Análisis

ANÁLISIS | Exit the Gungeon es una buena secuela de menor calibre

La obra maestra de Dodge Roll regresa en una aventura plataformera de velocidad, reflejos y la necesidad de no compararlo demasiado con el juego original

Devolver Digital tiene la costumbre de apostar a conceptos originales, inusuales, que suenan muy bien en concepto y—todos esperamos—funcionan mejor en la práctica. La publicación de Enter the Gungeon en 2016 demostró que Devolver había hecho muy bien en confiar en la desarrolladora Dodge Roll; y ahora, con el lanzamiento de su secuela, Exit the Gungeon, volvemos a recibir una frenética oleada de calidad… aunque con algunas restricciones a tener muy en cuenta.

Enter the Gungeon nos adentraba en la titular “Armazmorra”, una serie de cámaras laberínticas subterráneas en las que todo tiene relación a la cultura de las armas, desde los enemigos que nos acecharán hasta las más inverosímiles y divertidas muestras de arsenal jamás vistas en un videojuego. El objetivo de nuestros protagonistas en aquella aventura original era descender hasta lo más profundo de la Armazmorra para obtener la mítica arma que puede matar el pasado, para así dar fin a los problemas personales de cada integrante del grupo. El épico juego de dungeon crawling de acción se ganó los laureles a lo largo de su difícil campaña principal y un par de expansiones gratuitas que sumaban todavía mucho más contenido al juego, volviéndolo uno de los títulos icónicos de Devolver Digital.

Estamos en 2019; mes de Septiembre para ser más exactos; y Dodge Roll, en colaboración con Singlecore, lanzan Exit the Gungeon para dispositivos móviles; más precisamente para Apple Arcade. Es una apuesta importante pues supone un cambio de estructura en el núcleo del juego, que pasa a ser de exploración con vista cenital a una especie de Arena Shooter Single Player en Plataformero 2D. La apuesta sale ganando; el juego gusta en móviles y los usuarios de otras plataformas nos quedamos mirando con ganas. Pero sabíamos que era cuestión de tiempo hasta que los ports sean anunciados y, finalmente, PC y Switch ya pueden disfrutar de sus propias versiones del juego desde el pasado 17 de Marzo. Pero, ¿triunfa Exit the Gungeon en plataformas mayores de igual manera que en Apple Arcade?

Espacios cerrados y armas de alto poder

Exit the Gungeon retoma la historia directamente del final del juego anterior. No hace falta haber ganado Enter the Gungeon para entender la situación actual: hemos obtenido y utilizado el arma que puede matar al pasado y por lo tanto la Armazmorra pierde su razón de ser, lo que causa su actual estado de destrucción en proceso, por lo que ahora nuestra misión es huir de sus entrañas tan rápido como sea posible. Éste no es un juego de argumentos complejos sino de acciones deliberadas: todo el foco está puesto en la jugabilidad, que es mucho más acelerada que la de su predecesor.

Al igual que en el juego original, cada sesión de juego comienza en una especie de Hub donde podremos elegir a nuestro protagonista entre los cuatro personajes del juego original, aunque también hay personajes desbloqueables que podremos descubrir a lo largo del juego. En esta sala inicial también accederemos a negocios en los que adquiriremos nuevas armas e ítems que harán acto de presencia durante nuestros intentos de fuga; y desde luego también podremos intentar Salir de la Armazmorra, como el título bien lo dice. Y es aquí, en nuestro periplo hacia el exterior, que el juego muestra los mayores cambios a nivel jugabilidad.

Bananas explosivas para darle sabor al combate

Exit the Gungeon no es un juego de exploración sino una serie de pantallas lineales y secuenciales, la mayoría de ellas estáticas, en las que debemos sobrevivir a hordas de enemigos hasta pasar a la siguiente sección. Estas secciones están divididas por instancias plataformeras especiales y cámaras habitadas por NPCs especiales que pueden darnos una manito en nuestra misión de escape, si es que hemos conseguido liberarlos de sus prisiones en primer lugar. Tras un par de secuencias de combate nos enfrentaremos a un jefe y, de salir airosos, accederemos a la Tienda para invertir el dinero obtenido en nuevos ítems para potencialmente aumentar nuestras probabilidades de éxito, ya sea recuperando salud perdida, añadiendo Escudos y Balas de Salva (que pueden eliminar todos los disparos enemigos en pantalla), o invirtiendo en cachivaches que modifican la naturaleza de nuestro personaje, otorgándole poderes y habilidades adicionales.

Es aquí que hay que hacer una importante comparación entre el jugador típico de dispositivo móvil y los avezados usuarios de consolas y PC: para los primeros Exit the Gungeon era una verdadera maravilla a nivel técnico, pero para los otros los recuerdos de Enter the Gungeonopacarán severamente a esta secuela. La verdad del asunto es que, si comparamos ambos juegos, esta secuela carece de muchísimos elementos que hicieron de la primera un verdadero clásico; pero no quiere decir que Exit the Gungeon sea un mal juego. Todo lo contrario; estamos ante una divertidísima aventura de acción arcadosa que recompensa la rejugabilidad, habilitando nuevas armas, ítems y NPCs a medida que atravesamos pantallas colmadas de peligros. Pero también es cierto que, aun considerando a Exit the Gungeon un juego por derecho propio, posee algunos detalles que resultan fastidiosos.

Navegando un área muy pero MUY peligrosa

El mayor ofensor es el propio sistema de armamento. En el juego original íbamos encontrando armas y las añadíamos a nuestra colección, pudiendo cambiar entre una u otra dependiendo de la situación. Era un elemento estratégico a la hora de encarar diversas situaciones: enfocar disparos en un único enemigo poderoso, lidiar con multitudes de enemigos menores, o aprovechar efectos de armas para obtener mayor eficacia por balazo. En esta oportunidad, la Diosa Kaliber ha bendecido nuestra arma básica y ahora cambiará a otra de forma aleatoria cada cierta cantidad de segundos.

Esto suena muy interesante en principio, pero en la realidad quedar a la merced del azar para el arma que utilizamos no es la mejor de las ideas: será bastante frecuente terminar usando armas de disparo lento en pantallas llenas de enemigos, o peor aún armas poco propicias para enfrentar a los letales jefes que nos bloquean el paso. El hecho de no tener que preocuparnos por la munición (balas infinitas para cada arma, aunque igual hay que recargar) realmente no compensa la falta de estrategia de tener que ingeniárnoslas con lo que sea que el juego considere adecuado en el momento.

Especialmente cuando los jefes son verdaderos Bullet Hells

El segundo tema de debate es el diseño de los niveles en sí. Debido a que cada personaje cuenta ahora con técnicamente el mismo armamento al azar, la diferencia principal entre ellos, además de entrar al juego con un ítem especial, es que cada uno posee su propia “ruta de escape”. Luego de una primera sección idéntica para todos, tras superar al primer jefe veremos escenarios y situaciones notablemente diferentes, con mecánicas especiales que ayudan a mantener una diversidad. Esto ayuda apoya la variedad en la jugabilidad, aunque la necesidad de pasar por los mismos escenarios—más allá de las diferencias menores generadas de forma aleatoria—puede terminar saturando un poco.

Y ese es el elemento final a tener en cuenta: Exit the Gungeon fue pensado principalmente para jugar en dispositivos móviles, de modo que prioriza la jugabilidad rápida, casual y lineal; en lugar de las exploraciones más elaboradas del juego original. Esto no es necesariamente algo malo, pero sí debe tenerse en cuenta a la hora de encarar el juego en Switch y particularmente en PC, donde las expectativas son quizá mayores de lo que deberían ser. El paso al género de las Plataformas también afecta a la jugabilidad, ahora permitiendo Saltar y Descender a plataformas inferiores para esquivar balas, además del método clásico de lanzarnos en una rodada. El precio de estos momentos de inmortalidad es que no podemos disparar hasta no posar los pies en el suelo, y eso puede ser muy complicado cuando la pantalla se llena de munición enemiga. Dentro de todo, es un precio razonable.

¡¡¡BANG!!!

Exit the Gungeon es un muy lindo juego, divertido y sumamente entretenido, y realmente no necesita ser mucho más. Es una experiencia rápida, casual, para entrar diez minutos y seguir con nuestro día o, si le encontramos la onda, continuar jugando por media hora o más. Si esperaban algo al nivel de Enter the Gungeon, no se equivoquen, ese juego ya existe y es el que acaban de nombrar. Esto es otra cosa. Esto es Exit the Gungeon y juega con sus propias reglas. Bastante lógicas dentro de todo, también; pues si el objetivo es escapar de una Armazmorra en plena destrucción… ya lo creo que vamos a querer salir tan pronto como podamos; es decir, como balazo.

EXIT THE GUNGEON

17/03/2020 (PC, Switch, iOS)
8.0

Me divertí con Exit the Gungeon por casi 7 horas de juego, experimentando la jugabilidad con los cuatro protagonistas principales y disfrutando habilitar nuevas armas, ítems y NPCs para hacer más variados los intentos de escape posteriores. Si bien no se puede comparar con Enter the Gungeon, esta secuela se siente como un lindo cierre para lo que el primer juego había logrado y merece que se lo juzgue como su propio producto.

Dejá tu comentario