Opinion

Comfort Gaming | El desgaste de nuestros juegos favoritos

Aún los pilares del Comfort Gaming nos pueden llegar a aburrir y dejar pasar el tiempo es una de las mejores herramientas para evitarlo

No importa cuán fantástico sea el juego, lo más probable es que tarde o temprano nos terminemos cansando de jugarlo, es parte del ciclo natural del gaming. Salvo contadas excepciones, entre los que se encuentran los títulos multijugador competitivos y los buenos live games, la propuesta se vuelve reiterativa y hasta puede llevar a aburrirnos. Esto determina la vida útil del juego, que si bien puede extenderse a través de extras como logros y trofeos, DLCs o contenido desbloqueable in game, rara vez rompe la regla del cansancio. Por más que el título en cuestión sea uno de los pilares de nuestro Comfort Gaming, que hayamos invertido cientos de horas jugándolo o que seamos literalmente fanáticos de la saga: todos los juegos tienen un punto de desgaste y de vez en cuando hay que darles un descanso.

THE DIVISION 2 - WARLORDS OF NEW YORK - ANUNCIO MUNDIAL TRÁILER CGI

Cuando no estoy en apuros para analizar un juego, es decir que cuento con tiempo libre para invertir en mis Comfort Games, me dedico a jugar por antojo. A veces me pongo con el último título que compré, otras me sumerjo en las aguas del juego del momento y en algunas ocasiones vuelvo a los mundos virtuales en los que fui feliz. Este fin de semana largo se lo dediqué a saldar cuentas pendientes y regresar a viejos amores, conecté la Xbox One S al monitor y me dispuse a repasar mi biblioteca. El primer elegido fue Little Nightmares: con la continuación instalada en la PC, y casi cuatro años después de haberlo terminado, necesitaba volver a recorrer el siniestro viaje de Six y de paso jugar los 3 DLC que aún no había jugado. Me impactó la primera hora y me volvió a maravillar su ambientación lúgubre y opresiva, había pasado tanto tiempo desde la primera partida que todo se sintió nuevo una vez más. Lo que no recordaba tampoco era lo impreciso de los controles, algunas secciones pusieron a prueba mi paciencia y los tiempos de carga luego de cada muerte tampoco ayudaron.

Comfort Gaming - Desgaste 01.jpg

Al finalizar una vez más el juego me volvió a dejar ese amargo sabor y el nudo en la garganta que recordaba de aquella primera vez. Sin embargo, encaré los tres capítulos del DLC sediento de respuestas: ¿Qué secretos de Las Fauces serán revelados a lo largo de estos nuevos contenidos? La respuesta llegó en pequeñas dosis, la jugabilidad y el fantástico ambiente volvieron a robarse el protagonismo de la experiencia. Cada episodio giraba alrededor de una mecánica diferente, el sigilo, las plataformas, la cooperación con los duendes y los puzzles. Mientras tanto los DLC se iban conectando con la narrativa principal de forma sutil y erigiendo nuevas preguntas, volviendo a viejos escenarios tétricos y volviendo a presentar villanos inenarrables. La conclusión llegó por sorpresa tras una agónica carrera por la vida, el final fue el broche perfecto para la obra y me generó una mezcla de tristeza y angustia que será difícil de superar. Esta semana voy a jugar Little Nightmares 2, con la historia anterior fresca y las expectativas por las nubes.

Comfort Gaming - Desgaste 04.jpg

El segundo juego que retomé, luego de casi un año de ausencia, fue The Division 2. El Loot-Shooter de Ubisoft es uno de mis juegos favoritos de la generación saliente, tanto que lo compré en las tres plataformas disponibles, y lo dejé de jugar para poder dedicarle tiempo a otros live games. Como no cuenta con cross-save, mecánica que todos los títulos nuevos del editor estudio tienen, tengo un personaje diferente en cada plataforma y mi agente de Xbox estuvo durmiendo por un año y medio. En una primera instancia me sentí abrumado por la cantidad de números, menúes, partes de equipamiento y armas que tenía que tener en cuenta a la hora de gestionar mi personaje, pero en cuestión de horas ya estaba inmerso por completo en este fantástico universo creado por Tom Clancy. Lo primero que hice fue recuperar los sectores que perdí luego de la invasión de los Colmillos Negros, las misiones del endgame eran tan divertidas como las recordaba y tanto la exploración como el gunplay envejecieron como un buen vino de guarda ¿Cuántos shooters cooperativos han intentado crear un universo coherente, con un sistema de progresión que invite a seguir jugando a los viejos jugadores y a la vez sea atrapante para los novatos? The Division dio un gran primer paso en 2016 y su secuela lo perfeccionó tres años después, lo que consiguió Massive Entertainment es el balance perfecto entre misiones emergentes y una campaña entretenida, unida por uno de los mejores motores de acción de la actualidad. Luego de este fin de semana mi agente está listo para viajar a New York en el último DLC, con el equipamiento pulido y su especialidad (Demolition) lista para arrasar en La Gran Manzana.

Comfort Gaming - Desgaste 03.jpg

No les voy a mentir: los grandes ganadores, al menos si contamos a mi tiempo libre como un “premio”, fueron Warzone y Genshin Impact. La presión por terminar el Battle Pass de mi Battle Royale favorito es casi tan fuerte como la necesidad de visitar Teyvat a diario, completar todas las misiones disponibles, gastar la resina original y avanzar todo lo posible en el evento de Las Linternas de Liyue. Pero tener tanto tiempo libre me vino genial para ponerme al día con los DLC que quería jugar, reencontrarme con uno de mis juegos favoritos y dejar todo listo para continuar la aventura. Si no hubiera dejado de jugar The Division 2 con el ritmo frenético que me caracteriza, quizás hoy no habría lugar para este fantástico reencuentro. De la misma forma podría haberme saturado de Little Nightmares jugándolo varias veces, diluyendo la experiencia una y otra vez hasta grabarla en mi memoria, y haciendo casi rutinario el rejugarlo. Dejar descansar a los juegos de mi Comfort Gaming es una de mis formas favoritas de revalorizarlos, dejando pasar el tiempo para que los detalles se vayan de mi memoria y abriendo así una ventana de oportunidad para volver a jugarlos ¿Qué hacen ustedes con sus juegos favoritos, los juegan una y otra vez o los dejan descansar por unos años? ¡Los leo en los comentarios!

Dejá tu comentario