Noticias

Onimusha: Warlords, el Resident Evil samurai, cumple 19 años

Celebramos el aniversario en la aventura de Capcom por el período Sengoku.

Un día como hoy Capcom capitalizaba una vez más en su creación de la serie Resident Evil —repetiría ese mismo año con Devil May Cryy lanzaba con mucho éxito para PlayStation 2, Onimusha.El primero de la serie nos dio un vistazo al antiguo continente asiático de los ninjas y samurai, y las interminables intrigas políticas. Absolutamente todo, con el motor que perfeccionaron algunos años antes con Resident Evil 2.

Las raíces de Onimusha parten justo con las de Resident Evil, pero con el tiempo se fueron diferenciando más y más.

Aunque el título de esta nota parezca una exageración, el objetivo de Capcom siempre fue literalmente crear un Sengoku Biohazard, la traducción precisa de Resident Evil del período Samurai. La idea era que en esta ocasión la residencia fuese una “casa ninja” repleta de trampas y otros peligros mortales, ideados por los antiguos samurai del período. Aprovechando esta época de conflicto y desequilibrio político crearon una historia tan compleja como la del juego que lo inspiró, pero ligada al folklore y tradición japonesa.

La historia fue desarrollada por Noboru Sugimura y el estudio Flagship, reconocidos por crear escenarios para varios Resident Evil, Dino Crisis, entre otros.  Y en vez de quedarse solo con los característicos elementos históricos y políticos de la era, le sumaron una buena dosis de componentes sobrenaturales inspirados en los mitos del folklore japonés que convirtió un simple recuento de una historia tradicional en algo mucho más grandioso y épico.

Los elementos supernaturales le daban un giro de tuerca a una historia contada mil veces.

Por otro lado, las clásicas mecánicas de un Resident Evil, como la exploración y puzzles, le sentaban a la perfección. Inclusive el combate, que con el cambio a ataques melee, y la suma de algunos movimientos evasivos, se sentía una pelea mucho más justa con los enemigos más ágiles. ¡Incluso con los agobiantes controles de tanque!

El juego nos encontraba recolectando almas de los enemigos y samurai caídos, no muy diferente a lo que hizo From Software con sus varios juegos, pero las mecánicas de Onimush eran mucho más rudimentarias. Solo se podían utilizar para mejorar nuestras armas, y más que estar en perfecta sincronía con el loop del juego, se trataba más de un clásico grind para mejorar nuestros niveles en las primera mitad del juego.

El juego fue un éxito en ambos extremos del globo. La mezcla de elementos familiares (parte de la tradición Capcom de la época, como los escenarios prerenderizados) con la ambientación exótica de Japón en el período feudal, dieron para un cóctel sumamente intrigante. Onimusha Warlords oy es considerado un clásico, tuvo varias secuelas. Insluso este primero tuvo versiones en Xbox —con gráficos actualizados y nuevo contenido— y varias consolas más, incluyendo más recientemente en PlayStation 4.

Dejá tu comentario