loader image

FIFA 22: 30.000 baneos por aprovechar un glitch

Esta semana Electronic Arts baneó a más de 30 mil jugadores de FIFA 22 por aprovechar un glitch en Ultimate Team.

Durante varios días un grupo de jugadores estuvo explotando un glitch conocido como “no-loss” o “sin derrota”, que le permitió obtener un récord de 20 victorias y cero derrotas en FIFA Ultimate Team.

Electronic Arts publicó en la cuenta de Twitter de FIFA Direct que identificó más de 30 mil cuentas activas que usaron regularmente el error, y las suspendió de FIFA 22 por siete días.

https://twitter.com/EAFIFADirect/status/1450642988237873157

“Hemos identificado más de 30.000 cuentas activas que aprovecharon este glitch de forma constante y las hemos suspendido de FIFA 22 online durante 7 días, lo que les impedirá participar en las FUT Champions Finals de esta semana”, explicó la empresa.

El glitch se popularizó rápidamente por su sencillez: sólo había que habilitar el menú principal de la consola (apretando el botón de PlayStation o Xbox) durante un partido y esperar que el juego te quitase de la partida.

Aún perdiendo el juego no registraba la derrota, lo que generó que miles de usuarios lo usaran para obtener un récord extraordinario y las recompensas que vienen con él.

-1634725683680.jpg

Como consecuencia, al haber una afluencia de cartas e ítems poco comunes, los precios en el mercado del juego cayeron y alteraron la economía del juego.

La medida fue celebrada dentro de la comunidad de FIFA, pero muchos jugadores consideran que resulta insuficiente, porque los usuarios baneados pueden mantener las recompensas obtenidas.

“Muchos jugadores malos recibieron las mejores recompensas posibles”, dijo un usuario en Reddit. “Siete días no es nada, porque la mayoría sólo van a perderse una liga para la que de todas maneras no hubieran clasificado”.

Otros usuarios también destacaron que Electronic Arts no hizo nada para compensar las pérdidas que estas recompensas generaron para otros jugadores, ya que la fluctuación del mercado hizo que quienes vendían recompensas obtenidas de forma genuina, tuvieran que hacerlo a un valor menor del esperado.