Análisis

ANÁLISIS | Diablo II Resurrected es igual pero más hermoso

Con Diablo II Resurrected, Blizzard trae de regreso al emblema del hack & slash y lo actualiza a los tiempos que corren.

Los que tuvimos el placer de ser contemporáneos a Diablo supimos reconocer que su secuela supo establecer un nuevo estándar en el género. El primero coqueteaba con el dungeon crawling mientras ofrecía un adictivo loop de acción, microgestión y exploración. Diablo II y su expansión Lord of Destruction elevaron la fórmula a niveles insospechados, expandiendo la propuesta en todo sentido y revolucionando la industria del gaming. Más de veinte años después su influencia se siente en cada nuevo exponente del género y hasta ha llegado a dividir la comunidad de seguidores que lo prefieren antes que al mismísimo Diablo III. Luego de años de pedidos, rumores y secretos a voces Blizzard se dignó a remasterizarlo, manteniendo intacta la experiencia original y lo rebautizándolo Diablo II Resurrected.

Diablo® II: Resurrected™ Street Date Trailer

Diablo II Resurrected nos devuelve al mundo de Sanctuary, poco tiempo después de los eventos del título anterior, con la misión de averiguar el paradero del héroe anónimo que luego de derrotar a Diablo había desaparecido. Con la ayuda de Deckard Cain, y un genial cast de personajes de reparto, partimos en una odisea que nos llevará a recorrer todo tipo de biomas, desde tierras fértiles y yermos hasta desiertos, y cientos de calabozos, criptas, cuevas y estructuras subterráneas creadas aleatoriamente. A lo largo de 5 actos (cuatro del juego original y el quinto de la expansión Lord of Destruction) vamos a enfrentarnos a todo tipo de criaturas demoníacas, incluyendo a Diablo y a Baal, el dios que le da nombre a la expansión. La historia conserva el mismo aire de solemnidad y misterio que tenía hace más de veinte años, pero esta vez está contada a través de 27 minutos de cinemáticas nuevas (recreadas cuadro por cuadro) que no solo están a la altura, sino que superan las de la obra original.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 06.jpg

A la hora de encarar la remasterización, Blizzard tomó buenas decisiones, pero su mayor acierto fue contratar a Vicarious Visions para encabezar el desarrollo. El estudio neoyorquino tiene experiencia en traer de regreso grandes títulos de antaño y su trabajo en Diablo II Resurrected no es la excepción. En primer lugar el motor gráfico es completamente nuevo, todos los sprites clásicos incluyendo personajes, enemigos, objetos y locaciones fueron recreados en 3D respetando a rajatabla el diseño original. El resultado es exquisito, no sólo lograron conservar el ambiente opresivo y lúgubre del clásico sino que trajeron la experiencia a los estándares actuales. Los nuevos efectos de iluminación resaltan las texturas en HD, al igual que las magias y habilidades; una simple bola de fuego puede iluminar su recorrido y chisporrotear al impactar contra un enemigo, creando un espectáculo visual aún en las situaciones más comunes. Las plataformas más poderosas pueden correrlo en 4K, en PS5 y Xbox Series X también incluye un modo rendimiento que garantiza 60FPS constantes, que a la hora de combatir se siente como un bálsamo fresco para nuestros cansados ojos.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 11.jpg

El gameplay también está intacto, algo que personalmente celebro pero es posible que algunos puedan llegar a resentir. Es más, si hace mucho que no juegan Diablo II van a chocar contra algunos aspectos de la propuesta jugable que no envejecieron tan bien como podríamos imaginar. En primer lugar vamos a darnos cuenta que el manejo de inventario es el verdadero villano de la historia, la microgestión se puede volver tediosa en cuestión de horas. Y si bien contamos con más espacio en el alijo, que ahora tiene 3 páginas de inventario compartido para terminar con los “personajes mula”, igual lo vamos a llenar rápidamente. La solución es aprender a clasificar el loot y dejar tirado todo lo que no sea caro o útil, evitando así volver al pueblo cada cinco minutos para identificar y vender o guardar, pero de todas maneras siempre fue y seguirá siendo una parte troncal de loop de gameplay. En segundo lugar está el fastidio de la barra de stamina, que no dura nada y vamos a estar recargando constantemente con pociones. Esto es aún más molesto para los personajes que realmente no necesitan invertir puntos en dicho stat, es cierto que se alivia a medida que subimos de nivel y que quitarla rompería el balance de la experiencia, pero no deja de sentirse una mecánica anticuada.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 01.jpg

Por suerte la acción sigue siendo igual de fantástica, hasta me animaría a decir que está mejorada. Contar con una resolución mayor y poder jugar a 60FPS constantes hace maravillas a la hora de combatir contra hordas de enemigos, en especial cuando necesitamos optimizar nuestros tiempos de reacción. Los personajes se lucen en combate y los enemigos no se quedan atrás, las nuevas animaciones hacen que cada habilidad o ataque especial tenga más coherencia con lo que sucede a nuestro alrededor. Es más una ilusión óptica que una verdadera feature, lo sé porque presionando LT y X (en Xbox) se puede cambiar al juego original en tiempo real (como sucedía en la fantástica remake de The Secret of Monkey Island o en la Master Chief Collection) y el combate funciona exactamente igual, pero es una ilusión óptica muy bienvenida. Cada una de las siete clases disponibles tiene algo que aportar a la jugabilidad, se diferencian bien desde sus habilidades y ofrecen combinaciones geniales para arrasar en multijugador online con amigos o través del buscador de party.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 05.jpg

Diablo II Resurrected es fiel a la obra original y respeta todos los aspectos importantes, pero hace algunas excepciones para incluir algunas mejoras a la calidad de vida. No son muchas, pero sí muy bienvenidas: podemos recoger el oro automáticamente y el cinturón también se llena a medida que vamos agarrando pociones. Vicarious Visions agregó una rueda de emotes para facilitar la comunicación, subtítulos de diferentes tamaños, opciones de accesibilidad, controles de volumen para canales independientes (algo vital ahora que incluye Dolby Surround 7.1) y un puñado de detalles que simplifican el grindeo. Por ejemplo podemos mantener presionado el botón para seguir atacando, vincular habilidades y comandos simples (como interactuar, mostrar loot) a cualquier botón del control y funciones como poder ordenar inventario automáticamente. Son features comunes en cualquier lanzamiento moderno, pero algo vital para aggiornar la experiencia clásica. Para completar el paquete Blizzard nos permite jugar entre generaciones de consolas de la misma familia, llevar nuestro progreso de los personajes online entre cualquier plataforma y crear personajes offline para jugar cuando no contamos con una conexión a internet constante. Hubiera sido ideal que incluya crossplay, pero por el momento no hay planes para implementarlo.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 03.jpg

El corazón de Diablo II Resurrected es el mismo que nos enamoró hace más de veinte años, solo que ahora está más lindo y ofrece una experiencia más cercana a los tiempos que corren, pero la esencia sigue igual que siempre. El único problema sería que nosotros hayamos cambiado de gusto o de forma de jugar, algo más que probable, porque nos vamos a encontrar con la misma propuesta, ni mejor ni peor. Pero todos aquellos que amaban Diablo II Lord of Destruction, los que tengan ganas de crear un personaje para farmear objetos legendarios, que no puedan aguantarse las ganas de conseguir el Cubo Horádrico para fusionar ítems o estén pensando en cómo van a combinar sus builds con un amigue para desbloquear todas las dificultades, todos ustedes van a disfrutar cada segundo de esta remasterización. En lanzamiento hubo algunos problemas de servidores, inclusive un rollback que hizo que muchos jugadores perdieran su progreso, pero hoy en día está funcionando perfectamente. En Xbox Series X tuve un poco de lag durante el primer fin de semana, pero se solucionó rápido y desde entonces se puede jugar con normalidad.

Analisis - Diablo 2 Resurrected 02.jpg

La misión más importante de esta remaster era traer de regreso la experiencia original y actualizarla a los tiempos que corren, en ese sentido la considero una victoria absoluta. Las mejoras a la calidad de vida son pocas pero significativas y, si bien me hubiera gustado que incluyan algunas más, así como está Diablo II Resurrected es la mejor forma de jugar este clásico de clásicos. Esto no quiere decir que sea perfecto y tampoco que haya envejecido como un buen vino, para bien o mal la propuesta es la misma. Vicarious Visions hizo un muy buen trabajo de conservación, dejando a nuestro criterio si estamos dispuestos a jugar de la misma forma que se hacía hace veinte años. Diablo II sigue siendo una experiencia divertida y ridículamente aparatosa, no le cambiaría nada, pero entiendo perfectamente a quienes prefieren invertir el tiempo en su secuela.

Embed

DIABLO II RESURRECTED

23/09/21 (XBOX ONE, SX, PS4, PS5, SWITCH, PC)
8.0

Pasé más de 30 horas jugando Diablo II Resurrected en Xbox Series X, creando personajes online y offline, jugando la campaña en dificultad normal y probando el multijugador online. Aún cuando reniego de algunas mecánicas vetustas, su encanto original sigue ahí, esperando en en recoveco de cualquier mazmorra oscura.

Dejá tu comentario