Opinion

Gaming en cuarentena: El fino equilibrio entre perder la cordura o la billetera.

Préstenme sus oídos, gamers viejos y nuevos, porque lo que les cuento va a resguardar sus bolsillos.

Uff, 2020 ¿no? Así nomás. Este año ni terminó y ya encapsula en sí mismo la Ley de Murphy. La ley que dictamina sin miramientos que ‘si algo puede salir mal, saldrá mal.’ Pero en 2020 la Ley de Murphy parece estar en loop. Las cosas estarían peor todavía si no tuviéramos hobbies en qué descargar nuestra tensión, que encima tiene que acatar reglas específicas, como ser dentro de casa, y no involucrar la presencia de otros en la periferia. El gaming calza perfecto.

Fue normal para nosotros refugiarnos en nuestro amado medio cuando 2020 se puso espeso, allá lejos por principios de año. Y mientras muchos hábiles escapistas redescubrían su backlog, otros lo descubrían y se enamoraban por primera vez. Pero estos dos reclusos tienen y por siempre tendrán algo en común, que el gaming parece cada vez más empeñado en amenazar, su billetera.

imagen.png
¡Como I Am Bread pero en la realidad!

¡Como I Am Bread pero en la realidad!

Es hermoso llenar de flores al gaming y hablar de todo lo lindo que nos produce y nos permite vivir, pero a veces no podemos evitar mirar el lado feo de la industria. Y más ahora, que parece mostrar una creciente voracidad; la sombra de las microtransacciones ya se cierne sobre nosotros hace algunos años, como expectante y sigue amenazando con arrasarnos. Y resulta que cuando estamos encerrados en casa, jugando durante muchas más horas a estos juegos, con este tipo de sistemas implementado, estamos mucho más expuestos a caer en la tentación. Y esto no es una teoría, porque tenemos la evidencia a la mano:

Hace muy poco Activision-Blizzard anunció que en el período de los últimos tres meses hizo 1.2 Mil Millones de dólares, ¡solo con microtransacciones!

Es posible que a muchos leyendo, esto no los alarme. Pueden pensar que son inofensivas, tan solo otro modelo económico que la industria está “probando”, pero no podrían estar más lejos de la realidad. Están buscando instalar las microtransacciones para quedarse, y eso bien podría firmar el fin de la originalidad en el gaming.

imagen.png
Acá tienen una foto del Juego del Año, no necesariamente por lo bien que le fue.

Acá tienen una foto del Juego del Año, no necesariamente por lo bien que le fue.

Como ocurrió con el crash de la industria en los años 80, porque había demasiados juegos falopa, que no valían ni un cuarto de su valor, pronto podemos tener una invasión de juegos como servicio que nadie pidió, o más sistemas gacha que buscan acaparar nuestra atención en un mismo juego durante un largo plazo, gastando dinero continuamente. El resultado futuro está en como nosotros respondamos en este momento, cuando recién empieza.

Estos alarmantes números fueron revelados durante una de las conferencias con los accionistas de la compañía, donde anunciaron que durante el período entre julio y septiembre, ese fue el monto recaudado solo con microstracciones. Esto es una mejora de un 69% del mismo período el año pasado. Esta alza se explica, en parte por la pandemia, pero también por la aceptación general del sistema. Y antes de que se pierdan en lo chistoso de ese famoso número, el total de sus ganancias en ese período fue de 1.95 mil millones de dólares, lo que deja bien claro que ganancias por ventas de juegos y otro tipo de ingresos, cada vez son menos relevante en el balance total; ¡y que mucho más de la mitad de sus ganancias son solo microtransacciones!

Version 1.1 "A New Star Approaches" Trailer | Genshin Impact

El éxito de Genshin Impact lo demuestra. Se trata de un juego AAA gratuito, que ofrece muchísimas horas de diversión en su paquete estándar, es decir, sin poner un peso, pero después de decenas de horas, se vuelve evidente que mientras más te acercas al final, más tediosa se hace la experiencia si no pones aunque sea algunos dólares. Y lo que es peor, el juego te da un poquito de esa moneda jugando, para que lo pruebes, y obvio, si podés quedar enganchado, mejor. El sistema gatcha, típico en juegos japoneses, es muy peligroso porque como con las loot boxes —o la caja de chocolates de la mamá de Forrest—, nunca sabes lo que te va a tocar. Y tiene ese valor de ‘esta vez me va a tocar’.

De este lado del mundo dicen que estos sistemas están a la altura de apostar. O si no es igual, produce los mismos efectos en las personas, refiriéndose en particular aquellas que tienen problemas para controlar estos impulsos. Pero que puedas ver lo que vas a comprar, tampoco es una solución satisfactoria, porque para lograrlo, están encerrando detrás de esa “pared de pago” un montón de características que hace diez años venían incluidas en cualquier juego como un ‘plus por tu mango’, sea skins o personajes extra. En occidente las empresas alardean que sus microtransacciones no incluyen elementos pay-to-win, e ignoran felizmente que la capacidad de personalizar al personaje, es un elemento muy importante de cualquier juego.

imagen.png
EA está gastando millones para

EA está gastando millones para "arreglar" Anthem...

Activision-Blizzard tiene muchos juegos, y la gran mayoría son pagos. Gratuitos tienen Hearthstone, Heroes of the Storm y Warzone —por supuesto, todos con microtransacciones— pero después hay muchos otros, de pago, que también tienen integrados estos sistema. ¡Es decir que no hay escapatoria!

Y además, aumentaron el valor de los juegos Next-Gen a 10 dólares más, por la inflación y el aumento de los costos de desarrollo, mientras invaden nuestros juegos con sistemas para que les sigamos pagando una vez que ya les compramos el juego. ¡Fulero!

imagen.png
Fortnite es, hoy por hoy, el juego como servicio por excelencia.

Fortnite es, hoy por hoy, el juego como servicio por excelencia.

Nadie dice que estos sistemas sean malos en sí mismos. Seguramente hay un lugar y un modo para su implementación. Pero como están las cosas ahora, es imposible no tener la sensación que estamos lentamente cayendo en una trampa diseñada por las grandes corporaciones del gaming, para darnos la impresión de que estamos pagando menos, pero a la larga vamos a pagar mucho más, por las mismas cosas.

El aumento en las ganancias en operaciones virtuales, además de su aceptación, es una clara evidencia de que estuvimos demasiado tiempo en casa, mirando a la pantalla. Y esto está perfecto, pero no cuando lo que estamos mirando en pantalla es la sección de microtransacciones, porque nos estamos debatiendo una vez más si podemos tirarle unos manguitos más, para que nos de eso que tanto queremos obtener, no es tan divertido. Ese no es el gaming que queremos ahora ni nunca.

Dejá tu comentario