XCOM: Enemy Within

El querido regreso de la saga XCOM está de vuelta con Enemy Within, una expansión con varios puntos a destacar. Megawacky Max nos pasa sus primeras impresiones de este título.
Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Ya ha pasado un tiempo desde el lanzamiento de Enemy Unknown, un excelente regreso de la franquicia XCOM que, pese a pecar de algunas fallas, supo complacer a los fanaticos y atraer a una nueva casta de jugadores. Recientemente salio a la venta Enemy Within (El Enemigo Entre Nosotros), una expansion que añade varios elementos que vuelven al juego, al menos en las primeras horas que he experimentado, algo mas interesante de lo que recordaba, aunque algunos puntos pueden ser un arma de doble filo.

Debi iniciar una nueva campaña para poder apreciar los cambios de la expansion, ya que es practicamente un juego “aparte” del XCOM original, sin dejar de ser el mismo juego de siempre. Uno de los añadidos que mas me interesaba era el arreglo a las cuestionadas voces de nuestros soldados, antes todas ellas norteamericanas a pesar de las diferentes nacionalidades de nuestra tropa. Segun se habia dicho, ahora cada soldado hablaria en el idioma de su pais, por lo que la idea de escuchar algun criollismo de parte de un compatriota Argentino en mis filas era sumamente tentador. Podran comprender mi desilusion, entonces, cuando el primer argentino que aparece en el juego (y que justamente es el unico superviviente de la mision tutorial) se puso a hablar en ingles.

Todo bien, pense, ya que el tutorial seguia siendo el de siempre, por lo que era dificil pensar que arreglarian las voces para ese momento. Yo sabia que era posible modificar a nuestros soldados entre misiones, asi que tan pronto como tuve total control de mi base (habia olvidado lo tedioso que puede volverse el tutorial completo) me apronte a cambiarle la voz a mi soldado Argentino. Y si, señores, hay voces en español… asi que comprenderan mi gigantesca desilusion cuando comprendi que todo el espectro de voces en español se limitan al español de España. Al menos en lo que pude probar, no hay voces en español latino, neutro, y desde luego, nada de criollismos. Quiero probar todas las voces antes de dar un veredicto respecto a esto, pero por ahora dire que escuchar a un Argentino hablando en severo Español Gallego me retrotrae a las epocas del Commandos (los que lo hayan experimentado saben exactamente a lo que me refiero… ¡¡OKI, DOKI!!)

Pero mejor pasemos a otros aspectos, ya mas positivos. Muy pronto dentro del juego somos presentados con un nuevo recurso: el denominado “Meld”. En la mayoria de las misiones, ademas de los objetivos clasicos, tendremos la posibilidad de recolectar unidades de Meld antes de que sus contenedores se autodestruyan. Esta extraña substancia, una vez analizada en nuestros laboratorios, habilitara dos nuevas y poderosas edificaciones que nos brindaran la posibilidad de modificar la estructura genetica de nuestros soldados, y de construir pesados mechs de ataque. Por el momento opte por la modificacion genetica, que resulto en que mi soldado Heavy Argentino (que estoy muy tentado de bautizar “Erwin”) tenga una bonificacion para apuntar y un sistema de regeneracion de vida; y esos son apenas dos de los muchos beneficios adicionales que podremos ir descubriendo mediante investigacion.

Pero para todo Ying debe haber un Yang, ¿verdad?, y en nuestro caso viene de parte de los nuevos enemigos que azotaran nuestras pesadillas. El primero que tuve la desgracia de descubrir (en la tercera mision del juego) fue al maldito Seeker (“Buscador”), una especie de drone volador que puede hacerse invisible y tiene la odiosa mania de estrangular a mis soldados. ¿Mi consejo? Nunca dejen unidades solas. Nunca. Muevanse en grupo, porque la unica forma de sacarse a esas pestes de encima es disparandoles.

Por otro lado tenemos a la nueva faccion enemiga, un grupo de humanos que intenta sabotearnos. Lamentablemente, aun no he tenido la oportunidad de ver como su accionar afecta al juego, ya que despues de casi tres horas de juego (recordemos que uno suele perder mucho tiempo entre misiones, tomando decisiones y administrando nuestro dinero con gotero) tuve la primera mision relacionada al grupo, en la que habia que rescatar a uno de ellos. Auguro una contienda interesante en las horas que sigan en mi nueva aventura.

Sin embargo, siguen existiendo algunos bugs, pequeños y no tanto. En una oportunidad, por ejemplo, uno de mis soldados disparo a traves de una pared. No digo que no me gusto ganar esa partida, pero uno no puede evitar pensar que, si mi soldado pudo hacer eso, el enemigo tambien podra hacerlo. Luego, se sigue sintiendo frustrante esa “gracia” del enemigo de tener un movimiento libre al ser descubiertos. Y mejor no mencionar esas misiones de rescate en la que los alienigenas literalmente caen del cielo para mantenernos ocupados. Suena a solucion rapida para un juego que podia haber reparado esos detalles.

Ante todo, sigue siendo un juego solido y las primeras horas volvieron a cautivarme tanto o mas que con el juego original, merced del añadido del Meld y la promesa de misiones interesantes contra la nueva faccion. Una pena lo de las voces (que todavia debo verificar en profundidad) y una molestia lo de esos malditos, malditos Seekers. Pronto podran ver mi opinion final en su respectiva reseña. Por el momento, mis primeras impresiones son muy positivas.