Disgaea D2

La primera secuela ?real? de ese Disgaea: Hour of Darkness de PS2 trae de regreso a Laharl, Etna y Flonne junto al mejor rol estratégico. V. Dylan se adentra en ese mundo extraño pero fascinante.

Por:

Varias veces he repetido lo mismo: los videojuegos japoneses no son mi especialidad. Sin embargo, el haber presenciado un nuevo Game Raiders junto a Disgaea D2, titulo que continua el juego original del año 2002, me ha llevado a reflexionar un poco acerca de mi injustificada negacion.

La primera conclusion que puedo sacar al respecto es que tengo la ligera sensacion de que nunca me interiorice demasiado en este mundo por miedo a que me guste tanto como para consumir absolutamente mi tiempo. Catherine me demostro que la estetica japonesa puede cautivarme sin remedio, siempre y cuando este respaldada por una historia lo suficientemente atrapante. 

El caso de la serie Disgaea es bastante particular. Aquellos que –como yo- carezcan de la experiencia necesaria podran perderse con facilidad en sus intrincadas opciones de combate por turnos y su mecanica superficialmente infantil. Sin embargo, quienes le han dedicado el tiempo suficiente, afirman que pocos titulos pueden brindar las mismas dosis de satisfaccion al momento de jugarlo.

Fichinescu, un experto dentro de esta serie, considera que el primer titulo de la franquicia es el juego que mas ha disfrutado en su vida, y teniendo en cuenta de quien viene, esto no es un detalle menor.

Disgaea D2 aplica perfectamente a lo que quiero decir. Los jugadores que conozcan la serie valoraran el intento de retomar las raices de la saga, aunque esto pueda dejar afuera a muchos novatos que –tal como me sucede a mi- se sentiran totalmente desorientados. La hora que pudimos compartir en Game Raiders apenas sirvio para conocer algunos de los muchos tutoriales que nos daran la bienvenida. Admito que al comienzo subestime a Disgaea D2, pero cuando comence a ver las posibilidades que brinda el combate, el titulo empezo a ganarse mi estima.

A medida que conocia las opciones del juego, entre las cuales figura la de cambiar las reglas del combate previo soborno al Tribunal correspondiente, senti una extraña melancolia. Dicha sensacion se basa en una realidad tal vez injusta: nunca voy a jugar Disgaea D2, ni ningun otro juego de la franquicia. Soy consciente de su calidad, se perfectamente que de dedicarle las horas necesarias el titulo seria de mi agrado. Pero no puedo, carezco del tiempo y de la voluntad que implicaria un fichin de estas caracteristicas.
Sin lugar a dudas lo recomiendo para los entusiastas del genero, asi como tambien a quienes disfrutan de los juegos japoneses. Quienes le den una oportunidad, seguramente estaran satisfechos. Y, ademas, tendran todo mi respeto y tambien un poco de mi envidia.
V.Dylan