Análisis

ANÁLISIS | Call of Duty: Black Ops Cold War

Call of Duty: Black Ops Cold War rescata la esencia del original y lo trae a los estándares modernos, con el gunplay de siempre y algunos traspiés

Año tras año Activision nos invita a jugar su shooter bélico que, por más que a muchos les pese, ha logrado mantener un estándar de calidad a través del tiempo. Luego del exitoso reboot de la franquicia Modern Warfare en 2019, hoy en día mi Call of Duty favorito, y el suceso de Warzone es el turno de Black Ops. Por primera vez Treyarch está acompañado por Raven Software, pero no sólo para encargarse del multijugador sino para compartir el peso de brindar una campaña a la altura del clásico original. El resultado de su trabajo en conjunto es bueno, Call of Duty: Black Ops Cold War brinda una campaña divertida y espectacular digna del mejor blockbuster hollywoodense, con un alto factor de rejugabilidad y una importante cantidad de contenido para alimentar los modos multijugador.

Call of Duty®: Black Ops Cold War - Official Launch Trailer

La campaña nos lleva a los ochenta y retoma la narrativa del primer Black Ops, por lo que vamos a poder jugar con personajes clásicos como Alex Mason y Frank Woods, mientras seguimos las órdenes de Russel Adler en su cruzada por capturar al legendario espía Perseus. La progresión nos pondrá en control de todos ellos, pero también de un nuevo integrante del equipo con el nombre en código “Bell” al que podremos nombrar, asignar género (o no) y definir su trasfondo, incluyendo dos perks a elección que impactarán en la jugabilidad. Lejos de spoilearles la historia, porque es realmente interesante, es destacable lo espectacular que resulta en todo momento. En lugar de caer en lugares comunes, el contexto de contraespionaje le permitió a los guionistas explorar otro tipo de misiones de infiltración y guardarse la acción frenética para ciertos momentos en particular. En lo personal, el final me dejó con ganas de rejugarlo, y tiene diferentes variaciones por lo que no descarto una nueva partida con una dificultad mayor.

Además de las misiones lineales, Call of Duty: Black Ops Cold War tiene dos misiones secundarias que se pueden hacer en cualquier momento, pero antes tenemos que completar un puzzle. Las pistas están esparcidas por las campaña y son vitales para revelar la respuesta al acertijo que bloquea cada misión secundaria. Me resultó divertido buscar las pistas escondidas, porque son útiles y no un coleccionable más que conseguir, y después al juntarlas tenemos que resolver el problema en sí. Lo mejor de todo es que las soluciones cambian para cada jugador, no estoy seguro de cuántas combinaciones hay pero son suficiente como para que no sea tan fácil encontrar la respuesta en internet. Este desafío ayuda a la inmersión tanto como tomarse el tiempo de leer los informes y hablar con el resto del equipo.

Análisis Black Ops Cold War 06.jpg

Hubo una época en la que estábamos acostumbrados a que la campaña de cada Call of Duty sea uno de los puntos altos, eso cambió durante la mayor parte de esta generación y fue recién Modern Warfare (2019) la entrega que le devolvió la calidad a la saga. Black Ops Cold War mantiene ese estándar de calidad y es notable lo bien optimizado que está, inclusive en la versión de PS4. La tasa de FPS es constante y garantiza una experiencia fluida sin perder fidelidad visual, lo mismo se mantiene en el resto de los modos multijugador: el trabajo de Treyarch y Raven Software, al menos en cuanto al apartado visual y el rendimiento, es sobresaliente aún en comparación con la entrega anterior.

En cuanto al apartado multijugador, hay un poco para cada tipo de público, desde 6 vs 6 o 12 vs 12, hasta un nuevo modo que soporta hasta 40 jugadores en simultáneo. Aquellos jugadores que van directo al mosh pit tienen clásicos como Team Deathmatch, Kill Confirmed, Free for all y Domination, mientras quienes prefieran una jugabilidad más estratégica pueden jugar Hardpoint, Control o Search & Destroy. Los modos recurrentes conservan la esencia de siempre y gran parte de la victoria depende de nuestro conocimiento de los mapas que, por ahora, son únicamente 8.

Análisis Black Ops Cold War 03.jpg

Entre las novedades, Black Ops Cold War incorpora tres nuevos modos: VIP nos hace escoltar y proteger a un compañero hasta el punto de extracción, no hay respawn pero antes de morir quedamos derribados y podemos ser rescatados. Combined Arms (Assault o Domination) enfrenta a dos equipos de 12 jugadores en versiones extendidas de los mapas, con vehículos como motos de nieve o tanques. Este modo aprovecha el potencial de los mapas como Armada, que se desarrolla entre dos buques enfrentados en el medio del mar y lleva la experiencia a un nivel superior. El último se llama Fireteam: Dirty Bomb y soporta 40 jugadores en squads de cuatro en un mapa aparte y por objetivos, tenemos que recolectar uranio y detonar bombas que van contaminando los sectores. Al comienzo puede resultar caótico, en especial porque incorpora mecánicas propias de Warzone como caer en paracaídas, tener que rematar a los enemigos y equiparnos placas antibalas, pero sin duda es una bocanada de aire fresco.

Black Ops Cold War marca el regreso del modo Zombies, que despierta pasiones desde su primera aparición, y lo hace con tres propuestas. Por un lado tenemos Onslaught, que nos lleva a recorrer los mapas del multijugador con un compañero, mientras limpiamos oleadas de zombies, siguiendo la orbe que nos protege. Por el otro el clásico Die Maschine, que cuenta con un mapa propio y presenta las mecánicas clásicas, despachamos oleadas de zombies mientras conseguimos recursos para abrir atajos y mejorar nuestro equipamiento, al superar la décima oleada -y cada cinco posteriores- podemos llamar al helicóptero e intentar una extracción. Ambos comparten un sistema de progresión para mejorar tanto las habilidades únicas del modo, como el comportamiento de las armas. Finalmente el modo Dead Ops Arcade 3, que ofrece una experiencia más relajada, ideal para jugar con amigos, con una perspectiva aérea y munición infinita.

Análisis Black Ops Cold War 04.jpg

La progresión de la carrera tiene un límite de 55 niveles, luego del cual pasaremos a los rangos de prestigio, con recompensas aparte. Podemos crear nuestro loadout, personalizando las armas hasta con 5 attachments, tres perks de habilidades y hasta incluir un Field Upgrade. Además contamos con una Wild Card, que cambia las reglas de ese loadout en particular, permitiéndonos equipar dos armas primarias, seis perks (dos de cada categoría), también hay una que nos deja elegir varios perks de la misma categoría, equipar 9 attachments por arma, entre otros. La incorporación de esta mecánica cambia radicalmente la experiencia y permite un nivel de personalización nunca visto en la saga, dando pie a armas realmente monstruosas como snipers con ADS casi instantáneo y combinaciones de perks que permiten que te transformes en un silencioso ninja inmune a los radares. Lo más llamativo es que, por primera vez, los puntos de experiencia que ganamos en todos los modos, incluido zombies, impactan en el progreso de la carrera y hasta en las armas.

El contenido en general es suficiente como para mantenernos jugando online, aprendiendo los pormenores de cada modo, al menos hasta la actualización de diciembre. Si bien aún no hay una fecha en concreto, ese parche traerá el Battle Pass y conectará definitivamente la experiencia con Warzone. Sin embargo es innegable que los ocho mapas incluídos, al menos en los modos de 6v6, se vuelven viejos rápidamente. Los modos nuevos son una adición más que bienvenida a la adictiva rutina del mosh pit, en especial Combined Arms y VIP, y aprender a sobrevivir a las oleadas de zombies no es tarea sencilla, pero sí una muy divertida.

Análisis Black Ops Cold War 07.jpg

El lanzamiento de Black Ops Cold War estuvo repleto de bugs, desde denuncias sobre crasheos y problemas en las versiones next gen, hasta progresos reseteados. En más de veinte horas con el juego encontré varios problemas: se rompe el chat de voz en crossplay, algo que aún no se soluciona, y cuesta mucho lograr que el juego muestre online a los contactos a través de diferentes plataformas. Esto último parece solucionarse al abrir Blizzard App desde una PC, por más que estés jugando en una consola, pero imagino que se resolverá en un futuro parche. Lamentablemente el modo zombies presenta la mayor cantidad de bugs, a veces cerrando el juego inesperadamente y otras impidiendo que se pueda interactuar con los menús. En mi caso particular parece haberse resuelto al reinstalar los modos, pero sigue habiendo denuncias de controles desconectados al azar y progreso reseteado.

Call of Duty: Black Ops Cold War está a la altura de la saga, con una campaña brillante y modos multijugador repletos de contenido, sin embargo la experiencia online se ve opacada por un puñado de desprolijidades, menúes feos, pocos operadores iniciales e ítems cosméticos insulsos. Además el tema de los bugs es difícil de pasar por alto, en especial porque estamos hablando de estudios con todos los recursos necesarios para entregar una experiencia pulida, y tras más de quince horas de multijugador les puedo asegurar que le falta mucho trabajo para alcanzar el estándar de calidad que dejó Modern Warfare. Es un juego con un futuro interesante y un presente divertidísimo, pero con problemas que no esperaba de un lanzamiento de Call of Duty.

Embed

COD: BLACK OPS - COLD WAR

13/11/2020 (PC, PS4, PS5, XONE, SERIES S|X)
8.0

Pasé más de 20 horas jugando Cold War, de las cuales 6 horas invertí en la campaña y el resto en los diferentes modos multijugador. El gunplay está a la altura de las expectativas y el multi es divertidísimo, pero los bugs y los ítems cosméticos necesitan una actualización urgente.

Dejá tu comentario