Análisis

ANÁLISIS | FIFA 21, reforzando la plantilla

La saga más exitosa de EA ajusta un par de tuercas en la pretemporada para la next gen

Durante prácticamente toda esta generación de consolas que comienza a despedirse, FIFA no tuvo una verdadera competencia, un rival que lo empujara a ser mejor y a darnos un producto digno de los mejores títulos de la saga que brillaron en la época de PS3 y 360 como FIFA 10 o FIFA 12. Pro Evolution Soccer tuvo un comienzo muy flojo de generación y si bien recuperó su nivel, en lo económico no le hizo ni sombra a su archirrival. La franquicia más recaudadora de Electronic Arts se enamoró del modo Ultimate Team (con buenas razones) y se olvidó de evolucionar un juego que no recibe cambios considerables de jugabilidad desde que se pasó a Frostbite cuatro años atrás. Pero en 2020 el contexto es bastante diferente: PES mejoró muchísimo su jugabilidad y el año sabático que se tomó la saga por pasarse al Unreal Engine a partir del año que viene nos hace ilusionarnos con un título de fútbol realmente next gen al utilizar uno de los motores más populares del mercado; tampoco podemos olvidar el tremendo éxito de Football Manager con una base de usuarios extremadamente fieles, convirtiéndose en el rey de su género. Paradójicamente es el juego de Sports Interactive y no el de Konami el que empuja este año a FIFA a refrescar algunos de sus modos tratando de dejar contento a un grupo de usuarios no tan interesados por la experiencia online.

FIFA 21 - "Win As One" Official Launch Trailer | PS4

Ya sea por este contexto o por mera casualidad, una de las mayores novedades en FIFA 21 es el trabajo que le han metido al modo carrera. Tomando prestado varios elementos de Football Manager, EA nos da un modo de juego bastante robusto, medianamente old school pero con muchos motivos para pasar horas y horas dirigiendo a nuestros equipos favoritos. Podemos crearnos a nuestro personaje y tomar control de muchísimos aspectos de nuestro club, sobre todo aquellos que tienen que ver con el armado del equipo y las transferencias; hay un balance que mantener en cuanto a las finanzas como los sueldos semanales de nuestra plantilla o el presupuesto de transferencias pero nada muy elaborado o difícil de dominar. Además podemos coordinar un calendario de entrenamiento y de planificación para cada partido, armar las estrategias, acomodar a los jugadores para que rindan mejor, darle rodaje a todos para que no pierdan ritmo, etc. Estos son aspectos del manejo de nuestro equipo que importan bastante si es que decidimos simular los partidos; si en cambio queremos jugar todos los encuentros, quizás no son tan fundamentales o determinantes.

Este modo carrera va un poco más allá que años anteriores en cómo negociamos con posibles refuerzos para nuestro equipo. Tomando varias lecciones de Football Manager, primero vamos a enviar una oferta al equipo y luego charlaremos con el jugador y su agente. Todas estas negociaciones se presentan en forma de pequeñas cinemáticas interactivas bastante simpáticas pero que rápidamente van a perder su frescura y estaremos salteándolas cuando ya estemos por la quinta negociación consecutiva. Así todo, la experiencia “rolera” de ser un técnico de un equipo y negociar con otros managers o DTs como Lampard o Simeone es un detalle que suma más de lo que resta.

FIFA 21 | Official Gameplay Trailer

Más allá de las negociaciones, también vamos a tener que interactuar con la prensa antes o después de los partidos y tendremos charlas con jugadores clave del equipo que nos agradecen por la confianza o nos piden más minutos en cancha, nuevamente aspectos característicos de Football Manager pero que ahora dicen presente de una manera simplificada y accesible en FIFA. Lo que por su parte ofrece el juego de EA es la posibilidad de simular partidos pero saltar al campo de juego en momentos clave como pelotas paradas y volver a la simulación cuando queramos. Es una forma de jugar nuestra carrera similar a lo que sucede en Madden y que agiliza bastante los partidos permitiéndonos jugar una temporada entera en menor tiempo sin relegar del todo el control.

Definitivamente el modo carrera es aquel aspecto de FIFA 21 que más vale la pena destacar, no sólo porque en comparación es el que más evolución muestra, sino también porque finalmente le da un modo bien desarrollado a aquellas personas que no quieren jugar partidos online ni meterse en Ultimate Team. Agarrar un equipo humilde e ir contratando buenos refuerzos para tratar de llegar a lo más alto siempre fue algo atractivo, pero este año tiene un color particular con varios buenos agregados.

image.png

El resto de los modos tienen prácticamente las mismas características que en años anteriores. Ultimate Team sigue siendo la estrella y continúa siendo igual de robusto que siempre con desafíos semanales, una progresión por temporadas y con muchas formas de ir mejorando nuestro equipo (incluso sin la necesidad de pagar dinero real). Como novedad, trae la posibilidad de ir armando y customizando nuestro propio estadio y además algunas mejoras en la interfaz agilizando la experiencia. Más allá de eso, es el mismo modo de siempre. Si te atrapó en años anteriores, este también lo va a hacer; si venís gastando dinero para tener a los mejores jugadores, probablemente lo vas a seguir haciendo. Pero no creo que haya ningún cambio significativo como para que deje de gustarte o para que vuelva a enamorarte.

En la vereda de enfrente, Volta sí sufre algunas bajas que lo convierten en un producto inferior al del año anterior. Esta vuelta del fútbol callejero a FIFA ya se sentía a medio hacer pero por lo menos nos había dado un modo historia algo desarrollado con cinemáticas y personajes que protagonizaban una trillada y por momentos ridícula trama, pero que funcionaba como excusa para ir jugando partidos alrededor del mundo. Este año hay un intento de modo historia pero con un tercio del presupuesto, las cinemáticas y las ganas que le pusieron al de FIFA 20. Más allá de algún cameo de leyendas como Kaká, nada tiene mucho trabajo o creatividad. Volta parecía ser una apuesta importante para EA pero en esta edición queda en evidencia que es un modo que no tuvo el éxito esperado. Gran parte de eso tiene que ver con una crisis de identidad donde, por respetar las físicas y la jugabilidad de FIFA como simulador, no podemos hacer jugadas alocadas o tener una experiencia de juego lo suficientemente diferente a la experiencia tradicional.

image.png

En materia de jugabilidad, FIFA 21 ofrece pocas modificaciones pero en líneas generales lo sentí mejor que en otros años. La más notable quizás sea aquella que tiene que ver con la posibilidad de establecer rutas manuales para nuestros jugadores luego de hacer un pase. Esto significa que, al usar el stick derecho, podemos indicar exactamente a dónde queremos que vaya el jugador que acaba de pasar la pelota; también podemos tomar control de jugadores que no tengan el balón y ser más creativos a la hora de dar indicaciones. Otra mejora medianamente considerable es la posibilidad de tener más control de nuestro jugador cuando estamos en una situación de 1vs1; al apretar R1 ahora es más sencillo pisar la pelota y esquivar a un rival. Pero más allá de estos dos detalles que tampoco son cambios tan significativos (aunque sí son mejoras en la calidad de vida del juego), el resto sigue prácticamente igual que en los últimos años.

Quizás el ritmo de los partidos es apenas más pausado, quizás hay algunos ajustes en la inteligencia artificial que parece defender mejor… pero no mucho más. Hace rato que FIFA apuesta más por la espectacularidad que por la autenticidad y ese parece seguir siendo el camino. Probablemente el cambio más significativo, sin embargo, sean los centros que lanzamos apretando R1 + círculo. Estos centros son muy rápidos, van a media altura y por lo general van prácticamente teledirigidos a nuestro delantero. Honestamente es una jugada que está bastante rota y que seguramente sea parcheada porque terminé convirtiendo demasiados goles de volea con jugadores que no deberían tener tanta precisión de esa manera.

image.png

FIFA 21 se siente más como un partido de pretemporada para lo que va a ser su versión de próxima generación que un salto considerable o una gran despedida para una generación que ganó por goleada en términos comerciales. Si bien tiene algunas mejoras considerables en cuanto al modo carrera, ciertos cambios en la interfaz de Ultimate Team y una experiencia de jugabilidad algo superior a la del año pasado, el resto del paquete sigue siendo el mismo de siempre. Hoy por hoy FIFA parece estar más interesado por mantener su escena competitiva y seguir exprimiendo a Ultimate Team que por dar cambios significativos a su jugabilidad. Quizás en PS5 y en las próximas Xbox realmente tengamos una experiencia distinta ya que necesita cambios en términos de ambientación, fidelidad, relatos y animaciones. Pero por ahora nos tenemos que conformar con un equipo que se siente campeón hace muchas fechas y que ha levantado el pie del acelerador.

Embed

FIFA 21

06/10/2020 (PS4, XBOX ONE, PC, SWITCH)
7.5

Dejá tu comentario