Opinion

Comfort Gaming | Marvel's Avengers y la fantasía de poder

¿Cómo llega uno de los lanzamientos más rotos del año a Comfort Gaming? Marvel's Avengers esconde algo de magia bajo la manga.

Marvel’s Avengers es uno de esos títulos polémicos que divide las opiniones de la prensa y los jugadores. Cuando se anunció se me antojó un título innecesario, se veía mediocre y sinceramente no podía imaginar que despierte mi interés en absoluto. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha de lanzamiento, comencé a seguir las novedades, las War Tables y eventualmente me dieron ganas de jugarlo. Para ponerlos en contexto, debo admitir que soy amante de los personajes de Marvel desde que leí mi primer Uncanny X-Men y conocí a Steve Rogers en el arco en el que le habían quitado el manto de Capitán América y usaba el traje negro: fue amor a primera vista. La saga Ultimate Alliance tiene un lugar estelar en mi Comfort Gaming, no porque sean necesariamente grandes juegos sino porque me dejaban usar a mis personajes favoritos en una suerte de brawler con elementos RPG, y con todo este bagaje necesitaba ver qué había hecho Crystal Dynamics con “Los héroes más poderosos de La Tierra”.

marvel-s-avengers.jpg

Viendo la performance del juego en PS4 decidí comprarlo en Steam y fue la decisión correcta. Marvel’s Avengers es una bola de problemas de rendimiento en todas las plataformas, pero al menos en PC se ve hermoso: las texturas cargan a tiempo, los efectos de luz son preciosos y el modelo de los personajes son simplemente perfectos. Los problemas son demasiados para enumerarlos en esta columna y, con una mano en el corazón, prefiero que los lean en el excelente análisis de Guillo que pueden leer haciendo click acá. Las bondades del título de Crystal Dynamics comienzan a aparecer cuando jugamos la campaña que, si bien mezcla innecesariamente elementos multijugador que empañan la experiencia, me mantuvo siempre interesado y entretenido. Momentos como la apertura con Kamala, el vuelo de Iron Man con el clásico “Flight of Icarus” de Iron Maiden de fondo y las dos batallas finales dejaron feliz a mi fanboy interno, pero los problemas técnicos rompían la inmersión.

Al finalizar la campaña cinemática el juego nos invita a jugar el modo multijugador “Avengers Initiative” que pretende extender la vida útil del juego a fuerza de hilos de misiones que reciclan los mismos escenarios, sumando desafíos diarios y semanales, con la promesa de nuevos trajes y equipamiento exclusivos. Fue jugando este modo que me di cuenta que la estaba pasando sinceramente bien a pesar de todo. ¿Qué puede haber de bueno en el apartado más polémico y criticado de Marvel’s Avengers? La propuesta de grindear misiones repetidas para conseguir mejor equipamiento no me es ajena, de hecho Destiny 2 es uno de los pilares de mi Comfort Gaming, pero depende directamente del sistema de combate. Fue en este modo que mis personajes alcanzaron el nivel 15, desbloqueando el tercer árbol de habilidades y mostrándome por primera vez las verdaderas posibilidades de cada héroe. Entonces me dediqué a completar el hilo de misiones únicas de cada uno, más que nada para satisfacer mi obsesión por completar TODO en este tipo de juegos, y de repente se hizo la luz.

20200907192233_1.jpg

¿Cómo puede ser que el sistema de combate pase desapercibido durante toda la campaña y explote en el endgame? Lo que pasa con Marvel’s Avengers es que nos hace cambiar tantas veces de personaje, durante las misiones de historia, que nunca llegamos a familiarizarnos con sus movimientos ni tenemos oportunidades para subir de nivel. Cuando llegamos al endgame la dinámica se invierte, se centra en levantar contratos de facciones y completar los hilos de misiones nuevas, entonces nuestros personajes comienzan a subir de nivel, a conseguir mejor armamento y a mostrar una faceta para mi inesperada: el sistema de combate, que en una primera impresión estaba “bastante bien”, resultó ser complejo, profundo y verdaderamente divertido. Iron Man pasó de ser un tira rayos hermoso pero básico a una máquina de controlar hordas de enemigos, con parries, escudos reflectantes y láseres que rebanan androides sin esfuerzo. Lo mejor de todo es que era tan sólo el comienzo.

Cuando terminé con Tony Stark me puse al control de Black Widow, uno de los personajes que menos brilla en la campaña y me había resultado hasta aburrido de utilizar. Natasha no puede volar ni romper puertas, no tiene poderes más allá de sus habilidades atléticas y su inteligencia, pero al subir de nivel todo cambia drásticamente. Este personaje se basa en nuestros reflejos, en esquivar a tiempo, contraatacar en el momento justo y cambiar de objetivo al instante con su grappling hook. El tercer árbol de habilidades nos permite generar más energía intrínseca al esquivar y atacar, conseguir buffs al hacer combos y maximizar el daño de sus skills especiales. Y así seguí profundizando en los pormenores del combate, la inferencia de las habilidades pasivas, los diferentes seteos según jugamos con otros jugadores o la IA y, cuando quise acordar, estaba juggleando enemigos en el aire como si fuera el gran SunhiLegend (bueno, quizás no tanto, si quieren ver la verdadera magia les dejo uno de sus GIF y pueden seguirlo en Twitter)

Embed

El sistema de combate de Marvel's Avengers es exquisito y versátil, tanto que cada personaje se puede diferenciar completamente. Thor es el clásico DPS, domina los cielos y arrasa con sus poderes de semidios, cuando tocamos nivel 20 se vuelve una máquina de destrucción masiva. Sus combos nos hacen sentir poderosos de verdad y no sólo un personaje que se parece al hijo de Odin y tira rayitos. Lo mismo pasará cuando aprendamos a usar a Hulk y seamos el tanque del equipo, absorbiendo el daño que ocasionamos a través de la radiación gamma y monopolizando el aggro enemigo. Usar al Capitán América es un viaje de ida, con combos espectaculares mezclados con la mejor implementación del escudo que vi hasta el momento: desde habilidades para que rebote en varios enemigos, pasando por parries, golpes aturdidores y hasta la posibilidad de patearlo justo cuando regresa para seguir maximizando el daño. Cada uno de los seis personajes de lanzamiento se siente único, ofrece una extensa gama de habilidades y nos hace sentir en la piel de nuestro héroe favorito.

20200907190542_1.jpg

Hasta hace un año lo más cercano a jugar con mis héroes favoritos, al menos los de Marvel, era Ultimate Alliance 3 de Switch (juego que amé y completé en cuestión de semanas) pero hoy en día el juego de Crystal Dinamics lo supera en el sentido más importante. Porque por más que se vea superado en escenarios coloridos y cantidad de personajes jugables, Marvel’s Avengers me deja interpretar perfectamente a seis personajes absolutamente diferentes. Claro que sería genial si tuviera misiones variadas, raids y todo lo que hace todo buen juego como servicio, pero así como está cumple con creces mi fantasía de poder y mi fan interior aplaude en cada esquive o contraataque perfecto, con cada combinación de poderes y cada combo espectacular. Esto no quiere decir que esté ciego a todos sus problemas, que no me sangren los ojos cuando los memory leaks en PC hacen que baje el framerate a menos de 30 FPS y que su paupérrima optimización haga que crashee aún en los rigs más ostentosos de la comunidad de PC Gaming. Sin embargo llevo 40 horas de juego en las últimas dos semanas y no puedo soltarlo. Me junto todas las noches a jugarlo con amigos, hacemos las misiones diarias mientras esperamos que el próximo parche solucione los problemas de rendimiento y fantaseamos sobre un utópico futuro en el que Crystal Dynamics lo llene de contenido de calidad. Y espero que así sea, porque este sistema de combate es todo lo que siempre quise en un juego de superhéroes y sería una tragedia que pase desapercibido por haber publicado el juego cuando evidentemente le faltaba al menos un año de desarrollo.

Dejá tu comentario