Opinion

Ubisoft y el precio de la tibieza

Sea bueno o malo, el nuevo Watch Dogs deja en claro las desagradables mañas de Ubisoft.

Es que, como sus actos en el mundo real, la intencionalidad de sus lanzamientos mucho que desear. Comportamientos que dejan en evidencia desde hace años el modus operandi de la compañía.

Si querés saber si Watch Dogs Legion es bueno, si es divertido, o por lo menos, si a nosotros nos está gustando, podés leer nuestras Primeras Impresiones acá. Pero en esta nota no vamos a analizarlo en profundidad, sino que vamos a ver una de tantas aristas de este lanzamiento, como la actitud de Ubisoft al lanzar este tipo de juegos, aprovechando por completo el espeso clima sociopolítico que se vive en el mundo.

image.png
¡Liberar un pueblo oprimido nunca fue tan divertido!

¡Liberar un pueblo oprimido nunca fue tan divertido!

En esta nueva aventura de Watch Dogs no hay un héroe central, alrededor de quién gira la trama. Ni siquiera un equipo de intrépidos hackers que dejan todo en la cancha por la causa. Esta vuelta, los héroes son gente normal, como vos o como yo. Porque ahora más que nunca la pelea está en las calles, la pelea por la igualdad social y el control de nuestros destinos es ahora. Eso es lo que nos vende Ubisoft, mientras realizamos todo tipo de actividades criminales para desarticular Albion, la PMC que funciona como nueva policía en esta Londres totalitaria del futuro.

Y en el clima que vivimos hoy día, este mensaje resuena muy fuerte. La idea de que hoy tenemos que gritar más fuerte que nunca para que las grandes corporaciones no pisoteen nuestros derechos, y que el cambio está ahí afuera, en la calle, son las premisas que mueven todas las movilizaciones por la igualdad de derechos que inundan las redes sociales. Pero en Watch Dogs Legion este esfuerzos de los muchos que se hace poco a poco, día a día, se disminuyen en un puñado de actos vandálicos, y listo, el distrito está liberado de la opresión. Ubisoft utiliza el poder evocativo de los símbolos, pero no se compromete con la lucha de nadie. Saca en limpio moralejas de tercer grado, como que los malos son malos y da el día por terminado.

Watch Dogs: Legion: Launch Trailer | Ubisoft [NA]

De la misma forma que ninguno de los Watch Dogs anteriores hizo mecha con el verdadero mensaje, porque llega un momento en que se minimiza tanto el acto de la revolución urbana que deja de ser, ni hablemos de creíble, termina siendo irrisorio. Y por supuesto, esta tercera entrega no es la excepción. Lo único que lo hace diferente, y más desesperante, es que es la tercera vez que somos víctimas de la misma jugada.

Esto viene después del papelón que hicieron con su juego móvil, Elite Squad. Los estudios internos se creyeron tanto el chamuyo de Ubisoft, de que sus juegos no son políticos, que utilizaron la imagen del puño negro y la asociaron con una temible “organización sin rostro que quiere construir un nuevo orden mundial.” Y lo mejor de todo es que nos invitaban a pelear contra ellos. Esto fue a fines de agosto, un momento sumamente delicado, con protestas en todo el mundo, que pedían una sola cosa, igualdad.

image.png
La Londres del futuro cercano está bajo una fuerza militar totalitaria y solo nosotros podemos detenerlo. ¿Quienes? ¡Nosotros! ¡Todos!

La Londres del futuro cercano está bajo una fuerza militar totalitaria y solo nosotros podemos detenerlo. ¿Quienes? ¡Nosotros! ¡Todos!

Por supuesto, Ubisoft pidió disculpas por semejante error, como hace siempre. Pero al mismo tiempo —como hacen siempre—, no dudaron en capitalizar con la publicidad que todo el escándalo generó. Pero eso no es una casualidad, porque ya es parte del modus operandi de la compañía. Hacer uso de las causas populares de los invisibles, para ganar atención, interés y empatía, y después no hacer absolutamente nada con eso. Terminar lavándose las manos como si fuéramos nosotros quienes pedimos que se trataran estos juegos en los videojuegos. Algo que nunca haríamos, porque nosotros sabemos mejor que nadie —y ha quedado demostrado muchas veces— que en la mayoría de las ocasiones, el medio no tiene la madurez aún para tratar temas reales.

image.png
Este puede ser el mejor Watch Dogs hasta la fecha, pero ese no es el punto.

Este puede ser el mejor Watch Dogs hasta la fecha, pero ese no es el punto.

Ubisoft aprovecha la oportunidad para hacer uso de imágenes, ideologías y movimientos sociopolíticos, pero no se compromete con ninguno. Y no solo no se compromete, sino que cuando lo señalan, hacen todo en su poder para separarse, y dejar en claro que sus juegos “No son Políticos”, no sea cosa que alguien con ideas diferentes a las que presentan en sus juegos, decida no comprarlo.

Y como no podía ser de otra forma, la parte más interesante del nuevo juego de Ubisoft no es la trama que tejieron para los jugadores, sino toda la narrativa personal que ocurre entre los varios sistemas dinámicos que nos provee de nuevos personajes para juntar a la causa. Queriéndolo o no, crearon un gran motor de narrativas emergentes alrededor este movimiento. Es una lástima que todas las palabras que salen de la boca de estos personajes y la supuestamente inteligencia artificial que maneja todo de fondo, es súper vacío e insulso, pero por lo menos podemos llenar todos los espacios vacíos con nuestra propia historia.

Dejá tu comentario