horas de juego.

 

Ahora cuando una habilidad alcanza el nivel máximo es posible elegir entre una de tres mejoras especiales desbloqueables. Lo interesante es que será posible cambiar entre ellas en cualquier momento, ofreciendo mucha flexibilidad al momento de planear la estrategia de juego.

Ragnarok también conserva el sistema de armadura y mejoras de God of War, por lo que ofrece más libertad que nunca al momento de seleccionar un estilo de combate con el que el jugador se sienta cómodo, ya sea enfocado en el daño directo, con más movimientos de aturdimiento, control de enemigos o incluso priorizando el daño elemental.

La exploración y el desarrollo también fueron mejorados. Sin entrar en mucho detalle, durante las horas que pude probar el juego se divide en dos secciones principales, y si bien no alcanza el nivel de libertad de un mundo abierto tradicional, se aleja del concepto de pasillo seguido de arena (con la ocasional sala alternativa) del anterior, gracias a la introducción de varias secciones más amplias no lineales, que incluyen zonas completamente opcionales y hasta misiones secundarias. 

Dado que es un juego cross-gen, gráficamente cuesta distinguirlo de God of War, con el que naturalmente comparte mucho del diseño, la dirección de arte y las animaciones. Esto no es necesariamente un problema de este juego, por supuesto, sino un testimonio de la superioridad estética y técnica de la entrega de 2018.

Dicho eso, Ragnarok tiene un nivel de detalle muchísimo mayor y los diseños de los nuevos enemigos y jefes que me encontré durante las primeras horas (que no son reciclados del mismo gigante) están a la altura de lo visto en God of War, pero con la variedad que le faltaba a su antecesor. 

Algo que puede parecer insignificante pero resulta positivo son los cambios en el hud,  mucho más claro y con pequeños cambios como una barras de vida de Kratos y los enemigos, que son más grandes y mejor situadas en pantalla.

Estoy muy satisfecho con las decisiones que tomaron y espero que el resto del juego esté a la altura de este increíble comienzo. Por el momento no hay mucho más que decir de God of War Ragnarok. Cerca de la fecha de lanzamiento vamos a estar sacando no solo el análisis completo y muchísimo contenido más alrededor del juego.