Análisis

ANÁLISIS | Foregone es un metroidvania ágil y divertido

Foregone combina elementos de varios géneros para crear un plataformero 2D con un sistema de combate ágil y una curva de dificultad bien pulida.

Hacer un metroidvania hoy en día implica, aunque a muchos nos pese la comparación, medirse inevitablemente con los mejores exponentes del género. Por eso el trabajo de Big Blue Bubble en Foregone es más que digno, pero mucho más si tenemos en cuenta que es la primera incursión del estudio en un juego de este estilo. Es sorprendente que hayan podido saltar de títulos musicales relativamente sencillos, propios de las plataformas mobile, directamente a un juego con un sistema de combate ágil y pulido, pero que les haya salido bien es aún más llamativo. Sin dudas el acceso anticipado en PC, todavía exclusivo de Epic Store, les sirvió para ir mejorando la experiencia de cara al actual lanzamiento simultáneo en consolas.

Foregone Release Date Trailer - Available on Consoles October 13th

Foregone nos sitúa en el territorio de Calagan, arrasado completamente luego de una gran guerra y ahora siendo devastado por una peste que corrompe todo a su paso. Nuestra protagonista es una Arbiter, una estirpe de super soldados creados artificialmente con la misión de proteger a la nación, y su misión incluye explorar territorios repletos de enemigos corrompidos, destruir los especímenes fallidos y encontrar el origen de esta terrible peste. El sistema de combate es lo mejor del juego y se nota desde la primera hora de juego, la agilidad con la que nos desplazamos, esquivamos y contraatacamos es simplemente exquisita. El ritmo de juego es vertiginoso y, si bien no nos premia por ser rápidos, la velocidad propia de nuestra arbiter nos invita a aprovechar todas sus habilidades de desplazamiento a nuestro favor. Al comienzo contamos con un dash y un doble salto, pero a medida que vamos derrotando jefes conseguiremos nuevas habilidades como escalar las paredes, dashear en el aire y caer en velocidad para romper superficies frágiles: es decir, los pilares de todo bien metroidvania.

Foregone 2.jpg

A la hora de combatir Foregone nos propone diferentes clases de armas, cada una con diferentes set de movimientos, velocidad de ataque y alcance. Además de las armas tradicionales como espadas, dagas, nunchakus, lanzas o espadones, contamos con una selección de armas de proyectiles para atacar a distancia que van desde un arco, pasando por pistolas y escopetas, hasta rifles automáticos. Si bien no son tantas clases, la verdad es que cumplen su función con creces permitiéndonos crear nuestro propio estilo de juego a través de sus combinaciones. Tanto las armas como el equipamiento defensivo, como anillos, armaduras o colgantes, se consiguen al azar a través de loot que dejan los enemigos. El sistema es aleatorio y bastante generoso por lo que invertiremos una buena parte de nuestro tiempo comparando estadísticas, mejorando equipamiento en el herrero y desarmando por oro todo lo que no vayamos a usar.

En cuanto a la experiencia jugable en sí ofrece una buena dosis de exploración, mapeados extensos repletos de secretos y varios checkpoints desde donde reiniciar si morimos. Cada uno nos permite volver a nuestra base a gastar el oro y a mejorar las habilidades, también hacen las veces de viaje rápido y nos muestran cuántos secretos nos faltan descubrir en ese escenario. A propósito de la muerte, sumándose apenas a la movida soulslike, Big Blue Bubble incorporó una mecánica conocida con una vuelta de tuerca: al morir perdemos el oro y los cristales obtenidos, que podremos recobrar si regresamos al lugar de nuestra muerte, pero en nuestra base hay un NPC que nos permite recobrar el 50% por si preferimos no arriesgarnos a perderlo todo. Si bien no es una adición revolucionaria, sin dudas es un bienvenido alivio para quienes quieran asegurarse al menos la mitad de lo obtenido. Sin embargo, se siente una herramienta más propicia para un roguelite o un título en el que el riesgo sea mayor que en un metroidvania.

Foregone 9.jpg

La progresión de Foregone es llevadera y orgánica. A medida que vamos avanzando aparecerán enemigos diferentes, algunos con ataques a distancia, otros con poderosos golpes a melee y hasta algunos que spawnean minions sin parar. Su presentación es progresiva y nos permite aprender sus diferencias, entonces para cuando se combinen y los combates se vuelvan más complicados estaremos más que listos. La curva de dificultad es uno de los puntos fuertes de la propuesta, siempre va en aumento pero en ningún momento nos sentiremos presos de una situación injusta: todo lo que nos ataca puede ser esquivado, saltado, contrarrestado o bloqueado con alguna de nuestras habilidades. Lo mismo aplica en los combates contra los jefes que, aunque sean pocos, ofrecen un buen desafío con patrones de ataque que evolucionan a medida que vamos quitándoles vitalidad y que podremos aprender a leer si prestamos un poco de atención.

Foregone está realizado en un bellísimo pixel art que recrea todo tipo de escenarios pintorescos. Desde un templo en llamas, pasando por un cementerio subterráneo o un bosque arrasado, hasta un laboratorio sumergido y un castillo gigantesco. La música queda en segundo plano y, junto a los efectos de sonido, no termina de estar a la altura de la propuesta jugable. Lo mismo sucede con la narrativa, que aparece muy de vez en cuando y a cuentagotas. La historia es interesante, aunque un poco obvia, y da un esperable giro sobre el final que justifica el New Game + que se desbloquea al terminarlo y nos permite rejugar la aventura con enemigos más difíciles. Este modo alarga considerablemente la vida útil del juego, ya que la primera pasada no debería tomarnos más de diez horas, y nos permite conservar el progreso de nuestro personaje. También respeta la cantidad de secretos obtenidos, el inventario y hasta la exploración de los mapeados para que sacar esos últimos logros sea mucho más llevadero.

Foregone 7.jpg

Si bien estamos ante un metroidvania sólido, construido sobre los cimientos de un sistema de combate divertido y ágil, no todo es color de rosa en el juego de Big Blue Bubble. En primer lugar, los tiempos de carga son bastante extensos (al menos en PS4). Cada vez que vayamos a nuestra base habrá una pantalla de carga y otra igual para volver a la exploración, pero se vuelve verdaderamente tedioso cuando combatimos contra un jefe. Es más que aceptable perder un par de veces hasta que desarrollamos una estrategia, pero al morir vamos a ir automáticamente a nuestra base (pantalla de carga mediante) y de ahí deberemos volver a teletransportarnos al último checkpoint y enfrentar otra pantalla de carga más. Lo peor es que al haber muerto no vamos a tener cristales ni oro para mejorar las habilidades o el equipamiento, por lo que volver a la base no tiene ningún sentido más allá de obligarnos a perder más tiempo mientras intentamos derrotar un jefe. Además de este desafortunado percance, que podría ser resuelto en un futuro parche, hace falta una estampa para marcar cosas en el mapa. Muchas veces veremos un ítem que está fuera de nuestro alcance y no tendremos forma de dejar un recordatorio en el mapa. Puede parecer algo menor, pero en un género que se basa en volver a recorrer viejos escenarios con habilidades nuevas es una mecánica casi indispensable.

Big Blue Bubble logró crear un metroidvania divertido que se apoya en un sistema de combate ágil y controles responsivos para construir una propuesta absolutamente recomendable. Su mayor logro es su curva de dificultad que siempre nos exige más pero nunca recurre a los viejos trucos de dificultad artificial para extender la duración de la aventura. La primera pasada puede durar unas diez horas, pero el NG+ ofrece un desafío extra, secretos y varias sorpresas que justifican con creces una segunda pasada. Es cierto que los jefes son pocos y la propuesta en general no pretende revolucionar el género, pero Foregone es la prueba fehaciente de que no hace falta que cada juego apunte a ser GOTY sino que divierta a través de sus mecánicas y ofrezca una jugabilidad pulida.

Embed

FOREGONE

13/10/2020 (PC, PS4, XONE, SWITCH)
7.5

Foregone es un metroidvania que divierte a fuerza de un combate pulido y una experiencia ágil. La primera pasada me llevó aproximadamente diez horas y luego le dediqué otras cinco al NG+ buscando los secretos que me faltaron y maximizando las habilidades de mi personaje.

Dejá tu comentario