Opinion

Comfort Gaming | Get Even y el marketing mal enfocado

Get Even llegó a Comfort Gaming por ser un gran thriller psicológico, pero quisieron venderlo como un juego de acción revolucionario y resultó perjudicado

Comfort Gaming es, además de un lugar para compartirles mi opinión, una forma de acercarles títulos que (por algún motivo particular) me gustaron y no recibieron el tratamiento que merecían, ya sea porque fueron opacados por otro lanzamiento o por problemas internos. Algunas veces el equipo de marketing encargado de vendernos los juegos, a través de trailers, sitios web y “descripciones creativas”, termina perjudicando el producto final. El público moderno no es tan ingenuo y doy por hecho que hoy en día casi nadie cree lo que aparenta ofrecer el primer tráiler de un un nuevo juego. De la misma forma leemos con reservas esos resaltados en letras llamativas que rezan frases como “¡Lo mejor que vimos en la E3!” o “Acción desenfrenada pero inteligente como nunca viste en tu vida”, todo firmado por medios dudosos o sacados de contexto de algún párrafo publicado en un sitio más popular. Todas esas estrategias de marketing, que personalmente detesto, son comunes desde que existe nuestra querida industria. Cuando se trata de un título AAA con una productora gigante detrás, es muy probable que no lo perjudique, pero si hablamos de un título de un estudio pequeño estas exageraciones de campaña pueden ser fatales.

GET EVEN - Trailer de Lanzamiento - Bandai Namco Latinoamérica

El párrafo anterior cuenta una historia que lamentablemente he visto reiterarse demasiadas veces, desde que soy parte del periodismo de videojuegos, viendo fracasar en ventas algunos títulos muy interesantes por los efectos de estas maniobras. Allá por 2017 Get Even fue una de esas víctimas y me gustaría rescatarlo del olvido, porque detrás de aquel intento de shooter psicológico había una narrativa a la altura de los mejores exponentes del género, pero de shooter casi nada y lo poco que supo tener era mediocre, aún en el mejor de los casos. Tanto The Farm 51 en su rol de desarrollador como su aparato de prensa se empeñaron en vendernos la sección de disparos en primera persona como algo novedoso, y aquellos los que lo compraron esperando un FPS salieron terriblemente decepcionados. Pero si dejamos de lado ese apartado el resto del juego es atrapante, innovador y cuenta una historia tan interesante que me resultó difícil de soltar, al punto que lo terminé en dos sentadas por un total de 12 horas y media de juego.

Get Even nos pone en la piel de “Black”, un ex militar devenido en mercenario. Un cliché de soldado norteamericano con un pasado turbio que ahoga sus recuerdos en drogas y alcohol. El protagonista perdió la memoria en una explosión al intentar rescatar a una joven secuestrada y despierta en un asilo haciendo un tratamiento para intentar recordar más detalles sobre el incidente. ¿Su motivación? No sólo recuperarse sino intentar conseguir pistas que lo lleven a encontrar a los responsables y así resolver el caso. En este asilo somos asistidos por una voz, que se presenta simplemente como “Red”, distorsionada con un vocoder que no nos deja discernir si se trata de un hombre o una mujer, pero nos guía a través del tratamiento. El resto del asilo está plagado de pacientes mentales, cada uno siendo tratado por un trastorno diferente y con una tragedia que contar que podremos revelar al revisar minuciosamente el entorno. El juego de The Farm 51 se sirve de artículos periodísticos, fotos, notas manuscritas y una buena cantidad de recursos para contarnos una historia, o muchas, todo depende de cuanto tiempo estemos dispuestos a invertir en la exploración.

Comfort Gaming - Get Even 01.jpg

La jugabilidad mezcla situaciones de acción y exploración de corte detectivesco, pero el corazón de la propuesta está en lo interesante de la progresión narrativa y cómo avanzamos en el caso. Experimentaremos todo en primera persona y nuestro mejor aliado será un teléfono, que a través de sus apps nos servirá de multi-herramienta. Usaremos el mapa con seguimiento en tiempo real de los enemigos, la luz ultravioleta para buscar pistas como manchas de sangre, el analizador para rastrear documentos (con un sensor de cercanía que de alguna manera los encuentra), el visor térmico, la cámara y un puñado de aplicaciones útiles. A la hora de la acción recurriremos a la “Corner Gun”, que es parte vital del argumento y básicamente nos permite disparar desde cobertura sin exponernos. El concepto detrás del arma es realmente interesante y nos será de gran utilidad, pero todo lo demás parece no haber pasado de la etapa de testeo. Las secciones de tiroteos, que sirven de nexo entre los momentos de exploración, son simples y demasiado rústicas. Los enemigos son todos iguales, mueren de un par de tiros al pecho o de uno a la cabeza y parecen tener la inteligencia artificial de uno de los Goombas de Super Mario Bros. Lo bueno de todo esto es que no moriremos demasiado durante las escenas de acción, ni representarán un verdadero obstáculo en nuestro camino. Lo mejor que podemos hacer es apurarlas y pasar a lo bueno de la propuesta, de hecho si se pudieran desactivar por completo el juego sería muchísimo más fácil de recomendar.

Todo lo contrario se puede decir del apartado narrativo. Get Even cuenta una gran historia, con vueltas de tuerca inesperados y un gran trasfondo para desentrañar. Desde el primer instante cada diálogo y artículo que encontremos será parte de un rompecabezas mayor, que se irá desenvolviendo y nos atrapará más y más. El desarrollo argumentativo esconde detalles en recortes, fotos y comentarios aparentemente inconexos, hay que prestar atención, pero a medida que vamos formando el rompecabezas el esfuerzo irá siendo recompensado. Los niveles esconden una serie de pistas y cada caso está representado por una pizarra dispuesta en una habitación donde podremos revisitarlos cuantas veces sea necesario. Hay dos razones para regresar a los niveles terminados y juntar todas las pistas, por un lado descubriremos una parte de la verdad oculta, por el otro desbloquearemos una arma nueva para elegir desde la armería. El armamento es un detalle casi cosmético, porque con una pistola y buena puntería podemos pasar todo el juego tranquilos, pero los secretos le dan otra perspectiva al juego, principalmente de cara al final. La conclusión de la historia es épica y me remontó a los mejores momentos de The Twilight Zone (piensen en Black Mirror si prefieren algo más moderno), y no voy a ahondar en detalles porque no me permito arruinarles la experiencia.

Comfort Gaming - Get Even 02.jpg

Get Even es un título de origen modesto, sin embargo desde lo técnico logra transmitir la historia de forma perfecta y de vez en cuando hasta nos regala algunos momentos de belleza. Quizás el único apartado que puede hacerle frente a su brillante guión sea el deslumbrante apartado sonoro. No sólo por los actores de voz, que logran plasmar las emociones necesarias según la situación (les recomiendo jugarlo hablado en inglés, ya que Bandai Namco se encargó de subtitularlo al castellano) sino por el increíble trabajo del compositor Olivier Deriviere. Es imposible reducir a palabras todo lo que puede llegar a generarnos en cuanto a inmersión y, sinceramente, a la hora de manipular nuestras emociones. Para darles un ejemplo en uno de los niveles Deriviere asignó una diferente altura de la nota Do al zumbar de la lámpara de cada habitación. A la vez decidió que el juego iba a ir grabando en tiempo real los sonidos que escuchemos según el orden en el que visitemos estos cuartos, y luego utilizaría esa grabación para generar un sonido que se va a ir acelerando según nos acerquemos al punto crítico de ese capítulo. El resultado es por momentos aterrador, a veces desesperante, y muy difícil de describir pero sin dudas único y genera el ambiente necesario a la perfección. Recuerdo con especial nerviosismo una exploración del asilo con un coro de pacientes gritando una y otra vez: “¡The paaaarty!”, que me mantuvo corriendo y esperando lo peor detrás de cada puerta.

Ese tipo de sensaciones son las que separan a Get Even del resto de los juegos que intentan contarnos una historia a través de una narrativa críptica, o que al menos requieren que hagamos más que sentarnos a mirar cinemáticas. Me gustan los títulos que me invitan a pensar, también los que me hacen investigar y atar cabos sueltos para descubrir toda la historia, siempre y cuando no me hagan perder el tiempo. Eso requiere un delicado balance y, al menos en este caso, todo vale la pena. Es cierto que las escenas de acción pecan de insulsas y adolecen de animaciones y colisiones rústicas, pero el costado narrativo es tan fuerte que aún al rejugarlo tres años después me mantuvo jugando un día completo hasta terminarlo. Afirmar que quedé emocionalmente agotado sería poco decir, y debo admitir que volví a perder la paciencia en algunas escenas de acción e infiltración, pero el placer de conocer el desenlace con lujo de detalle es algo que no cambiaría por todos los traspiés posibles.

Comfort Gaming - Get Even 05.jpg

The Farm 51 sabía que tenía una gran historia entre manos, también que podía contarla a través de una experiencia inmersiva en primera persona con mecánicas detectivescas que lo iban a diferenciar del resto, sin embargo introdujeron secciones de acción mediocres ¿Habrá sido parte del plan original o un requerimiento para hacerlo más atractivo al público en general? Nunca vamos a saber por qué, pero cuando el aparato de prensa de Bandai Namco lo vendió como un “revolucionario shooter psicológico” consiguió la atención de otro tipo de público que vió a través de esta campaña de exageración en cuestión de minutos y terminó sepultándolo. Pero la historia me gustó tanto que, aún entre la avalancha de críticas, se ganó un lugar en mi Comfort Gaming. Lo peor de todo es que Get Even es un juego diferente y podría haberse ganado un lugar en el corazón de los amantes de los thrillers a fuerza de un argumento sólido y una progresión atrapante, pero falló al intentar imitar a otras franquicias orientadas a la acción y lamentablemente lo publicitaron como tal.

Si son capaces de perdonarle su apartado de acción mediocre, les puedo garantizar una gran historia repleta de momentos inolvidables y contada de manera soberbia. Generalmente lo pueden encontrar en oferta en las tiendas digitales de Xbox One y PS4, pero si tienen Steam pueden comprarlo por apenas 330 pesos y seguramente puedan correrlo en alta con casi cualquier máquina ¿Lo conocían? ¿Qué juego les encanta pero sienten que no recibió la atención que merecía? ¡Los leo en los comentarios!

Dejá tu comentario