Análisis
rpg

ANÁLISIS | Cris Tales, un RPG indie latino que vale la pena

Con una interesante mecánica de manipulación del tiempo, Cris Tales compensa sus tropiezos provocados por la nostalgia.

La idea de un juego que busca recapturar los viejos tiempos, apoyándose en la nostalgia, a veces puede ser un arma de doble filo. Esto suele verse mucho en el género de los RPG, donde a veces aferrarse demasiado a lo que hicieron los clásicos termina restándole a la experiencia. Cris Tales, un RPG de un estudio indie colombiano, es en gran parte una carta de amor a los RPG de antaño y como tal se termina tropezando con algunos de los problemas que afectan a los juegos de este estilo. Sin embargo, no cabe duda que compensa con un enorme corazón y un excelente estilo.

En Cris Tales protagonizamos a Crisbell, una huérfana común y corriente cuya vida cambia de repente luego de un encuentro con una rana parlante. Por razones misteriosas, Crisbell recibe poderes que la convierten en una hechicera del tiempo, y a partir de entonces puede ver tanto el pasado como el futuro a su antojo. Al poco tiempo de recibir este don, su pueblo natal es atacado por gente que dice trabajar para la Emperatriz del Tiempo, una mujer que viene haciendo estragos en todo el mundo. Es así que Crisbell parte en un viaje con Matias, la rana, y nuevos compañeros que conoce en el camino, con el objetivo de fortalecer sus poderes temporales y poner un fin a las atrocidades de la Emperatriz del Tiempo.

Cris Tales | Launch Trailer

Esta idea de manipular el tiempo es el centro de Cris Tales, y es algo que el juego utiliza en todos sus aspectos, desde jugabilidad hasta su estilo artístico. En cuanto a la narrativa, la habilidad de controlar el tiempo se ve reflejada en la posibilidad de ver el futuro de los reinos que Crisbell visita, y así tratar de modificar ya sea el presente o el pasado para intentar evitar cualquier calamidad que Crisbell vea en el futuro. Cada reino tiene su propia narrativa, y el desenlace de la misma va a depender de las decisiones que uno tome como Crisbell así como también de las misiones secundarias que uno haga para ayudar a la gente del reino. De hecho, ignorar misiones secundarias incluso implica no tener ciertas opciones disponibles, justamente por el hecho de que quizás esa misión que nos perdimos nos haga modificar el pasado de alguna manera que nos permitiría ver un buen futuro.

La manipulación temporal también tiene un rol en el combate. Cris Tales es un RPG con batallas por turnos y en ese sentido utilizar el pasado y el futuro como armas añade una complejidad muy interesante. Cada enemigo tiene tres versiones, representando las tres épocas temporales, y cada versión tiene diferentes estadísticas. A veces, es conveniente enviar un enemigo al pasado ya que esa versión tiene menos defensa, o quizás uno quiera atraparlo en el futuro cuando ese enemigo tiene menos ataque. Incluso los elementos más típicos del género, como buffs y debuffs, tienen una capa más de complejidad gracias a la manipulación temporal. Por ejemplo, uno puede envenenar a un enemigo y, en lugar de ver el daño darse turno por turno, enviar ese enemigo al futuro para hacer todo el daño del veneno en un solo turno.

cristales-1.png
A la izquierda el pasado, al medio el presente, y a la derecha el futuro.

A la izquierda el pasado, al medio el presente, y a la derecha el futuro.

Donde la manipulación temporal se queda corta como mecánica es también donde se empiezan a notar los problemas más grandes del juego: la exploración. Cris Tales cuenta con varios reinos y dungeons que explorar, pero a pesar de poder visitar el pasado o el futuro, nunca hay nada interesante para hacer más que quizás escuchar alguna conversación entre personajes. Mientras que uno se podría esperar algunos puzzles que involucren un inteligente uso de esta mecánica, la realidad es que lo más interesante que uno puede encontrar tras navegar el tiempo es un cofre con algún ítem, y casi siempre la manera de conseguirlo es demasiado obvia y no conlleva demasiado esfuerzo intelectual.

Más allá de las mecánicas temporales, la exploración en sí deja bastante que desear justamente porque es donde Cris Tales más se aferra a ese factor nostalgia. Los encuentros con enemigos son completamente aleatorios, algo que ya muchísimos juegos del género dejaron en el pasado por buena razón. El juego no tiene un mapa, lo que hace que algunos dungeons sean realmente molestos de navegar, especialmente por la perspectiva que utiliza el juego. Algunas de las misiones tienen objetivos obtusos y mal explicados, y el sistema de pistas que tiene el juego resta en lugar de sumar. La partida únicamente puede guardarse en lugares específicos y el juego no tiene autoguardado, lo que a veces puede hacer a uno perder bastante progreso si se topa con algún enemigo duro.

CT Screenshots (UI)_1.1.23.jpg
Preparar "combos" de habilidades con los poderes temporales es lo más interesante del juego.

Preparar "combos" de habilidades con los poderes temporales es lo más interesante del juego.

Estos pequeños problemas vienen acompañados de otras decisiones que por momentos hacen que Cris Tales pueda sentirse más tedioso que entretenido. Uno de los más notables, por ejemplo, es lo largos que llegan a ser los combates. Las animaciones de los personajes, por más bellas que sean, son extremadamente largas para un juego de este tipo y no hay manera de aumentar la velocidad del combate, ya que Cris Tales hace uso de mecánicas similares a juegos como Paper Mario, donde apretando un botón al momento justo puede aumentar el daño hecho o disminuir el daño recibido. Así, el ritmo en general de Cris Tales se siente lento incluso para un juego que forma parte de un género notoriamente lento como los RPGs.

Lo que sí, Cris Tales es un espectáculo audiovisual. Absolutamente todas las líneas de diálogo tienen voz, la música es excelente y el estilo artístico del juego parece de libro de cuentos en movimiento. Cris Tales realmente no tiene nada que envidiarle como producción a los grandes del género, y es muy fácil olvidarse que este juego es un indie latinoamericano cuando uno está con el control en la mano. Muchos de estos RPGs que buscan apelar a la nostalgia deciden ir por un estilo artístico más retro, pero Cris Tales definitivamente sale victorioso por animarse a un estilo que realmente no tiene par.

CT Screenshots (UI)_1.1.1.jpg
Cris Tales es un espectáculo audiovisual.

Cris Tales es un espectáculo audiovisual.

Cris Tales no es un juego perfecto, pero sí es muestra de dos cosas importantes. Por un lado, que los estudios latinoamericanos tienen la capacidad de hacer obras realmente memorables. Por el otro, que los RPG que se apoyan en los clásicos pueden deslumbrar presentando ideas nuevas y originales. Quizás Cris Tales tropieza más de lo que a uno le gustaría, ya que con algunos arreglos en cuanto a calidad de vida del juego estaríamos ante un título con capacidad de convertirse a sí mismo en un clásico. Así como son las cosas, Cris Tales es un RPG latino que aquellos que amen este género por lo menos deberían probar. Puede que no esté al nivel de los clásicos, pero hay mucho que disfrutar en este juego.

Embed

CRIS TALES

20/07/2021 (PC, PS4, PS5, XBOX ONE, XBOX SERIES X|S, SWITCH)
7.0

Dejá tu comentario