PRIMERA IMPRESIÓN: One Finger Death Punch

Dive-Kick ya nos había demostrado que con dos botones se puede hacer mucho, pero One Finger Death Punch lleva el concepto de los controles minimalistas mucho más allá.
Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Si hemos de guiarnos por una primera impresion estricta y tajante, One Finger Death Punch no me iba a gustar demasiado. Esto se debe a que lo primero que vi del juego fueron algunas imagenes del mismo, en las que cuesta distinguir que esta ocurriendo exactamente. Podia entender que se trataba de una especie de juego de lucha, pero con hombres de palo y con unicamente dos botones para toda accion. De inmediato salto a mi mente el recuerdo de Dive-Kick, otro juego de lucha en el que la accion se controla con dos botones, y entonces deje de pensar, porque mi interes del juego habia quedado descartado.

Fue un video en YouTube lo que hizo regresar mi atencion a tan curioso titulo, y debo admitir que fue esta segunda impresion, ya con el juego en movimiento y explicado por alguien con mil veces mas conocimiento que yo, que recorde que un juego no puede ser juzgado por sus imagenes solamente. Decidi darle una segunda oportunidad al juego, ahora ya en mis manos para controlar, y comence a jugar.

A veces la primera impresion no es la que realmente vale.

El estilo grafico resulta ligeramente chocante. Mapas y escenarios parecen estar construidos con crudos bloques pintados y algunos objetos estampados una y otra vez. Los luchadores son hombres de palo, por Dios. Pero habia que probar; habia que dejar de lado el apartado grafico y enfocarnos en la verdadera alma de todo juego, que es su jugabilidad. Al fin y al cabo, solamente utiliza dos botones. ¿Que tan atrapante puede llegar a ser con eso?

La verdad, increiblemente atrapante. Cada nivel consta de nuestro protagonista plantado entre dos barras de distancia que representa el alcance de nuestros ataques; y nuestro rango de acciones concretas se limita a "atacar a la izquierda" y "atacar a la derecha". Eso es todo. De ambas direcciones vendran enemigos, y cuando esten dentro de nuestra area de ataque habra que darle al comando correspondiente para eliminar a la amenaza. ¿Suena tonto? En teoria, si. En la practica, es muy diferente. El juego inmediatamente da muestras de un afinadisimo sistema de control, ya que nuestro ataque es instantaneo. Ir derribando enemigos en secuencia potencia nuestro combo, que nos proporciona rango adicional para ataques subsecuentes. La posibilidad de empuñar algunas armas mantiene los controles simples del juego, pero añade diferencias en la manera en que estos funcionan. Y los enemigos... Dios mio, los enemigos... Los enemigos gozan de una variedad que no hubiese podido imaginar. Las primeras oleadas nos enfrentan a simples martires que sucumbiran al primer golpe, pero con el correr de los niveles iran apareciendo nueva variedad de personajes, algunos que requieren mas golpes y otros que aluden a una combinacion de izquierda-derecha para derribarlos.

El juego va sacando nuevas sorpresas de la galera, de manera casi constante. Hay variedad de niveles respecto a los objetivos a cumplir, o en como cumplirlos; pero el control se mantiene simple y estrategico; esto ultimo porque no basta con aporrear los botones para ganar. Aquellos adeptos al "button smashing" comprenderan bien rapido que esa tecnica los llevara a la tumba. Este es un juego en el que los reflejos rapidos se van volviendo criticos, nivel tras nivel.

Mis primeras impresiones de One Finger Death Punch bien podrian ser la review del juego, ya que no hay mucho mas que mencionar. Mis primeros minutos jugando fueron una revelacion de jugabilidad que no tengo ningun problema en recomendarle a todo el mundo. Esta es una verdadera joyita oculta, esperando ser descubierta.