Noticias

Alundra, un clásico de culto de PlayStation, llegaba a occidente hace 22 años

Los buenos juegos nunca se olvidan

Siempre vale la pena recordar que nuestra industria que nos compete es relativamente joven en comparación con otras formas de entretenimiento como el cine y la televisión. Pero así y todo gracias a los pasos agigantados a los que avanza la tecnología, tenemos mucha historia por detrás. Tanta es esa historia, que además de los juegos inolvidables que todavía dan de qué hablar y que influenciaron tanto a creadores como a fans, también hay un incontable número de juegos que no habrán sido los más conocidos por todos pero que igual merecen ser recordados, como el clásico Alundra.

También conocido en algunos territorios como The Adventures of Alundra, este juego de Playstation llegaba a nuestras tierras hace 22 años, casi un año después de haber salido a la venta en Japón en 1997. Alundra puede compararse con dos juegos específicos, uno de los cuales tiene mucho sentido como comparación. Matrix Software, el estudio desarrollador del juego, contaba con varios miembros que migraron de Climax Entertainment y tenían muchas ganas de hacer un sucesor espiritual de su juego de Sega Genesis Landstalker. Muchas de las bases de Alundra se pueden encontrar en aquel juego.

La otra comparación, y quizás sea la más obvia a simple vista, es The Legend of Zelda. En aquel entonces, Zelda todavía no había dado el paso a 3D con Ocarina of Time, y era mucho más obvio que Alundra estaba fuertemente inspirado en los clásicos 2D de Nintendo. La perspectiva era casi idéntica y hasta el personaje tenía ciertos parecidos. Pero Alundra era lo suyo, con diferencias claves que lo hacían más que simplemente “el Zelda de Playstation”. Algunos de estos aspectos tenían un poco que ver con el hardware en sí, ya que la tecnología de sprites 2D que permitía usar la Playstation no se podía comparar con los juegos de SNES.

Sin embargo, las diferencias más grandes tenían que ver con el diseño del juego en sí. Por empezar, en Alundra se puede saltar. Esto le da al juego una verticalidad que Zelda no tenía. Alundra contaba con puzzles que hacían uso de esta opción y Matrix Software eran expertos en crear desafíos que pongan a los jugadores a pensar en las opciones que tienen disponibles. Pero además, el tono de Alundra era diferente. Más allá de tener más énfasis en historia que los Zelda de antaño, este juego tocaba temas mucho más serios, como la muerte, la depresión, cultos y religión, enfermedades. Alundra parecía a simple vista un juego de aventuras más, pero visto de cerca, ofrecía elementos únicos en ese entonces.

Cualquier parecido con Zelda es pura coincidencia.

Por supuesto que, gracias a todos estos aspectos, Alundra fue un éxito tanto en Japón como en Occidente. Si bien en aquel entonces había tanques que dominaban la conversación de Playstation como Final Fantasy VII, Alundra había conseguido su decente número de fans que adoraban el juego ya sea por su jugabilidad, su historia o su estética y música fuertemente inspirada en animé. El juego recibió una secuela, Alundra 2, pero esta continuación era tal solamente en nombre: nada tenía que ver el mundo del juego con el original y, para alejarse todavía más, abandonó la estética 2D para ser un juego completamente 3D que como consecuencia introdujo problemas típicos de cámara, controles y demás que existían en juegos de la época.

Alundra tenía puzzles para tirar al techo.

Hoy en día, Matrix Software ya dejó Alundra atrás. Si bien el estudio todavía sigue en pie, su nombre aparece más que nada en ports de juegos viejos y remasterizaciones, principalmente en plataformas móviles. De Alundra ya prácticamente no se habla hoy en día y después de Alundra 2 la serie prácticamente desapareció del mapa. La única forma moderna de experimentar Alundra es mediante los PSone Classics, que permiten jugar ciertos juegos de la Playstation original en Playstation 3, Vita y PSP, pero esas ya son plataformas también obsoletas. Alundra se quedó perdido en el tiempo, y por más que sea un juego muy querido por sus fans, difícilmente se vuelva a ver. Clásico de culto, abandonado por una industria que no deja de avanzar.

Dejá tu comentario