loader image

CD Projekt retrasa el segundo parche de Cyberpunk 2077

A esta altura parece que los problemas nunca van a terminar para CD Projekt Red. Después del lanzamiento desastroso de Cyberpunk 2077, las demandas y el posterior hackeo, ahora la empresa está sufriendo las consecuencias del ataque.

La actualización 1.2 debía salir en febrero, de acuerdo al cronograma publicado por el estudio a finales de diciembre junto a las disculpas para los usuarios de consolas de anterior generación. Pero parece que habrá que esperar a la segunda quincena de marzo, porque el hackeo atrasó el trabajo.

‘Si bien queríamos entregar el parche 1.2 para Cyberpunk 2077 en el período de tiempo que detallamos, el reciente ataque a la infraestructura del estudio y el tamaño de la actualización significan que esto, lamentablemente, no sucederá’, dijo la empresa en la cuenta oficial de Twitter.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FCyberpunkGame%2Fstatus%2F1364607741680115717

“El objetivo para el parche 1.2 va más allá de nuestras actualizaciones anteriores. Hemos estado trabajando en numerosas mejoras y correcciones de calidad general, y todavía tenemos trabajo por hacer para asegurarnos de hacerlas realidad. Con eso en mente, ahora apuntamos a su lanzamiento en la segunda quincena de marzo”.

Esta noticia está conectada con un reporte de Bloomberg que asegura que la mayoría de los empleados de CD Projekt Red, que están trabajando desde su casa, no han podido conectarse a la red virtual de la compañía por semanas, imposibilitándoles acceder a los archivos y las herramientas para seguir con el desarrollo.

El portal dice que CD Projekt Red le habría pedido a varios trabajadores que envíen sus computadoras personales al departamento técnico para asegurarse que no hayan sufrido la instalación de malware durante el ataque.

Además el hackeo habría expuesto información personal de los empleados, incluyendo su documento polaco y los detalles del pasaporte, a punto tal que el estudio les habría pedido que congelen sus cuentas e informen de la filtración.