Opinion

Comfort Gaming | En la piel de Sheppard 13 años después

El hype por la remasterización de la trilogía, anunciada oficialmente como Mass Effect Legendary Edition, me llevó a revisitar el clásico de Comfort Gaming

Mass Effect está considerada una de las sagas más importantes del gaming, y bien merecido lo tiene. Hace trece años no podíamos imaginar un RPG tan profundo y divertido que, a la vez, sea una ópera espacial de calidad. Bioware logró crear un universo inmenso y hermoso, repleto de personajes memorables unidos por una historia cautivadora y misteriosa. Por eso tiene un lugar especial en Comfort Gaming, pero mi historia con esta fantástica saga comienza tarde porque en ese entonces sólo tenía una PS3, por lo que tuve que esperar bastante para poder experimentar la historia en profundidad.

Mass Effect 1 Trailer

Siempre conecté con el Comandante Sheppard, en mi caso Cloud Sheppard, y si bien es cierto que comencé la historia con el lanzamiento de Mass Effect 2 en PS3, tomé muy en serio mis decisiones en el cómic interactivo Mass Effect: Genesis. A pesar de todo me quedó por unos años más la deuda de jugar el primer título, hasta que finalmente pude hacerlo gracias a la bóveda de EA Play (en aquel entonces EA Access) en Xbox One. Entonces pude tomar consciencia de la magnitud de la obra de Bioware, si me resultó fantástica tantos años después no puedo imaginar lo que debe haber sido en contexto, hace ya trece años.

Lo cierto es que el hype me puede, a esta altura es parte de mi Comfort Gaming. Me gusta estar al día con los rumores y disfruto de toda la previa de los lanzamientos que más espero, por eso mientras se confirmaba Mass Effect Legendary Edition me propuse rejugar el primer título de la saga y sus DLC. “Lo voy a jugar en PC”, pensé, así de paso tengo una perspectiva fresca de cara a la inevitable comparación con la versión remasterizada, y descargué la versión de EA Play en Steam.

Comfort Gaming - Mass Effect 01.jpg

Sheppard estaba ahí, tal cual como lo recordaba, con su trasfondo de sobreviviente y su cara básica: porque, por algún motivo que desconozco, siempre me sentí cómodo con su apariencia canónica. Cloud Sheppard es un bonachón siempre dispuesto a dar una mano donde haga falta, desviando un asteroide a punto de matar millones de inocentes, desbaratando una secta esclavista o salvando de la extinción a una raza de insectos. Volver a Mass Effect fue un viaje nostálgico y, a la vez, una forma de reconectar con la saga luego del traspié que resultó Andrómeda.

Mi experiencia en PC fue mucho mejor de lo que podría haber imaginado, comenzando por las bondades de estar corriendo en un hardware superior y terminando por confirmar que Mass Effect es una obra maestra que supera el efecto de la nostalgia. Para empezar el juego funciona perfecto y, si bien requiere que modifiquemos el archivo de configuración, corre en 1080p con sincronización vertical sin problemas. Es cierto que la comunidad de modders se encargó de actualizarlo, pero en mi experiencia la versión vainilla se sigue viendo verdaderamente hermosa.

Comfort Gaming - Mass Effect 06.jpg

Lo que más me llamó la atención es la fluidez de los movimientos, en especial la tasa de cuadros por segundo, y cómo impacta a la hora del combate. Tuve que volver a instalar la versión de Xbox 360 para refrescar mi memoria, pero la diferencia era más que evidente, y por algún motivo la versión retrocompatible de Xbox One S no aprovecha las ventajas del hardware. El sistema de control con teclado y mouse cambian radicalmente la experiencia, en especial para los que usamos sniper, porque a la hora de apuntar es muchísimo más sencillo compensar el retroceso de las armas. En pocas horas pasé de ser un defensor del joystick a un acérrimo amante del teclado y mouse, algo que no pensaba posible en un RPG y menos conociendo mi trasfondo consolero.

Mientras alcanzaba el clímax narrativo, me sorprendí reiterando las decisiones de siempre. Volví a salvar a la reina Rachni, me aseguré que Anderson ocupara su lugar en el Consejo y hasta jugué toda la aventura con Tali y Wrex. La discusión sobre la posible cura para la Genophage, justo antes de ese asalto trágico, tuvo la misma intensidad que la primera vez que lo jugué y el camino hacia el enfrentamiento final mantuvo la mística intacta. Luego quedé mirando los créditos con ganas de instalar Mass Effect 2, pero eso ya sería para otra entrega de Comfort Gaming.

Comfort Gaming - Mass Effect 04.jpg

Si jugás en PC Mass Effect no necesita una remasterización, sino una oferta que incluya todos los contenidos descargables y un parche que permita resoluciones superiores. Por supuesto que si sos uno de los privilegiados que puede jugar en 4K vas a querer texturas acordes a tu resolución, pero el usuario promedio puede seguir disfrutando de la épica odisea del Comandante Sheppard sin invertir más que una suscripción a EA Play. La remasterización va a ser genial para quienes no tengan una plataforma de generación anterior, así van a poder experimentar la trilogía actualizada con todos sus DLC. El sistema de combate, que en su momento fue revolucionario, puede que no haya envejecido tan bien. Se nota en la inteligencia artificial de los enemigos y en especial la de nuestros compañeros, pero el resto de la experiencia sigue siendo fantástica.

Volver a Mass Effect fue un viaje de veinte horas que necesitaba hacer para reconectar con mi pasado y con Cloud Sheppard, para calmar la ansiedad de cara al lanzamiento de Mass Effect: Legendary Edition y para salvar la galaxia una vez más. Pude cumplir la mayoría de estos objetivos, pero creo que mi estadía en la piel de Sheppard no fue suficiente como para saciar las ganas de seguir comandando la Normandy. Lo más probable es que siga con Mass Effect 3, porque es el que menos jugué de la trilogía y porque conozco Mass Effect 2 de memoria. ¿Ustedes también están esperando la remasterización o prefieren rejugarlos en PC? ¡Los leo en los comentarios!

Dejá tu comentario