Noticias

Call of Duty: Black Ops: un informe revela pésimas condiciones laborales

Algunos trabajadores de Treyarch narran sus terribles experiencias como empleados del estudio

Tristemente, ya es moneda corriente tener que leer informes sobre trabajadores en la industria de los videojuegos explotados durante el proceso de desarrollo. En el día de ayer, Kotaku publicó un extenso informe sobre las lamentables condiciones de trabajo en Treyarch, el estudio desarrollador de la serie Call of Duty: Black Ops, enfocado específicamente en el desarrollo del último juego de la serie, Black Ops 4.

El informe, hecho posible gracias a las declaraciones de 11 diferentes miembros del equipo de desarrollo, narra las pésimas condiciones a las que se vieron sometidos los trabajadores detrás de Black Ops 4. Por más que luego del también complicado desarrollo de Black Ops 3 la empresa haya prometido aprender de los errores cometidos, la escena que describen los empleados sigue siendo funesta.

Black Ops 4 recibió no uno, sino dos reboots internos, en los que pasó de tener una campaña que mezclaba elementos cooperativos y competitivos a una clásica campaña de un jugador, para finalmente eliminar la campaña por completo e incluir un modo Battle Royale, que luego sería nombrado Blackout.

Este mal manejo del proyecto, sumado a que Activision, la distribuidora del juego, decidió mover la fecha de lanzamiento un mes más adelante para competir con Red Dead Redemption 2, llevó a extremas condiciones de trabajo que involucraron largas horas de lo que se conoce como crunch.

Los empleados llegaban a trabajar horas extras “no obligatorias” (pero que igualmente sí se esperaba que cumplieran), haciendo 12 horas por días incluyendo a veces fines de semana y feriados. Si bien se les remuneraba estas horas a un valor más elevado, para algunos esto no era suficiente debido a los altos costos de vivir en Los Ángeles, donde se encuentra el estudio. Para otros, ese extra en su salario no justificaba el precio que pagaban con su salud mental. Empeorando las cosas, algunos ejecutivos recibían bonos millonarios que bajan la moral del equipo.

Quienes más sentían el peso de estas condiciones eran los QA testers, encargados de encontrar y reportar bugs en el juego. Algunas de las situaciones que narran los testers son realmente nefastas. Además de los días de 12 horas, aquellos que debían cumplir aquel horario en las noches de verano (de 10:00 PM a 10:00 AM) se encontraban con que les apagaban los aires acondicionados en las oficinas y que sus quejas caían en oídos sordos. No sólo eso, sino que también, entre otras cosas, se les prohíbe fraternizar con empleados de otros sectores del estudio, su estacionamiento está a 10 minutos de la oficina y su descanso para almuerzo es obligatorio pero no pago.

Este maltrato a los testers viene de una horrible preconcepción por parte del estudio de que los testers hacen un trabajo carente de habilidad y fácil de reemplazar. Es quizás por esto que los testers que trabajan en Treyarch no son empleados de la empresa, sino trabajadores por contrato eventual ofrecidos por una empresa llamada Volt.

Al no ser parte de Treyarch o de Activision, estos empleados reciben todavía menos beneficios: no tienen bonos, no se los incluye en encuestas de satisfacción, no se les otorga vacaciones pagas y para poder tomarse feriados pagos (que ni siquiera son todos los feriados del año) necesitan cumplir con un determinado número de horas trabajadas, entre las que no se cuenta las horas extra que hacen.

El informe deja más que en claro que la industria de los videojuegos en general tiene gravísimos problemas a la hora de ofrecer condiciones de trabajo dignas para quienes la integran, pero no es el primer informe de este tipo. Siempre terminamos leyendo sobre cómo los trabajadores tienen que declarar a la prensa de manera anónima estas situaciones a la espera de que poner el foco sobre ellas traiga el cambio que tanto se necesita. Lamentablemente, hasta que las cosas no mejoren no nos quedará otra que esperar al próximo informe que detalle la triste situación que ya no se puede ignorar.

Temas

Dejá tu comentario