Noticias

Hace 15 años EA fortalecía su monopolio con un acuerdo de exclusividad con ESPN

EA Sports no se convirtió en la marca que es solamente con juegos buenos

En estos tiempos, si le preguntás a alguien qué distribuidora relaciona con juegos de deportes en general, la respuesta seguramente sea EA. Es más, “EA Sports. It’s in the game” es un eslogan que muchos habrán escuchado infinidad de veces y habrán repetido hasta el cansancio. EA domina el ámbito de los juegos de deportes, sin importar la disciplina, pero no siempre fue así. Hace 15 años, hubo un acuerdo en particular entre EA y nada menos que ESPN que ayudó muchísimo a que EA tenga la presencia con la que cuenta, al menos en lo que se trata de eliminar la competencia.

En el año 2005, el panorama de juegos de deporte era otro, especialmente en el mercado norteamericano. Madden probablemente sea la serie de juegos de deportes más exitosa de EA pero en aquel entonces tenía competencia, ya que la compañía todavía no contaba con la licencia exclusiva de la NFL. El juego que hizo que EA se despertara y contraataque con este acuerdo fue ESPN NFL 2K5, producto de Take-Twoy Sega que tenían la licencia de ESPN. La estrategia clave de estas compañías para vencer a EA fue la de vender su juego a $20 dólares, obligando a la EA a competir en precio.

Take-Two y Sega tenían antes la licencia de ESPN.

Sin embargo, la respuesta de EA fue otra. La compañía desenfundó $850 millones de dólares para conseguir los derechos exclusivos de ESPN, un mes después de conseguir los de la NFL. Este acuerdo permitía a EA utilizar en sus juegos de deportes funciones exclusivas relacionadas con los deportes reales, como por ejemplo información de los resultados de partidos, permitirle a los jugadores escuchar la radio de ESPN y hasta utilizar el juego para leer notas del sitio de ESPN.

Por el otro lado, ESPN a su vez incorporaría juegos de EA en determinadas formas en su programación. Sin tener directamente a los conductores o comentadores de sus programas promocionando los juegos, ESPN podría usar los juegos para cosas como ilustrar jugadas, así como también simplemente brindar publicidad en los diferentes canales y espacios de la compañía. Con esos $850 millones de por medio, ambas compañías se vieron altamente favorecidas.

Madden es el tanque de batalla más grande de EA Sports.

Como consecuencia, Take-Two y Sega no pudieron hacer demasiado para competir. Por empezar, EA ahora tenía la licencia exclusiva de la NFL y para colmo también con la licencia de ESPN ya no podían utilizar esa marca en sus títulos para competir con EA. En aquel entonces, los ejecutivos de Take-Two sostenían que era el juego lo que importa y no la licencia, pero un simple vistazo al panorama actual de juegos de deportes muestra que esa postura no los ayudó demasiado.

NHL no será tan grande como los otros, pero sí hace uso de la licencia de ESPN.

El acuerdo se realizó con una duración de 15 años, así que existe la posibilidad de que este año ya no se renueve. Hoy en día EA ya no lo necesita, y poco cambiaría si Take-Two de alguna manera vuelve a conseguir la licencia, pero ESPN todavía mantiene una fuerte relación con EA. Desde hace ya algunos años que se vienen transmitiendo finales de algunos torneos de juegos de EA en diferentes canales de ESPN, y a medida que los esports sigan creciendo esto sucederá con más frecuencia. Puede que en 2020 la licencia de ESPN no sea necesaria para EA, pero la compañía seguramente querrá mantener el monopolio que tiene en juegos de deportes. No sorprendería que dentro de otros 15 años, todavía sigamos hablando de este acuerdo.

Dejá tu comentario