Noticias

Domingueando: los análisis y las noticias destacadas de la semana

Para que no pinte el bajón del domingo, te traemos un resumen de las mejores noticias, análisis y especiales de la semana.

El universo del gaming es una montaña rusa de sensaciones. La algarabía de la presentación de Sony de la semana pasada se potenció por el apático evento EA Play Live de Electronic Arts, que incluyó todos los elementos característicos de un año de transición generacional, con mucha gente haciendo promesas a cámara, videos pregrabados y pruebas de concepto sin demasiado foco o identificación. Como alguien dijo por ahí: “no esperaba nada de ustedes y aún así consiguieron decepcionarme.”

Lo que sí confirmó la transmisión de Electronic Arts es que es posible producir una pieza de contenido comunicacional de calidad, que no se sienta una reunión por Zoom filmada con cámaras web de 2004 y fondos cortados con los dientes por la mala iluminación. Sí Microsoft, te estoy hablando a vos. Los iPhone que usan tus ejecutivos filman mejor y creo que tienen la plata para invertir en un par de corbateros o unos boom Rode para que el audio no suene como una videollamada con mi viejo desde Alaska. Lo importante, sabemos, son los juegos. Pero las formas ayudan.

FALSAS PROMESAS, TU CARIÑO Y MI DOLOR

Dicho eso, la presentación de Electronic Arts tuvo sus puntos altos. Siempre celebramos que grandes corporaciones le den un buen espacio a los juegos independientes, y los tres proyectos en desarrollo bajo el sello EA Originals se ven muy bien. Si bien el foco estuvo puesto en Josef Fares, el nuevo rockstar de la industria, Rocket Arena podría resultar interesante con su fusión de géneros, y le otorgamos unos porotos extra a EA por darle otra chance a Zoink Studios después del flojo Fe.

Más allá de las promesas sin fecha, nos quedamos con una compañía que está apostando fuerte al cross-play: Star Wars Squadrons, Apex Legends y Rocket Arena implementarán la fusión este año y esperamos que las franquicias deportivas hagan lo propio. Lo que en tiempos de Rocket League era la excepción, años después, por fortuna, se ha convertido en una norma que cambia completamente el paradigma al momento de pensar la próxima generación de consolas.

Hablando de empresas que nos deben anuncios esperadísimos, Activision sigue en silencio aunque sufra inevitables filtraciones, y dice Warner que aguantemos dos meses. Durante los primeros meses del año circularon reportes que decían que la casa de DC estaba preparando su primera conferencia de E3, pero pasaron cosas y los planes se desdibujaron. Sin embargo, dado el trunco destino del evento gamer por excelencia es compartido por todas las convenciones del año, incluida la Comic-Con. Por eso Warner decidió matar dos pájaros de un tiro con DC FanDome, un evento digital en el que congregará novedades de cine, series, cómics y videojuegos.

Damos por sentado que vamos a ver el nuevo juego de Batman de Warner Bros. Montreal, pero ¿habrá lugar para el casi mitológico proyecto de Rocksteady o el tercer Injustice de Rocksteady? También será interesante ver si Warner se toma la libertad de llevar productos que no sean de DC, como el filtrado juego de rol de Harry Potter, o aquello en lo que esté trabajando Monolith Productions desde el lanzamiento de Middle-Earth: Shadow of War.

Una presentación robusta durante DC FanDome podría aumentar el valor de la división de juegos que según rumores AT&T estaría considerando vender para hacerle frente a las abultadas deudas de la empresa.

CORPOS SON AMORES

Y al respecto del valor agregado, que vivan los productos que ponen al usuario en centro de la escena. La retrocompatibilidad siempre ha sido la figura difícil de las consolas. En su momento Sony, apostando a la fidelidad de marca, fue pionero con PlayStation 2, una consola que ejecutaba los juegos de su predecesora de la forma más básica posible — cada consola incluía hardware de PlayStation 1 para evitar la necesidad de emulación.

Pero el tiempo pasó, y los costos, las diferencias en la arquitectura, y las prioridades convirtieron la retrocompatibilidad en la uvas verdes de la fábula: a todo el mundo le gustaría tenerla pero es más sencillo, seguro y proteccionista decir que en realidad nadie la usaría. Por eso el compromiso de Microsoft con Xbox One cambió la escena. Si bien cierto que resulta poco probable que un usuario vuelva a un juego de la Xbox original, el catálogo de la familia Xbox engrosa la oferta de un servicio como Xbox Game Pass, expone a millones a juegos que quizá no hayan tenido la oportunidad de probar, y envía un importantísimo mensaje pro-consumidor.

Smart Delivery es una “función” que suena mucho más inteligente, futurista e inclusiva de lo que es. La realidad dice que Microsoft no forzará la mano de ningún distribuidor para que ofrezca actualizaciones de nueva generación sin cargo —en particular porque hoy tiene que manejarse con la humildad de los perdedores—, pero plantear la existencia de un sistema por defecto no solo traslada a sus socios la opción sino también la responsabilidad. Nuevamente, un mensaje pro-consumidor. Sony también apelará a la buena voluntad de las corporaciones, pero con una comunicación que nos hace sentir que las decisiones se toman desde un club de caballeros, sobre sillones de cuero, con un habano en la boca y una copa de brandy entre los dedos.

Qué lejos quedaron los tiempos de Shuhei Yoshida y Adam Boyes trolleando.

Sea como sea, el primer año de las nuevas consolas será benevolente con los usuarios, porque en tiempos de Twitter y review bombings nadie quiere caer del lado malo de los trolls. No sorprende que CD Projekt Red, un estudio pro-consumidor desde el primer día, haya anunciado que Cyberpunk 2077 será cross-gen y recibirá una actualización gratuita durante 2021 para explotar las bondades del nuevo hardware, pero para que Electronic Arts (la empresa que creó el Online Pass para combatir la venta de juegos usados) extienda su propio servicio Dual Entitlement a todos los juegos deportivos habla de un vuelco destacable.

En tiempos de devaluación, pandemia y crisis económica global, la elección entre PlayStation 5 y Xbox Series X en nuestro país estará reservada a una elite de afortunados, inconscientes, o una mezcla de ambos. El precio de las próximas consolas todavía es incierto, pero nadie apuesta a menos de 500 dólares que se traducirían en 1000 dólares en el mercado local, o unos optimistas 100 a 120 mil pesos en noviembre de este año.

Pero un nuevo rumor de esta semana ofrecería una luz de esperanza. Microsoft tiene mucho bolsillo para aguantar una enorme pérdida de dinero durante los primeros años, si eso le permitiese pisar fuerte en un mercado que estará basado en servicios durante la próxima década. Una Xbox Series S (o Lockhart o como le queramos decir) a 200 o 250 dólares resultaría un bella utopía de 50 mil pesos aproximadamente en nuestro país. La frutilla del postre sería que Microsoft impulsara en el mercado local un plan como Xbox All Access, que incluye la consola con Xbox Game Pass Ultimate en cómodas cuotas sin interés durante dos años — aunque considerando que la Xbox One X es inconseguible a través de distribuidores oficiales, el anhelo se convierte en un sueño húmedo.

MOVETE OVERWATCH QUE TE VA A MEAR UN PERRO

La escena competitiva es dura e impenetrable. Los juegos ya instalados lo están por la fidelidad de su comunidad, pero cada tanto los planetas se alinean y un nuevo actor irrumpe con la suficiente fuerza como para preocupar a los gigantes. La llegada de Valorant es uno de esos fenómenos: en su análisis Guillermo Leoz dijo que “la sensación que a uno le queda es que llegó para instalarse en la escena de los FPS competitivos.”

“Más allá de la buena respuesta inicial o el fenómeno en el que se transformó en plataformas de streaming, cuando el público empezó a probarlo se encontró con un shooter que se siente muy bien al jugarlo, que resulta muy preciso y que, sin derrochar originalidad, combina elementos ya establecidos para darnos una fórmula que resulta sumamente exitosa”

Quienes prefieran las espadas a las pistolas también están de suerte, porque la versión de PC del reboot de Samurai Shodown está a la altura de la histórica serie de SNK, aunque el foco esté puesto casi íntegramente en el aspecto competitivo.

“No tiene tanto contenido como para aquellos que disfrutan jugar solos,” explicó Sebastián Cigarreta. “De hecho más allá del modo historia y el entrenamiento libre no hay mucho más para hacer, pero tiene una base sólida y un sistema de combate balanceado y original.”

Menos suerte tuvieron dos juegos independientes que combinan elementos de varios géneros intentando ofrecer experiencias renovadoras, pero en ambos casos se quedan a medio camino. Summer in Mara “sufre de un mal diseño de misiones y una muy repetitiva jugabilidad” dijo Maximiliano Baldo, mientras que Joaquín Frere definió West of Dead como “una aventura repleta de quejas e incomodidades.”

En materia de indies la semana la salvó Evan’s Remains, un proyecto argentino financiado a través de Kickstarter que no precisa más de un par de horas para atrapar, enamorar y convertirse en “una de las pequeñas sorpresas del año” según Florencia Orsetti.

YO OPINO

Como habíamos anticipado la semana pasada, el lunes se publicó la primera columna de opinión diaria a cargo de Jeremías Curci, que fue sucedida en los días siguientes por los textos de Tomás García, Sebastián Cigarreta, Lucas Rivarola y Florencia Orsetti, respectivamente. La variedad fue la base de esta nueva sección, en la que se repasaron puntos de vista tan disímiles como la búsqueda de un responsable de la muerte de Mass Effect, la diversidad y la representación en The Last of Us Part 2, la vigencia de un clásico como Street Fighter, y el efecto de la pandemia en la escena de los fighting games.

La idea de las columnas es generar un debate a partir de las experiencias personales y trasladar a los lectores las preguntas que nos hacemos. Por ejemplo, ¿podemos mirar con pesimismo el futuro de las competencias en un mundo post-CoVid 19? En Pluma y Joystick Lucas dice que sí, porque volver a la vieja normalidad va a requerir mucho esfuerzo y quizás “dejar atrás mucho de lo que hace que el género sea una experiencia tan única.”

Es un concepto difícil de asimilar, pero se conecta directamente con la nostalgia de Sebastián y la conexión con Street Fighter que expresa en el debut de Comfort Gaming: “Si no tenías amigos que vengan a jugar a tu casa, ibas a pasarte las tardes jugando contra la IA con el único objetivo de derrotar a M. Bison y ver el ending que usualmente consistía en un par de imágenes con texto,” recuerda.

Por fortuna no todas las comunidades dependen de la presencia física de sus integrantes para disfrutar de sus habilidades. Super Mario Maker 2 es el juego que volvió al plomero de Nintendo el personaje de y para todos, como argumenta Jeremías en Single Player.

“Hace un tiempo, dije que Super Mario Maker 2 es el Mario de todos los Marios. Sigo sosteniendo lo mismo: ahora con mucho más énfasis. No lo digo por sus diversos temas -que recorren a grandes rasgos una buena parte de la historia del plomero- sino porque ahora no sólo son los Marios que plantea Nintendo, sino también el tuyo, el mío y el de cualquiera que tenga acceso a una Switch y una copia del juego. Si tan solo pudiéramos exportarlos.”

Lo que también parece ser de todos y todas es la responsabilidad de la muerte de Mass Effect, según la controversial opinión de Tomás. En la primera entrega de Bajo la Lupa, un definido fanático de la saga apunta a los fanáticos por la realidad de la serie: “Entonces ¿quién mató a Mass Effect? —pregunta—. Los fans. Sea por auto protección o bronca, pusieron el último clavo en la tapa del ataúd.”

En una de las tantas tiras de la inmortal Mafalda, Quino nos mostraba a Miguelito leyendo que “la familia es la base de la sociedad” y preguntándose “¿La familia de quién? La mía no tiene la culpa de nada.” Miguelito somos todos leyendo Bajo la Lupa.

La semana cerró con una de las columnas más leídas tanto por temática como por la coyuntura. En Minority Report el objetivo de Florencia es trata la representación y la inclusión de una industria bastante machirula de por sí, y su primera entrega está dedicada a The Last of Us Part 2, un juego del que se va a hablar mucho durante la segunda mitad del año.

“The Last of Us Parte II es un paso adelante en representación de la mujer y de las personas LGBTIQ,” concluye Florencia. “Si bien se agradece mucho que haya cada vez más juegos que ofrecen la opción de encarnar a una mujer y/o de romancear NPCs del mismo género, el cambio que se necesita es más radical.

MALDITAS COSAS

Los podcasts de esta semana también estuvieron cargados de novedades. Los otakus de Maldito Anime se mandaron un programa dedicado íntegramente al estudio Trigger, mientras que el lado más cinéfilo del equipo habló de los cambios en los Oscars 2021 en Malditas Movies y de varias series estreno en Malditas Series, y cambiamos joystick por micrófono para hablar de Waking, Desperados 3 y la expansión de Pokémon Sword & Shield en Malditos Games.

PARA BOLSILLOS DEVALUADOS

Y como no podemos terminar si algún regalo en tiempos de cuarentena, nos despedimos recordando que hay varios juegos gratuitos disponibles para descargar en PC. En GOG hay dos promociones vigentes en este momento: una que ofrece una copia para la tienda de The Witcher 3: Wild Hunt a quienes tengan el juego en otra plataforma, y otra que regala una trilogía de rol clásica dirigida a los nostálgicos o aquellos amantes de la historia gamer. Por su parte Warner (quizá anticipando el anuncio de una tercera parte) está regalando Injustice: Gods Among Us Ultimate Edition en PC, PlayStation 4 y Xbox One; mientras que Epic Games le baja el precio a su promoción semanal con un indie tan correcto como desconocido.

Además, no olvides que hoy es el último día para aprovechar las demos del Steam Game Festival. Si hay mucha oferta y no sabés por dónde empezar, Florencia recomendó empezar por la industria nacional y darle la chance a los tres juegos argentinos que participan del evento.

Nos leemos el próximo domingo, cuando prometo explayarme menos.

Temas

Dejá tu comentario