Análisis

ANÁLISIS | Crash Bandicoot 4 es el mejor de la saga

Crash está de vuelta con una entrega que potencia lo mejor de las mecánicas clásicas mientras incorpora novedades sustanciales.

Crash Bandicoot nació en la época en la que PlayStation aún intentaba hacerse con una mascota, costumbre propia de la “Guerra de las Consolas” de la generación anterior, y contó con la magia del por entonces poco conocido Naughty Dog. La trilogía original, al igual que su spin off de kartings, gozaron del beneplácito popular y de la crítica, catapultando a la saga como uno de los referentes entre los plataformeros en 3D. Sin embargo, desde que Activision se hizo con la franquicia y el estudio creador de Nathan Drake dejó de estar a cargo, todos los títulos protagonizados por Crash cayeron en la más absoluta mediocridad. Esto cambió recién hace unos años cuando salieron las remakes de los primeros títulos y su genial spin off de carreras.

Crash Bandicoot™ 4: It's About Time – Tráiler de lanzamiento [ES]

Sin embargo, el verdadero desafío para el estudio Toys for Bob era crear una nueva entrega desde cero que traiga la jugabilidad clásica a los estándares modernos y, de alguna manera, consiga mantener vivo el espíritu de la saga. Las remakes de la trilogía original dejaron bien en claro que Toys for Bob estaba a la altura de las circunstancias, pero puedo asegurarles que con Crash Bandicoot 4: It’s About Time dejaron la vara en lo más alto de la saga. La nueva entrega es una verdadera continuación, de hecho retoma la historia de Crash Bandicoot 3: Warped, y nos vuelve a poner en la piel de nuestro marsupial favorito y su hermana Coco.

El Doctor Neo Cortex vuelve a hacer de las suyas y nuestros protagonistas deberán detenerlo, esta vez a través del tiempo y en dimensiones paralelas. La jugabilidad se mantiene fiel a la original, al igual que la gran mayoría de los ítems y la iconografía clásica. Los niveles son lineales y van cambiando de perspectiva entre el scroll lateral, hacia adelante y, por supuesto, están las clásicas secciones en las que corremos hacia la pantalla. Los escenarios están repletos de enemigos y obstáculos que sortear, pero además de cajas y frutas que recoger colocados de tal manera que siempre deberemos arriesgar la vida para alcanzarlas. Crash Bandicoot 4 trae de regreso todo lo que podemos considerar un rasgo de identidad de la saga, incluso los niveles en vehículos acuáticos y monturas, pero a la vez incorpora una buena cantidad de novedades que trae la propuesta a los tiempos que corren.

Crash Bandicoot 4 MN 03.jpg

En primer lugar tenemos cuatro máscaras especiales que nos permitirán acceder a ciertos poderes e impactan directamente en la jugabilidad. Con una podemos frenar el tiempo, lo que nos permite por ejemplo caminar sobre las cajas de Nitro; otra sirve para invertir la gravedad, una nos deja girar indefinidamente y flotar por un largo período de tiempo y la cuarta nos deja interactuar con objetos transparentes. Algunos niveles requieren que utilicemos varias máscaras en consecución, transformando un simple desafío de saltos y coordinación en una odisea plataformera. Toys for Bob no incluyó ningún nivel de relleno, tampoco habrá momentos de calma, cada uno presenta una nueva dificultad que deberemos sobrellevar. Esta filosofía se aplica inclusive en los niveles de Bonus, en los que conseguir todas las cajas requerirá una buena dosis de habilidad por parte nuestra.

Además de Crash y Coco, entre los que podemos alternar libremente y funcionan exactamente igual, Crash Bandicoot 4 nos deja jugar con tres personajes extra. Tawna utiliza un grappling hook para alcanzar zonas altas, aturdir enemigos y romper cajas lejanas, pero también puede escalar paredes paralelas con su salto. Dingodile se pasa del lado de los buenos para vengar la destrucción de su restaurante, utilizando su cola para atacar y su arma aspiradora que arrasa con todo a su paso. Y finalmente podremos controlar al Dr Neo Cortex que, por motivos que no quiero spoilearles, está dispuesto a arriesgarlo todo. La jugabilidad con el clásico rival de Crash está centrada en su arma que petrifica o gelifica enemigos y en un dash aéreo que compensa su falta de doble salto. Cada uno de los personajes tiene sus propias misiones que en parte reciclan un nivel anterior y ayudan a los protagonistas a superar ciertos obstáculos. También tienen partes obligatorias por historia, inclusive llegando a compartir algunos niveles, pero son pocos y están más que nada para servir a la narrativa.

Crash Bandicoot 4 MN 02.jpg

Una de las cosas más llamativas de Crash Bandicoot 4 es su apartado estético. El diseño en general, desde los protagonistas, pasando por los enemigos, las monturas y en especial los jefes es absolutamente exquisito. No será raro que se frenen para apreciar los paisajes, la música nos acompaña perfectamente en cada instancia y ese altísimo nivel de calidad se mantienen a lo largo de toda la aventura. La primera vez que vi el nivel del Carnaval, con las luces de colores, la música al ritmo de los enemigos y los globos gigantes de fondo, me quedé disfrutando del espectáculo con una sonrisa en los labios. Sin embargo, quizás por estar corriendo en una PS4 regular, noté algunos problemas de optimización que provocan caídas de frames. En mi experiencia solo se notó durante las secciones sobre rieles, a veces veía menos fluidez y otras sentía un input lag que me hacía morir aún contra obstáculos demasiado anunciados.

Si jugamos directamente las misiones principales, dependiendo también de su habilidad con el pad y la cantidad de veces que deban repetir un nivel, la aventura dura aproximadamente diez horas. Pero el juego de Toys for Bob tiene muchísimo contenido extra para disfrutar, que además desbloquea más de 40 skins deliciosamente diseñadas. Para empezar tenemos las realidades alternativas de Tawna, los niveles de Dingodile y Neo Cortex, pero también vamos a encontrar videotapes de cuando Neo Cortex estaba experimentando con Crash que se juegan como desafíos aparte. Son difíciles y requieren una destreza con el pad que, muy a mi pesar, parece que no tengo pero sumarán para los más virtuosos. Una vez completado un nivel se desbloquea también un modo invertido, este presenta el nivel espejado lateralmente y cambia la mezcla de colores a una composición que bauticé “el modo Daredevil”. Este modo tiene sus propias gemas para desbloquear skins y hasta otras frutas, parecidas a un racimo de uvas, para coleccionar. También hace su regreso el clásico modo por tiempo en el que deberemos superar el nivel sin morir mientras rompemos las cajas numeradas para congelar el reloj y un par de opciones para compartir el juego entre amigues: un modo para pasarse el pad luego de cada muerte o checkpoint y un modo para batallar entre 2 y 4 jugadores. Ninguno es brillante, pero nunca vienen mal las opciones, en el peor de los casos pasarán desapercibidas.

Crash Bandicoot 4 MN 04.jpg

Crash Bandicoot 4 es uno de los mejores plataformeros de la generación, de eso no cabe ninguna duda, pero esta vez la dificultad es la verdadera protagonista del juego. La saga no se caracteriza por ser fácil, de hecho la remake del primer juego es uno de los títulos más frustrantes y desafiantes que jugué, pero esta vez no nos deja margen de error. En ningún momento nos dará respiro, cada nivel requiere que prestemos toda nuestra atención en cada salto: todo nos matará de un golpe, desde el roce de un cangrejo a pasarle cerca a una de las nuevas cajas con llamas, y las máscaras de invulnerabilidad no abundan. Si jugamos el “Modo Clásico” tendremos 3 vidas y al perderlas deberemos reiniciar el nivel (sólo recomendado para expertos, masoquistas o ambos) pero por suerte Toys for Bob incluyó un “Modo Moderno” para el resto de nosotros y es el que les recomiendo usar. En este modo el contador de vidas pasa a contar cuántas veces morimos, pero tenemos intentos infinitos desde el último checkpoint. También hay ciertas ayudas automáticas, si morimos muchas veces al respawnear tendremos una máscara gratis y si, aún así, seguimos muriendo el juego agrega uno o dos checkpoints extra para aliviar el esfuerzo. De todas formas, por más ayudas automáticas que tengamos, los últimos dos mundos serán un gran desafío y uno aún mayor el encontrar y romper todas las cajas.

Crash Bandicoot 4 MN 06.jpg

Crash Bandicoot 4 es el mejor de la saga y el que tiene el diseño más hermoso, pero también el más difícil de todos. Es una verdadera continuación, que toma los elementos de identidad de la trilogía original y los potencia a fuerza de innovación. Las nuevas mecánicas se sienten parte de la franquicia, los nuevos modos y personajes suman mucho a la rejugabilidad, pero a la vez son un abrazo a los fans de toda la vida. Los pequeños problemas de rendimiento no logran empañar esta gran experiencia plataformera que, al menos en mi opinión, se vería potenciada aún más si incluyera una opción que lo hiciera más accesible para los jugadores menos habilidosos.

Embed

CRASH BANDICOOT 4

02/10/2020 (PS4, XONE)
8.5

Pasé unas veinte horas en total con Crash 4. Las diez primeras las empleé para completar la campaña y el resto del tiempo estuve explorando los niveles alternativos, los nuevos modos y desbloqueando skins. Es fantástico, pero por su elevada dificultad seguramente muchos jugadores quedarán en el camino.

Dejá tu comentario