Análisis

ANÁLISIS | Carto es un adorable viaje de fantasía

Con gráficos adorables y puro alma y corazón, la encantadora aventura de Carto nos va a hacer reordenar el mundo

La vida es buena para los Cartógrafos que, observando el mundo desde los aires, trazan sus mapas y le dan forma al terreno. La joven Carto y su abuela viajaban en su nave cuando la pequeña decide jugar con el mapa, lo que atrae una tormenta y causa el accidente que le hará caer a tierra, desde donde deberá encontrar el camino de vuelta a su hogar. Es una historia simple, sencilla, pero también extremadamente efectiva. Veamos el mapa de ruta.

Carto - Launch Trailer - Nintendo Switch

Carto parece diseñado para ser un libro de cuentos que se puede jugar, y hay varios elementos que aprueban esa teoría. Bastará un vistazo para comprobar que su apartado gráfico es sencillamente hermoso, colorido, de formas suaves y agradables. Tanto el diseño de sus protagonistas como de los mundos que habitan aluden a ilustraciones de libros infantiles. Es prácticamente imposible no caer ensimismado ante el encanto a la vista, que se complementa con una banda sonora simpática, que se funde perfectamente con los gráficos.

Más allá de su estética, Carto es primariamente un videojuego. Más exactamente, un videojuego de exploración y resolución de puzles, todos ellos utilizando la mecánica central que llama a nuestro mayor interés: como buena Cartógrafa, Carto puede tomar trozos del mapa y re-acomodarlos para alterar el mundo. La única condición es que los segmentos adyacentes queden apropiadamente conectados por el mismo tipo de terreno. Es decir, si hacia el oeste vemos el nacimiento de un río, el siguiente trozo de mapa debe continuar el trayecto de agua. Lo mismo ocurre con praderas, bosques, desiertos, tundras heladas, cumbres volcánicas y otros lugares que visitaremos en nuestro periplo.

carto_01.jpg
La estética es muy agradable

La estética es muy agradable

La solución a muchos puzles requiere de objetivos simples: conectar un mapa a otro para acceder a los nuevos fragmentos, y luego explorar estas nuevas tierras para—seguramente—hallar más piezas del mapa. Los personajes que encontraremos en nuestro viaje nos darán pistas de qué hacer a continuación, con la adición de algún consejo mucho más concreto si preguntamos repetidas veces. Pero estas soluciones simples pronto van tomando matices más abstractos.

Algunos puzles requieren que asumamos la presencia de un fragmento “invisible” de terreno, que se descubrirá a sí mismo si colocamos las piezas del mapa de forma específica; por ejemplo, si colocamos el inicio de un bosque de un lado y el final del bosque al otro lado, dejando un espacio vacío en el medio, podríamos descubrir el centro del bosque en el espacio previamente vacío. Es una idea interesante, pero su funcionalidad no es constante durante la aventura, y quizá esa sea una de las pocas verdaderas falencias del juego: Carto no suele seguir sus propias reglas.

carto_02.jpg
Podemos (y debemos) reordenar el mapa

Podemos (y debemos) reordenar el mapa

No es algo particularmente malo, en especial por el encanto infantil al que todo el juego alude, pero sí es cierto que algunas soluciones se alejan de las reglas establecidas de antemano, sacando nuevas reglas de la galera, que desaparecerán en el próximo puzzle. Siento que algunos de sus acertijos los resolví casi de casualidad. La dificultad de los mismos puede variar de muy elemental a sorprendentemente críptico (si no saben leer ángulos es posible que se traben bastante en un puzzle en particular), y es ese subibaja de dificultad lo que me descolocó brevemente durante mi tiempo de juego; aunque nunca lo suficiente como para perder el encanto.

Debo decir, además, que si bien el sistema de mapa funciona muy bien, me hubiera gustado que se experimentara mucho más con el mismo. Durante la mayoría de la aventura iremos moviendo de a una casilla del mapa a la vez, y sólo en las etapas finales el tamaño y forma de los fragmentos cambia para ofrecer desafíos más elevados. Hay buenas ideas y mucho potencial en el sistema, pero debido a las características del juego, su duración, y el público al que aparenta apuntar, no hay tanta variedad de conceptos para explorar.

carto_03.jpg
Explorando el bosque

Explorando el bosque

Así y todo, Carto es una experiencia magnífica. Puede que sus puzles basados en su mecánica de mover piezas del mapa sea su factor más interesante, pero su narrativa no debe ser menospreciada. No se trata de ninguna aventura compleja—ni siquiera hay un antagonista; es sencillamente la historia de una niña que debe encontrar la forma de regresar a su hogar, recorriendo tierras fantásticas y conociendo personajes en su camino; todos ellos colmados de personalidad y carisma. Es simplemente un juego encantador que puede ser disfrutado por jugadores de todas las edades; algo que es mucho más difícil de lograr de lo que uno esperaría.

Realmente no hay mucho más que decir. Carto no abusa de su presencia y se va de nuestras vidas dejándonos lo justo y necesario para apreciar sus cualidades. Incluso, para aquellos que quieran más desafíos, es posible obtener más contenido si resolvemos una serie de puzles secundarios y secretos. Al terminar el juego podremos acceder a todas las áreas del mismo, de manera que si nos perdimos de encontrar algunas piezas en etapas anteriores, ahora es nuestra oportunidad de regresar y terminar el trabajo. Es un lindo detalle que le da al juego un poco más de longevidad, que bastante falta le hace.

carto_04.jpg
Sobreviviendo en el desierto

Sobreviviendo en el desierto

Carto es adorable. Una historia simpática con una protagonista colmada de un contagioso entusiasmo por la aventura en la que se ve envuelta, dispuesta a ayudar a todo el que se cruce en su camino para continuar su propia ruta de regreso a casa. Todavía siento que se queda muy corto en varios apartados, pero no porque los haga mal… sino porque no los hace lo suficientemente extensos. Uno se va del juego deseando haber visto más del mismo. Mucho más. Que un juego te deje con ganas de más al terminarlo siempre es una buena señal… aunque la despedida sea tan agridulce. Por un lado, por la felicidad de los tiempos vividos durante el viaje. Por el otro, por tener que decirle adiós.

Hasta que nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

Embed

CARTO

27/10/2020 (PC, XBOX, PS4, SWITCH)
8.5

Completé Carto luego de 6 horas de juego, habiéndome colgado en un par de puzles de dificultad un poco más elevada. Sus pequeñas falencias pueden ser perfectamente ignoradas en beneficio de todo lo que hace bien; aunque la sensación de que el juego dura mucho menos de lo que parece va a permanecer con nosotros. Recomendado para todas las edades.

Dejá tu comentario