Noticias

Hace 12 años Valve compraba el estudio de Left4Dead, un amor que duró poco

De Turtle Rock Studios a Valve South y de vuelta a Turtle Rock en menos de dos años

Cuando una compañía enorme compra un estudio de videojuegos, es imposible predecir cuáles serán las consecuencias. Existen muchos ejemplos de estudios que, bajo el dominio de estos nuevos dueños, consiguen éxitos previamente inalcanzables. También es lamentablemente larga la lista de estudios que no sobrevivieron después de estos movimientos porque, al fin y al cabo, una compra de un estudio es una inversión y si la compañía compradora no ve resultados, la situación puede tornarse fea para el estudio. Pero hay otros ejemplos más únicos, donde el estudio consigue volver a su independencia, como fue el caso de Turtle Rock Studios.

En años de industria, Turtle Rock es un estudio relativamente joven. Fundado en 2002, los primeros proyectos de este estudio involucraron trabajos en colaboración con Valve. Counter Strike: Condition Zero, Counter Strike: Source y Half-Life 2: Deathmatch son juegos que el estudio ayudó a desarrollar, estableciendo una fuerte relación con los dueños de Steam. Luego del lanzamiento del motor Source, Turtle Rock quería trabajar en un proyecto original y Valve les ofreció todo su apoyo.

Counter Strike: Source, una de las colaboraciones con Valve.

Left4Dead comenzó su desarrollo en el 2005 y fue anunciado oficialmente al año siguiente. Este juego que pondría el foco en jugabilidad cooperativa para sobrevivir áreas repletas de zombies no saldría solamente en PC, sino que también sería un juego para Xbox 360. Left4Dead fue lanzado en noviembre de 2008 pero en enero de ese mismo año, Valve anunció que compró Turtle Rock. Para ambas compañías, esta era una movida que tenía todo el sentido del mundo considerando la fuerte relación que ya existía entre ellas. Lástima que no duró mucho.

Con esta compra, Valve pretendía usar Turtle Rock como puente para fortalecer su presencia en consolas, mientras que Turtle Rock pasó a llamarse Valve South para reflejar su nueva identidad como estudio satélite de Valve. En cuanto a organización, estos cambios fueron negativos, ya que las distancia entre el nuevo Valve South y el estudio principal de Valve era tanta que hacía el manejo de proyectos un dolor de cabeza para ambos. La coordinación y la comunicación entre los estudios sufría por este motivo, y al mismo tiempo Turtle Rock no se sentía cómodo con el ritmo glacial con el que Valve trabajaba en sus proyectos.

Left4Dead fue el éxito más grande de Turtle Rock.

A principios de 2010, menos de dos años después de haber sido comprado por Valve, Turtle Rock renació como compañía independiente. Esta decisión fue una separación tranquila, que favoreció a ambas compañías y que no perjudicó la relación entre ambas. De hecho, Turtle Rock trabajó en contenido post-lanzamiento para Left4Dead 2 y también en los primeros días de desarrollo de Counter Strike: Global Offensive. Al haberse quedado Valve con la propiedad intelectual de Left4Dead, Turtle Rock probó suerte con Evolve, un juego nuevo que seguía en la línea de cooperativo de 4 jugadores pero esta vez ponía a un quinto jugador en control de un monstruo poderoso a derrotar por el equipo opuesto.

Lamentablemente Evolve no pudo imitar el éxito de Left4Dead.

Evolve estaba lejos de ser el éxito que Turtle Rock esperaba, pero así y todo hoy en día el estudio sigue en pie trabajando en lo que sabe hacer. Su próximo juego, Back 4 Blood, buscará modernizar y evolucionar los conceptos introducidos en aquel gran éxito de Turtle Rock. Este juego fue anunciado en marzo del año pasado y desde entonces no se sabe casi nada, salvo que Turtle Rock apuntaba a lanzarlo para PC, Xbox One y PS4, consolas que este mismo año van a pasar a segundo plano. Nadie sabe cuándo se conocerán más detalles sobre este juego, pero viniendo de los creadores de Left4Dead, es más que seguro que los fans estarán satisfechos. Mientras tanto, la serie que puso a Turtle Rock en el mapa seguirá durmiendo en los pasillos de Valve, como consecuencia de una compra que duró poco y nada.

Dejá tu comentario