Opinion

Comfort Gaming | Final Fantasy XIV vs World of Warcraft

Los dos titanes indiscutidos entre los MMORPGs se disputan tu atención a través de su prueba gratuita ¿Cuál vende mejor su propuesta?

Los juegos de rol multijugador masivos (de ahora en más MMORPG por su nombre en inglés) conforman el género por excelencia dentro del concepto de Comfort Gaming. ¿Por qué son tan representativos, se preguntan? Porque la decisión de sumarse a la legión de jugadores que pueblan sus mundos persistentes siempre cuesta dinero y, para complicar aún más las cosas, por lo general requieren de una suscripción mensual para seguir jugando. Aún los juegos más populares como Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y World of Warcraft, que también requieren de una compra inicial, mantienen hoy en día este filtro. Por eso quienes no contamos con suficiente tiempo como para dedicarnos a jugar todos los días sentimos que terminaríamos perdiendo dinero, pero seguimos viendo desde afuera con ganas de ver de qué se trata este género tan amado por quienes conforman su nicho.

Aprovechando que estoy trabajando desde casa, y puedo permitirme más horas de juego, me dispuse a probar los dos MMORPGs que históricamente más me han interesado. Para eso descargué las versiones gratuitas de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y World of Warcraft y me propuse aprovechar todo lo que me permitía cada una por un lapso de diez días, luego del cual tomaría la decisión de suscribirme por un mes al juego completo. Quiero aclarar que ya tenía experiencia previa en ambos juegos, especialmente en el de Square-Enix, pero hacía más de 3 años que no los jugaba y esta sería la primera vez que probaría los Free Trials. Jugué WoW de lanzamiento hace bastante más de una década y ARR en PS3 y PS4, pero sería mi debut en PC con un mundo que acumulaba 3 expansiones que nunca había jugado.

FFXIV ARR 12.jpg

El juego de Blizzard tiene varias ventajas por ser uno de los pilares históricos del género. En primer lugar tiene en Azeroth, un mundo persistente en el que vamos a sentirnos como en casa, especialmente quienes venimos coqueteando con jugar MMORPGs durante los últimos quince años. Las trece razas core que World of Warcraft nos permite utilizar en su Free Trial son tan conocidas como queridas, seis para La Horda, seis para jugar en nombre de La Alianza y los Pandas que son un agente libre. Las clases de personaje también son sencillas de entender y ofrecen la información esencial del rol a cumplir resaltada en rojo ¿Vamos a jugar como un Tanque, dedicarnos a hacer daño (desde ahora DPS) o un Curador? Si tenemos eso en decidido desde antes de empezar el juego de Blizzard deja todo bien en claro.

Final Fantasy XIV: A Realm Reborn tiene el corazón de un JRPG y se nota desde el primer momento en que iniciamos el Free Trial. En primer lugar ofrece una experiencia mucho más cinemática, le da importancia a la historia y eso lo distancia de WoW. FFXIV, el original, fue un rotundo fracaso al punto que el estudio tuvo que rehacerlo desde cero y aprovecharon el cierre de aquellos servidores con un evento que daría pie al reinicio que hoy conocemos como ARR. Toda esa información es parte de la narrativa actual y la historia de Eorzea (el nombre del mundo in-game) está fuertemente ligada a la de nuestro personaje, así que aún comenzando como un novato pronto seremos parte de una trama repleta de personajes misteriosos, invocaciones de dioses primitivos y escándalos políticos.

WoW 04.jpg


Las razas que pueblan Eorzea son diferentes a lo que podríamos esperar de un MMORPG occidental. Ninguna tiene un trabajo o un rol predefinido, cumplen una función principalmente estética (que no es nada menor, ya que el juego se ve fantástico) pero tienen injerencia para determinar en qué parte Eorzea comenzaremos la aventura. Las clases son un tema aparte porque, si bien pueden ser encasilladas en los roles tradicionales, sus nombres son tan originales como confusos ¿Querés jugar como un guerrero? Elegite un Marauder. ¿Querés tirar magias desde lejos? Andá por un Thaumaturge, y si por error elegiste un Conjurer ahora sos un curador. Que no se malinterprete, Final Fantasy XIV explica bien cada clase, pero si lo comparamos contra WoW pierde en cuanto a lo intuitivo de la creación de primer personaje. Lo bueno es que si elegimos mal o nos quedamos con ganas de probar otra clase sencillamente equipamos un arma de otra clase y listo: no hace falta crear otro personaje, los niveles adquiridos son para la clase que estamos usando.

World of Warcraft es un juego que tiene más de quince años y se nota especialmente en la versión de prueba. Por más mejoras visuales que Blizzard ha ido incorporando, como los nuevos modelos de personaje, se sigue viendo anticuado. Si comparamos a los Goblins con una de las clases más antiguas las diferencias de diseño de las bases son muy notorias, algo que puede llegar a repeler a cierto tipo de jugadores. Lo mismo con las monturas, un Elfo de Sangre recibirá su caballo a nivel 20, que es el límite de nivel para el Free Trial, mientras un Goblin se maneja en un buggy 4x4 desde nivel 1. En esta comparación la forma de transportarse es una de las contras de WoW, si bien hay puntos de transporte desbloqueables nunca queda del todo claro cómo cambiar de ciudad. Justo antes de llegar al límite de nivel con mi Elfo de Sangre utilicé el Recomendador de Actividades, que me sugirió ir a defender un bosque marcando una ubicación al norte del mapa. Allí fui y me encontré con paredes, al parecer eso significaba que debía ir a una orbe de teletransportación y no correr a ciegas a la marca del minimapa. El problema es que el juego nunca me había presentado dicha orbe, de hecho se encontraba físicamente tan lejos que ninguna de las sesenta misiones que había completado me habían acercado a destino.

FFXIV ARR 07.jpg

Final Fantasy XIV: A Realm Reborn tiene un motor gráfico mucho más moderno, lo fue actualizando y por eso cerraron hace unos años los servidores de PS3 y migraron a PS4 a los jugadores de forma gratuita. En PC Eorzea se ve hermosa y los modelos de los personajes, sus armaduras, movimientos y habilidades sencillamente son increíbles. El nivel de detalle con el que podemos personalizarlos es atroz y no se limita a peinados, tatuajes o rasgos físicos (que desde el comienzo hay una cantidad importante) sino que podemos vestirlos con diferentes atuendos, teñir prendas y hasta armaduras. Square-Enix sabe que cuenta con un poderoso motor y lo aprovecha bien, de hecho si en lugar de luchar preferimos aprender un oficio podemos crear armas, armaduras, coser vestimentas, cocinar, las posibilidades de roleo son abrumadoras y todo está disponible en el Free Trial. En cuanto a los medios de transporte contamos con cristales de teletransportación gratuitos dentro de todas las grandes ciudades y uno en cada pueblo que podremos utilizar por un puñado de monedas. Además hay corrales de Chocobos que podemos contratar para movernos rápidamente entre locaciones sin cristales de teleport y, si seguimos las misiones de historia, podemos habilitar una montura propia.

Ambas experiencias gratuitas tienen limitaciones. WoW nos deja utilizar trece razas pero no nos deja probar algunas de las clases más interesantes, además tiene un límite de nivel bajísimo. Cuando alcancemos el nivel 20 nuestro personaje dejará de subir de nivel, pero podremos seguir recorriendo el mundo a nuestras anchas. Esto no sería tan grave si no nos forzaran a jugar con una bonificación constante del 100% de experiencia, haciendo que alcancemos el límite el doble de rápido. ARR tiene límites en cuanto a la comunicación, al igual que el juego de Blizzard, y deja afuera de los mercados y los clanes (Free Company) a los usuarios gratuitos. Sin embargo tiene un límite de nivel de 35 y da los bonus de experiencia en cascos, anillos o aros que podemos equipar o no, dejando en nuestras manos la decisión de apresurar el período de prueba. Además con sólo seguir las misiones de historia para el momento que alcancemos nivel 35 ya habremos jugado mazmorras por equipo, aprendido a perfeccionar el rol deseado con misiones de entrenamiento específicas, tendremos montura propia, habremos librado grandes batallas junto a otros jugadores y hasta explorado los primeros diez pisos del Deep Dungeon.

WoW 05.jpg

La progresión tanto del personaje como de la narrativa, siempre comparando sólo el contenido de las versiones gratuitas, es mucho más clara y llevadera en Final Fantasy XIV. Al final de la prueba sentí que estaba embarcado en una grandiosa aventura épica repleta de cinemáticas hermosas, había recorrido las tres grandes ciudades y había generado un vínculo con mi personaje. Por el otro lado en World of Warcraft hice tres personajes, jugué sus diferentes comienzos y siempre alcancé rápidamente el límite de nivel. Con ninguno llegué a conectar, de hecho las más de 140 misiones que hice en total se sintieron genéricas y pasatistas, la mismísima definición de grindeo. La cinemática inicial me invitó a sumergirme en una batalla épica y elegir un bando, mientras la jugabilidad incluida en el Free Trial no se preocupó por incorporarme a la narrativa en ningún momento. Kilómetros de texto acompañaron cada pequeña misión courier y, si bien comencé leyendo todo, al final lo terminé salteando para ver si venía alguna aventura destacable ¿Spoilers? Nunca llegó.

FFXIV ARR 11.jpg

Luego de esta comparativa terminé eligiendo Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y compré la versión de Steam que incluye 30 días de suscripción. Cuando termine ese período les voy a contar mi experiencia con la versión completa, con clanes, vendiendo en los mercados de Gridania e intentando completar la historia. La pregunta que más me hago en estos momentos es: ¿Perderé el interés cuando se terminen los 30 días incluídos? Porque, a diferencia de Wow, el juego de Square-Enix no tiene el precio de suscripción localizado y por más que se pueda pagar con la Steam Wallet sigue costando su precio en dólares. World of Warcraft tiene todos los beneficios de una suscripción en pesos y una tarifa localizada, pero no me resultó atractiva su versión de pruebas. Sin embargo no descarto darle una chance al juego completo antes de fin de año, dadas las facilidades de pago y la expansión Shadowlands próxima a llegar. De todas formas voy a ir compartiéndolo con ustedes paso a paso. ¿Juegan Final Fantasy XIV: A Realm Reborn o World of Warcraft? Los leo en los comentarios.

Dejá tu comentario