Opinion

El retorno de las mascotas al gaming

¡Master Chief y Kratos llegan a Fortnite y el mundo del gaming implosiona!

Hubo alguna vez una época del gaming más simple y risueña. Una época donde toda una compañía, que hacía juegos de todo tipo, podía ser representada por un simple personaje. Sea un fontanero de dudosa procedencia italiana o un puercoespín atolondrado, en aquellas épocas, todo era posible. Pero con el tiempo el impacto de estas “mascotas” se fue diluyendo, y terminaron quedando como símbolos de una época, más que una marca.

Como si de Beatles se tratara, con el tiempo las queridas mascotas hicieron su propio camino, algunas desaparecieron en la oscuridad y otros brillan aún hoy, como las más brillantes estrellas. Pero que Sonic siga vivo, después de los varios destratos por parte de SEGA, es un verdadero milagro. Este bichito azul se mantuvo vivo gracias a presencias esporádicas en otros juegos, y para la sorpresa de todos, fueron los más chicos quienes lo mantuvieron vivo. Después de ser quemados más de una vez, los fans originales no querían saber más nada con él, pero sus hijos, son otra historia. ¿Quién hubiera dicho en 1991 que casi treinta años después estaríamos yendo a verlo al cine, al lado de Jim Carrey ni más ni menos, otra joya de los 90? ¡El circulo se completó de la mejor manera!

Sonic The Hedgehog (2020) - New Official Trailer - Paramount Pictures

Y hablando de los 90, para cuando PlayStation se puso en carrera, “fiebre de las mascotas” estaba muriendo, pero eso no quiere decir que no lo intentaron: Polygon Man, Crash Bandicoot, Jack & Daxter, Ratchet & Clank, todos estos personajes fueron un intento de establecer una mascota que represente a la marca, pero para cuando llegaron, la moda había pasado. Eso no quiere decir que, en el medio, no surgieron de forma orgánica otras mascotas, como Pikachu, Vault Boy con la resurrección de Fallout, ¡y hasta Angry Birds! Estos tres personajes específicamente, mostraron el camino para las mascotas del futuro, no necesariamente ligados a un juego y expandiendo su alcance a cuantos medios puedan meter mano.

Por eso no podemos culparlos. El efecto “mascotas”, por diseño o chiripa del destino es algo muy poderoso que deja una marca indeleble en el inconsciente de los fans, a tal punto que hoy muchos las llevan tatuadas en su corazón, ¡o su piel! Es por eso que muchas marcas siguen persiguiendo el concepto.

A fines de los 90, cuando la moda murió, se pensó que las mascotas eran "cosas de chicos", pero en realidad, empezaron a quedar chicas. Se siguieron utilizando con el intento de conectar con una audiencia más madura, pero entre su crecimiento individual y la madurez de un medio que ya abarcaba casi todas las temáticas, no había necesidad de disminuir su representación a un puñado de personajes.

image.png
Crash Bandicoot fue lo más cercano que PlayStation estuvo de tener una

Crash Bandicoot fue lo más cercano que PlayStation estuvo de tener una "mascota tradicional", y aunque no tuvo ese legado, mantener su apoyo a Naughty Dog fue la mejor decisión que tomaron.

Hoy podemos ver que mantienen la fuerza de siempre, no solo en los chicos sino en todos los fans del gaming. Por eso, ahora Master Chief y Kratos llegaron a Fortnite. ¡Qué hermoso momento para estar vivo! Y qué raro también. Qué raro que dos personajes insignia de dos de las fabricantes de consolas más grandes compartan un mismo espacio en un juego multiplataforma. Ese… ¡es el poder del dólar!

Antes, las mascotas no eran solo insignias, representaban un estilo y un potencial. Eran decididamente diferentes, y con un propósito específico. Eran mucho más que el juego que protagonizaban. Hoy son personajes que, a diferencia de los de ayer, están ligados intrínsecamente al juego y ya no a la plataforma o el medio. Hay muchos fans de Nathan Drake en el mundo, pero casi nadie de ellos conoce a Naughty Dog por nombre. Lo mismo con Master Chief, Bungie y 343 Industries no tienen tantos fans como el militar de casco verde, porque lo que importa es que para jugar esos juegos debes tener una Xbox o una PlayStation.

image.png
Fortnite sigue haciendo historia y derribando barreras, ¿será Nintendo el próximo?

Fortnite sigue haciendo historia y derribando barreras, ¿será Nintendo el próximo?

Hoy las mascotas representan otra cosa, y ni siquiera apuntan a los gamers. La mejor evidencia de esto es Sonic. El puercoespín azul recuperó su popularidad de los 90 a fuerza de apariciones en otros juegos. Y fue tal su popularidad que permitió crear una película basada en el personaje, llevado a cuestas de la nostalgia que nos produce, porque no tiene un juego titular en años, a excepción de Sonic Mania, que es básicamente un motor de nostalgia.

Esta nueva vida de Mascotas explica el desembarco de estos personajes en un juego multiplataforma, el resultado de una ecuación que cambió hace muchos años. PlayStation y Xbox quieren presencia, donde sea y cómo se consiga. Quieren que sus mascotas estén en la mayor cantidad de lugares posibles, y si eso significa la consola de la competencia, bienvenido sea. Después de todo, no hay tal cosa como “mala publicidad”.

image.png
El shopping

El shopping "abandonado" que Epic compró para ser, en el futuro, su nueva oficina central.

Y lo mismo va para Master Chief y Kratos en Fortnite. Su presencia en el juego de Epic no busca ser una publicidad glorificada, sino un estandarte. Su aparición busca ser una entrada para jugadores jóvenes que no hayan vivido las aventuras de estos personajes, y tal vez, verlos aparecer en su juego favorito hace que les pique el bichito de comprar una PlayStation o una Xbox.

En una época más inocente del gaming, podíamos pensar que las mascotas eran algo propio, más que una insignia corporativa. Hoy, las empresas siguen persiguiendo ese sentido de pertenencia, pero la presencia de estos personajes es tan ubicua, que es difícil no sentirnos guiados de la mano, a hacer una compra que favorezca una empresa u otra. Ni siquiera el mismo Fortnite, que ya está acostumbrado a romper barreras, y crece a pasos tan agigantados, que con los vueltos que genera el juego gratuito Fortnite ($95 millones de dólares), compraron un complejo de 9.000 metros cuadrados para formar su nueva sede central.

Dejá tu comentario