Opinion

Comfort Gaming | Warzone y su componente social

Cada nueva season de Warzone revoluciona mi grupo de amigues y ese hype se volvió una parte vital de mi Comfort Gaming.

Si tuviera que decir cuál es el juego que más me acompañó en lo que va de 2020 sin dudas fue Warzone. El modo Battle Royale de Call of Duty pisó fuerte desde el primer día y, si bien hasta entonces me consideraba inmune a los encantos del género de moda, rápidamente lo adopté como parte de mi rutina semanal. Conquistarme resultó fácil, Modern Warfare fue mi Call of Duty favorito de las últimas dos generaciones y Warzone utilizó sus cimientos, pero su llegada a mi Comfort Gaming llegó principalmente por el factor social. Mis amigos de toda la vida, que viven a 500 kilómetros de mi casa, se subieron a la movida y lo jugamos religiosamente al menos 4 noches a la semana.

Call of Duty®: Modern Warfare® & Warzone™ - Official Season Six Trailer

Gracias a la compañía de mi squad, a sus mensajes de WhatsApp disfrazados de “llamados a la acción” y al entusiasmo con el que reciben cada actualización, Warzone se volvió una constante en mi Comfort Gaming. El fin de semana pasado aprovechamos el evento de doble XP para terminar de completar el Battle Pass, los que ya lo habían hecho se conectaron a dar una mano al resto del equipo. Para eso usamos todos los artilugios a nuestra disposición, en lo personal me fijé en los desafíos semanales que tenía sin terminar y preparé un loadout especial para hacerlas en simultáneo. Elegí los operadores, las armas, los modos de juego, el equipamiento auxiliar, los perks, las granadas y hasta los field upgrades que requerían los desafíos para rascar hasta la máxima cantidad de experiencia posible. Mientras tanto íbamos discutiendo lo que deberían arreglar, balancear o cambiar en la nueva season.

El componente social es vital para la experiencia de Warzone, al menos para jugar como me gusta: en serio, en equipo y entre amigues. De vez en cuando entro a jugar BR Solos, pero siento que hay juegos mucho mejores para disfrutar en soledad, y si se trata de subir el Battle Pass sólo prefiero ir directo al espectacular modo multi de Modern Warfare. En mi caso particular sigo jugando con los mismos amigos de la vida con los que descubrí hace 20 años Counter Strike, con los que formé mi primer clan y competimos jugando Age of Empires 2 - The Conquerors 1.0C tanto de forma presencial como por internet. La química sigue intacta y, si bien no siempre nos acompaña el éxito, nos la arreglamos para pasar una jornada fantástica. Warzone se volvió un punto de reunión, mejor aún que una videollamada, y a la vez una actividad en equipo ideal para cuando no podemos juntarnos personalmente.

Comfort Gaming Warzone 02.jpg

El martes a la mañana, como cada vez que comienza una nueva season de Warzone, nos avisamos en el grupo para descargar el pesado parche. El día antes de la actualización los usuarios de PC hacemos lugar en el HDD, que a esta altura ya es casi propiedad del título de Activision, y luego de bajar el parche entramos al juego a actualizar los shaders. Luego vienen los comentarios sobre los cambios al meta, las notas de balance, las nuevas armas y las nuevas modificaciones al mapa. Durante todo el día estuvimos hablando del nuevo subterráneo que conecta diferentes puntos de Verdansk, los nuevos operadores, el nuevo rifle de asalto y el marksman que se habilitan a nivel 15 y 31 y comenzamos la fiesta de la especulación: ¿Seguirá rota la escopeta Origins? Al parecer la arreglaron, pero la R9 con cartuchos ignífugos “sigue siendo una mentira”.

Con la cercanía de Black Ops: Cold War siento una mezcla entre curiosidad y nostalgia. El ritmo vertiginoso de la franquicia hace que cada año el juego anterior, por más espectacular que haya resultado, se vuelva obsoleto a la fuerza. Sin embargo, esta vez tenemos a Warzone de por medio, que deberá coexistir por un tiempo entre Modern Warfare y la nueva entrega, pero inevitablemente terminará funcionando alrededor de Black Ops: ¿Se vendrá un ataque nuclear que cambie radicalmente el mapa de Verdansk? Me intriga saber cómo manejará Activision el tamaño de las actualizaciones para quienes no compren el juego nuevo pero tengan instalado el anterior, pero principalmente las dudas vienen asociadas al nuevo Battle Pass. Vamos a tener que comprarlo en Warzone, post lanzamiento de Black Ops pero, ¿se podrá subir de nivel en el multijugador de Modern Warfare o esa experiencia no contará a pesar de que hoy sean dos juegos conectados?

Comfort Gaming Warzone 03.jpg

Más allá de lo que nos depare el futuro de la franquicia, es innegable que Modern Warfare y Warzone forman una dupla que marcó un antes y un después. Tampoco podemos quitar de la ecuación la pandemia y lo que el aislamiento preventivo (aquellos que lo pudimos hacer) significó para el éxito de este Battle Royale. Pero Warzone está profundamente arraigado al meta de Modern Warfare, desde sus mapas y operadores, pero especialmente por sus armas, accesorios y su balance. Si Activision piensa reemplazarlas por las versiones de Black Ops se viene un cambio enorme al meta y, al menos en mi opinión, completamente innecesario. Y si, por el contrario, siguen usando los assets de siempre ¿cómo justificar la desvinculación de uno de los juegos más vendidos y mejor considerados de la franquicia de su propio Battle Royale?
Lo único cierto es que Warzone seguirá formando parte de esos juegos que sigo jugando por diversión. De esos que nunca se desinstalan, por más que ocupen casi un 20 por ciento del HDD, y que gracias a la implementación del cross-save y cross-play se transformó en el punto de reunión de uno de mis grupos de amigos más antiguo. Hoy en día es, básicamente, la definición exacta de Comfort Gaming. Ayer, con el estreno de la sexta temporada también iniciamos la despedida (potencial y demasiado probable) de Modern Warfare, así que serán seis semanas cargadas de nostalgia y tiroteos en equipo. ¿Juegan Warzone regularmente? ¿Quizás prefieren otro Battle Royale? ¿Cómo viven los cambios en el meta que trae cada temporada? ¡Los leo en los comentarios!

Dejá tu comentario