Análisis

ANÁLISIS | Destroy All Humans! es una cápsula del tiempo

Destroy All Humans! viaja desde el 2005 hasta el 2020 con un remake bastante correcto, pero que tampoco es la gran cosa.

Cuando hablamos de remakes, por lo general, siempre se suele tratar en absolutos. Por un lado están los remakes que no pueden faltar, de esos que se necesitan por ser juegos con mucha importancia en su momento. Por el otro, están esos remakes que hacen que uno se pregunte “¿para qué?”, con juegos que nunca fueron populares o a veces incluso fueron considerados malos. En el medio quedan los remakes de los que no se habla mucho: de esos juegos que tienen sus fans, que son como mínimo decentes, pero que de los que nadie estaba realmente esperando un remake. En ese último grupo entra Destroy All Humans!.

La versión original de Destroy All Humans! fue lanzada en el año 2005, y este remake mantiene exactamente la misma premisa: en un intento por preservar su especie con la ayuda del ADN humano, los alienígenas del Imperio Furon desembarcan en la Tierra en el año 1959. La primera misión termina en fracaso cuando Crypto-136 es capturado por las fuerzas militares estadounidenses, y ahora queda en manos de Crypto-137 rescatar a su hermano, ayudar a su especie y, ya que estamos, destruir a todos los humanos. Aquellos familiarizados con el juego original no encontrarán ninguna diferencia en cuanto a historia.

Destroy All Humans! - Release Date Trailer

Esa decisión narrativa es un arma de doble filo que afecta por completo a Destroy All Humans!. De hecho, el juego comienza con una pseudo-advertencia, comentandole al jugador que si bien esto es un remake, el contenido de la historia refleja otra época y puede “conmocionar” a las sensibilidades modernas. Si una historia escrita hace 15 años, sobre Estados Unidos en la década de los 50’, repleta de humor anti-comunista y estereotipos de norteamericanos ignorantes, no te resulta atractiva, entonces Destroy All Humans! no te va a parecer un juego muy gracioso.

Mientras que el humor y la calidad de la historia puedan ser demasiado subjetivos, lo que sí puede afirmarse con seguridad es que la jugabilidad de este remake se siente muy bien al tacto. Si bien Destroy All Humans! tiene como objetivo principal destruir a todos los humanos controlando a Crypto en lo que asemeja a un third-person shooter, el diseño de misiones es lo suficientemente variado como para hacer que la experiencia no se torne monótona. Ya sea controlando mentalmente a personas importantes, utilizando un sorpresivamente competente sistema de sigilo, o sembrando caos en nuestro platillo volador, el juego tiene una buena cantidad de actividades.

destroy-1.png
Controlar a Crypto se siente como un juego moderno al tacto.

Controlar a Crypto se siente como un juego moderno al tacto.

Como recompensa en las misiones, Crypto consigue ADN humano que puede usarse en un gran número de mejoras. Todas las armas y habilidades de Crypto tienen sus propios upgrades y el juego ofrece dos árboles de habilidades diferentes: uno para el platillo volador y otro para el combate a pie. Con el ADN conseguido en misiones principales es más que suficiente para comprar las mejoras que uno va a necesitar durante toda la historia principal, pero por si uno quiere desbloquearlo todo, Destroy All Humans! va un paso más allá. Al terminar una misión, el juego nos ofrece una versión estilo sandbox de esa área, donde podemos destruir humanos simplemente por placer o realizar actividades secundarias como carreras o buscar coleccionables, todo para conseguir ADN extra.

Ese loop de jugabilidad hace que Destroy All Humans! sea una experiencia con muy buen ritmo. Las misiones son relativamente cortas, y manejar a Crypto con su extenso arsenal se torna muy entretenido a medida que consigamos más mejoras. Los controles del juego, además, fueron tan bien modernizados que el remake te hace olvidar que este es un juego del 2005. Lo único que afecta a la jugabilidad de manera negativa es que la inteligencia artificial de los enemigos deja bastante que desear, y sin ninguna opción de dificultad el juego puede tornarse bastante simple. Además, las peleas contra los jefes suelen ser los encuentros menos interesantes del juego, ya que suelen ser demasiado fáciles salvo excepción del jefe final que se va al lado opuesto y termina siendo un enfrentamiento frustrante.

destroy-2.png
El juego transpira humor norteamericano anti-comunista.

El juego transpira humor norteamericano anti-comunista.

Al tratarse de un remake, la jugabilidad no es el único aspecto que se volvió a hacer desde cero. El aspecto visual del juego trata de llevar a Destroy All Humans! del 2005 a la actual generación de consolas y, en líneas generales, cumple con creces. Los escenarios están muy bien realizados y las cinemáticas incluso tienen nuevas perspectivas de cámara, reflejando técnicas de dirección que la versión original del juego simplemente no podía usar en aquel entonces. Es una lástima, sin embargo, que los modelos de los personajes dejen tanto que desear. Exceptuando a Crypto, todos los humanos tienen modelos que parecen salidos de la generación pasada, y su diseño es tan caricaturesco y exagerado que recuerdan a títulos infames como Ride To Hell.

El apartado sonoro merece una mención aparte, ya que las voces de los personajes son un aspecto bastante chocante. Al igual que el reciente remake del juego de Bob Esponja, también distribuido por THQ Nordic, Destroy All Humans! utiliza las pistas de audio originales para las voces del juego, con un trabajo de remasterización que deja que desear en cuanto a la calidad auditiva. Es muy fácil notar que es audio grabado hace 15 años, especialmente cuando la animación de los modelos 3D tiene mucha más expresión que en aquel entonces. Esto hace que las actuaciones del 2005 choquen muy fuertemente con animaciones del 2020.

destroy-3.png
La mayoría de las armas de Crypto son muy divertidas, especialmente luego de varias mejoras.

La mayoría de las armas de Crypto son muy divertidas, especialmente luego de varias mejoras.

Más allá de aquellos defectos, Destroy All Humans! es un remake que seguramente pase sin dejar una marca muy grande. Si bien la jugabilidad y algunos aspectos gráficos lo hace sentir como un título moderno, hay otros elementos que lo delatan como un título del 2005. Aquellos que lo hayan jugado en su momento se encontrarán con casi el mismo juego, solamente que más amigable a la vista y al tacto. Quienes nunca lo hayan experimentado, van a necesitar dejar pasar por alto un humor y actuaciones de hace 15 años para poder disfrutar lo que el juego ofrece. Destroy All Humans! no será un remake que la gente estaba pidiendo, pero al menos tampoco es un remake que deja a uno preguntándose por qué existe.

Embed

DESTROY ALL HUMANS!

28/07/2020 (PS4, XBOX ONE, PC)
7.0

Jugué Destroy All Humans! en Playstation 4 Pro durante un poco más de 8 horas, terminando la historia principal y haciendo algunas de las actividades extra. En todo ese tiempo, el juego no tuvo ningún tipo de problema en mantener su framerate de 30 fps (que según entiendo en PC es de 60 fps), pero sí presentó varias instancias de texturas que tardaban un poco más de lo esperado en cargar. Cabe destacar que el juego tiene textos en español europeo, pero voces únicamente en inglés.

Dejá tu comentario