Opinion

Comfort Gaming | Watch Dogs Legion y la permadeath

El nuevo juego de Ubisoft trae muchas novedades, pero su polémica mecánica de muerte permanente abrió un capítulo aparte en Comfort Gaming

Como habrán notado, por la cantidad de cobertura que tenemos en MalditosNerds, Watch Dogs Legion está dando mucho que hablar. Como estoy encargado de revisarlo tengo más de 40 horas de juego acumuladas y, junto con una buena experiencia general, ya experimenté una inevitable cantidad de momentos trágicos. Sin embargo el nuevo juego de Ubisoft se diferencia del resto de los títulos de mundo abierto, incluso dentro de la propia saga, por una serie de mecánicas innovadoras. Además de la posibilidad de reclutar a cualquier personaje que nos crucemos, mientras recorremos las calles de Londres, la inclusión de la Permadeath es una de las más controvertidas.

05 Operador George Davis

Al iniciar el juego podemos elegir, además del nivel de dificultad, si queremos activar la permadeath. Esta puede desactivarse en cualquier momento, pero no podremos volver a activarla salvo que iniciemos una nueva partida. Como me llamaba mucho la atención, en especial cómo Ubisoft Toronto había aplicado dicha mecánica, comencé a jugarlo así y durante las primeras veinte horas no tuve demasiados sobresaltos. Si bien tenemos que superar cierta misión para que la muerte permanente de los operativos entre en efecto, una vez activada cambia absolutamente la forma en la que jugamos. Este cambio comienza a notarse cuando nuestro operativo favorito corre riesgo mortal, pero toma fuerza especialmente cuando se nos muere.

La idea de Comfort Gaming no es spoilearles los juegos, pero en este caso voy a tener que dar algunos datos específicos. Si aún no lo jugaron no hay forma de que se spoileen, pero cuando lleguen a la misión sobre la que voy a hablar seguramente puedan reconocerla. Al comienzo parecía una infiltración de rutina, solo que era parte de una de las líneas argumentales del juego. La idea general era conseguir acceso a un edificio fuertemente fortificado, al mando de mi operador Dennis Goh (especialista en escape vehicular que usaba una barreta para noquear oponentes sin matarlos) hice el trabajo desde la vereda de enfrente. Hackeé las cámaras y descargué una llave de acceso, luego me infiltré con mi spiderbot (mejorado al máximo) para abrir las puertas y desmayar a los guardias de seguridad que custodiaban el ascensor. Una vez liberado el camino fue cuestión de entrar caminando bajo la protección de mi camuflaje óptico.

19 Dennis Goh

La misión consistía en hackear los dos hemisferios de una inteligencia artificial. Lo anterior había sido el preludio de acción para alcanzar el servidor principal, protegido por dos guardias de élite de Albion Corp. Luego de reducirlos, siempre de forma no letal, me encargué del hemisferio izquierdo: un puzzle de nodos entretenido, aunque relativamente sencillo, para el que había que hackear un dron de seguridad. Al terminar, entre las súplicas de la IA, me dispuse a completar el trabajo con el hemisferio derecho. El puzzle era tan básico que supuse que algo más iba a pasar, y justo como lo imaginaba al acercarme al comando para desactivarlo el llamado constante a seguridad por parte de la IA se hizo escuchar. De repente me ví rodeado por tres guardias de élite y dos regulares: todo un desafío, pensé, y comencé a despacharlos en combate cuerpo a cuerpo para no matar a nadie. Tras derrotar al segundo los tres restantes abrieron fuego con escopetas, hice lo posible para salvar a Dennis respondiendo con sus armas no letales pero el fuego combinado de los tres terminaron matándolo.

En ese momento, mientras miraba el cartel rojo que rezaba “Operador Muerto”, me cayó encima todo el peso de la permadeath. Sin embargo la bronca fue más fuerte, elegí a George Davis (mi primer operador, un hacker con una calavera blanca pintada en la cara y un único perk: recargaba rápidamente sus hacks) y pulsé “continuar”. El trabajo pesado estaba hecho, sólo tenía que tomar el ascensor y por eso reemplacé el camuflaje óptico por un spiderbot con torreta no letal para ayudarme en batalla. Tuve que repetir el breve puzzle del hemisferio derecho pero esta vez, como ya sabía de dónde salían, quise anticiparme a los guardias y los fui a buscar. George activó la araña y derribó a tres guardias con armamento no letal, pero a pesar de haber ganado varios torneos de lucha callejera fue golpeado hasta que la pantalla quedó en blanco y negro. Y mientras esquivaba perfectamente los bastonazos de los guardias fue ejecutado con un escopetazo por la espalda: cuando van perdiendo los guardias de élite responden con fuerza letal.

07 George Davis Campeon de lucha callejera

Debería haberme detenido, quizás replanteando la estrategia podría haber evitado una muerte más, pero estaba enceguecido por la bronca. Decidí elegir a David Locke, un operador que recluté por error y todavía había utilizado, y que sólo tenía un perk: recibía menos daño a melee. Esta vez, en lugar del spiderbot con torreta no letal, elegí la manopla electrificada. Esta suerte de picana incapacita a un enemigo y paraliza a los que lo rodean, la idea era asestar un par de golpes bien puestos y reducir al resto sin dañarlos. Puede parecer innecesario, pero mi experiencia como parte de DedSec incluye no matar a nadie, después de todo no somos terroristas. El plan salió mal otra vez, David erró el primer golpe y murió defendiéndose de los guardias de élite. Una vez más utilizaron fuerza letal, a pesar de que mi operador nunca atacó de esa forma, y de repente estaba una vez más ante la fatídica leyenda roja: “Operador muerto”

La tercera muerte resultó algo imposible de digerir, no porque haya estado especialmente encariñado con David Locke, sino porque me sentía traicionado por el juego. Se suponía que los enemigos de Watch Dogs Legion respondían de acuerdo a nuestras acciones, pero aprendí de la peor manera que hay ciertos oponentes que tiran a matar cuando se ven amenazados. En un arranque de venganza activé a Lucie Box: una operadora especializada en espionaje con un reloj que bloquea el armamento enemigo, entrenada en artes marciales y equipada con una pistola 9mm silenciada para igualar los tantos. Este tipo de operador se consigue liberando sectores o, muy de vez en cuando, si tenemos la suerte de encontrar una marca verde en el mapa. Lucie repitió el proceso de infiltración y hackeo, pero al salir de la terminal del hemisferio derecho tomó cobertura del otro lado de la habitación. Se escondió con el camuflaje óptico en un rincón y esperó a que los oponentes bajen la guardia, ejecutando letal y silenciosamente a los primeros tres y disparando a la cabeza de los restantes. Así derramé sangre, por primera vez, en Watch Dogs Legion.

11 Londres de dia - Misiones de Stencil y Propaganda

Luego de la venganza continué la misión y sobre el final me volvieron a emboscar. Activé el reloj de Lucie y, mientras los cuatro guardias de élite intentaban destrabar sus armas, los ejecuté con la 9mm silenciada. Uno por uno cayeron y, si bien no volví a matar, no dudaría en volver a hacerlo si me encuentro una vez más en una circunstancia similar. Después guardé a la operadora letal y regresé a Bruce Reid, mi segundo operador y el que más quiero de los que quedaron. Es un punk de 58 años que recluté con George tras derrotarlo en uno de los torneos de peleas callejeras, aturde a los enemigos con sus ataques y hace más daño luego de un esquive perfecto. El juego siguió pero aún sigo de luto por George y Dennis, de quienes no llegué a tomar ninguna foto pero sí guardo videos de las grandes misiones que hicimos juntos. Esta editorial está dedicada a la memoria de ellos y a la de David, del cual no tengo ni siquiera un video porque murió en su primera misión a causa de mis decisiones precipitadas.

La permadeath en Watch Dogs Legion me sirvió para darme cuenta del aprecio que le fui agarrando a mis personajes, pero especialmente para confirmar que mi ruta no letal era el camino a seguir. George y Bruce ya se habían salvado de la muerte en un par de ocasiones, pero únicamente porque no utilizaban daño letal. La gran mayoría de las situaciones pueden resolverse sin matar a nadie entonces, cuando los enemigos nos rodeen y perdamos el combate, nuestro operador quedará hospitalizado o preso por un tiempo determinado. En cambio, si vamos por Londres matando gente, tanto los drones como la policía privada de Albion tirarán a matar y les puedo asegurar que las balas de verdad matan mucho más rápido de lo que imaginan. Otra consecuencia de mi encuentro con esta muerte virtual fue la necesidad de tener más operativos. Hasta ese momento tenía un poco más de media docena, pero al entender la fragilidad de mis operadores (y temiendo que si morían todos podía perder todo mi progreso) empecé a reclutar más y mejores miembros para DedSec.

09 Minigame de hacer jueguitos con el punki Bruce Reid

Hoy en día tengo más de veinte operadores, todos con alguna utilidad para el equipo. Desde el carcelero que acelera los tiempos en prisión de los operadores presos, pasando por el periodista que tiene un dron de noticias (para sacarle fotos a la evidencia sin arriesgar el pellejo) hasta un médico que cura a los personajes lesionados. Sin embargo siempre tengo claro que el éxito de mi DedSec actual se debe al sacrificio de George, Dennis y David, tres héroes anónimos creados por el nuevo randomizador de personajes de Ubisoft Toronto con el fin de poblar de forma más creíble su versión de Londres. Quizás no sean todos tan diferentes como los tráilers nos quisieron hacer creer, pero al final somos nosotros quienes vamos a terminar haciéndolos únicos. Los dejo hasta la semana que viene con los videos de mis héroes caídos y alguno de Bruce Reid, el punki más querido de mi Londres virtual.

¿Tuvieron experiencias similares en un juego con permadeath? ¡Los leo en los comentarios!

Dejá tu comentario