Opinion
E3

La pandemia no mató a la E3, murió de causas naturales

Con los planes para E3 2021 es un buen momento para analizar qué fue de la E3 y por qué no tenemos que comernos el verso de la pandemia.

Con la E3 lanzando manotazos de ahogado para mantener su escasa relevancia en la industria actual, parecería haber quedado la narrativa de que la E3 murió por la imposibilidad de hacerlo en 2020. Pero la verdad es que ya se encontraba en la cuerda floja en 2019, y aún si hubieran podido hacerla en 2020, tarde o temprano el resultado iba a ser el mismo.

La semana pasada se filtraron los planes para la próxima E3, una convención que buscará “transformar la experiencia E3 para 2021” y hará todos los esfuerzos por recuperar su lugar en la industria. Se va a tratar de un evento totalmente online que incluirá un show de premios, una noche preliminar y presentaciones de dos horas de varios grandes distribuidores y socios de la industria’. Y si esto no te llama la atención, no nos sorprende.

imagen.png
Después de 24 años consecutivos, la E3 fue cancelada en 2020.

Después de 24 años consecutivos, la E3 fue cancelada en 2020.

La debilitación de la E3 comenzó con el crecimiento de PAX y el streaming en general. De repente, la gran convención de Los Angeles tenía competencia interna, porque lo que comenzó como una simple exposición indie, se convirtió en una de las exposiciones públicas de videojuegos más grandes del mundo. Hasta ese momento, su preocupación había sido los grandes focos internacionales, como Gamescom en Europa y Tokyo Games Show. Pero con PAX abriendo las puertas al público, ofreciendo además de pruebas de juegos futuros, charlas de diseñadores, periodistas y allegados, se hizo claro que el modelo de E3, exclusivo para la prensa, tenía los días contados.

Además, en el último tiempo todas las grandes compañías aprendieron a comunicar sus propias noticias. Ya no necesitan de un magnánimo evento como este para hacerle llegar las novedades al público, cuando tienen redes sociales y canales de YouTube y Twitch.

imagen.png
La E3 fue, durante muchos años, la meca de los videojuegos.

La E3 fue, durante muchos años, la meca de los videojuegos.

La E3 nació durante la época de las revistas de gaming. En un momento donde las fuentes de noticias eran limitadas, y un ejército de periodistas se mudaba a Los Angeles durante una semana, para no dejar de subir noticias durante tres días en su sitio web. Pero en el momento que Internet lo cubrió todo, y las presentaciones de Microsoft, PlayStation y Nintendo empezaron a transmitirse abiertamente por Internet, la integridad de la E3 empezó a peligrar. Cada vez había menos razones para enviar un ejército de corresponsales y menos razones para subir contenido alocadamente, si la prensa se enteraba de las novedades al mismo tiempo que el público.

Aún así, el valor de la E3 para los desarrolladores era gigante. Porque mientras los soldados corrían de un lado a otro, llevando noticias candentes al bunker, en los cuartos de hotel se mostraban demos, manos eran estrechadas y contratos firmados. Pero de nuevo volvemos a una industria que es muy diferente a la que era años atrás, porque sino no le hubieran soltado la mano, como lo empezaron a hacer hace unos años.

It's Ridge Racer!

Primero Nintendo en 2013, dejando su conferencia en vivo por las ahora ya conocidas Nintendo Direct. Aunque mantuvieron su presencia en el piso, se sintió la falta de la conferencia. Tres años después, EA decidió no presentarse más, organizando su propia “convención” a pocas cuadras del Los Angeles Convention Center, algo que Activision imitó en cierta medida. Y finalmente PlayStation en 2019, antes de que siquiera supiéramos qué significa “Coronavirus”, siguió el ejemplo de Nintendo con sus State of Play, prefiriendo largar información en ráfagas cortas a lo largo del año.

Y por todas las razones que dimos antes, esto tiene sentido. Los tiempos cambiaron. La industria cambió. Y sobre todo, la forma en que consumimos las noticias cambió. Hoy no rinde una panzada de información nueva, cuando el diario de hoy vence antes de que acabe el día.

Seguro, la E3 2021 es algo real. Y lo será por algunos años más. El nombre es fuerte todavía, y en una industria que no entiende de unificación o de agasajos, hay lugar y tiempo de sobra para intentar cosas nuevas. Pero mientras que es posible que haya una E3 2024, es muy difícil que veamos en el tiempo una E3 2030, ya que su disolución, sea cuando sea, será una muerte anunciada.

Dejá tu comentario