Opinion

Blizzard está muriendo bajo el peso de una gran pila de dinero

En los últimos tres años, la compañía perdió el 30% de sus jugadores.

Blizzard era el prototipico “Estudio Cool”. Hoy seguro es difícil de creer, porque hay pocos estudios tan “corporativos”, pero en los 90, Blizzard era el estudio que más representaba a los gamers. Así es como surgió BlizzCon, un espacio donde fans de todos los juegos de la compañía podían unirse en un mismo espacio y compartir sus pasiones, e incluso jugar a esos juegos en gigantescas LAN que duraban más de un día. Todo esto, por supuesto, antes de World of Warcraft. Ese juego lo cambió todo.

En sus orígenes Blizzard fue una compañía que rompió esquemas. Cuando Diablo salió al mercado, no se convirtió en el éxito legendario que fue su secuela, pero irrumpió en el mercado con gran fuerza, ofreciendo un tipo de juego que muchos no sabían que querían, un punto medio entre los clásicos RPG, con historia y exceso de estadísticas y estrategia, el resultado fue un cambio en el paradigma del género RPG, y una ola de clones de Diablo. Así fue como Blizzard construyó su imperio, a través de buenas decisiones, siempre guiadas por un estándar de calidad que los fans esperaban de ellos. Así también quedaron en el camino juegos como la aventura gráfica de Warcraft y Starcraft Ghost,

imagen.png
Desde hace casi una década, Blizzard está involucrado en varias noticias con luces negativas.

Desde hace casi una década, Blizzard está involucrado en varias noticias con luces negativas.

Blizzard siempre supo leer el mercado, pero sobre todo, siempre supo cómo satisfacer a sus fans, porque los escuchaban, estaban atentos a sus necesidades sobre todas las cosas. Así llegaron hasta World of Warcraft. ¿Para qué hacer Warcraft 4 cuando podemos crear un mundo entero donde todos pueden jugar juntos? Entendiendo los deseos de sus fans llegaron al juego que lo cambió todo. De ese momento en adelante, Blizzard se convirtió en una compañía que soportaría el juego más grande del mundo, en vez de seguir apoyando el deseo de sus fans, construyendo nuevos mundos. Pasaron los años, y como los tiempos, las corporaciones cambiaron. Sobre todo cuando se vuelven mega corporaciones, como el caso de Blizzard. Así, dejaron de escuchar a sus fans y empezaron a escuchar a otras voces en la periferia de la industria.

Este camino terminó en 2008, cuando Activision compró Blizzard y se fusionaron en una misma compañía. No es que ese día Blizzard haya muerto, sino que fue el fin de un largo período de cambios, cuyos resultados podemos ver hoy. Hoy, Blizzard —mejor dicho, Activision-Blizzardcada vez hace más dinero, mientras que sus juegos son cada vez menos jugados. En los últimos tres años, Blizzard perdió el 30% de su base de jugadores. Pero claro, eso no es algo que les vaya a molestar porque ellos están en este juego para hacer dinero ¡y dinero están haciendo nomás! Mientras los jugadores abandonan sus juegos, las ventas dentro de estos juegos ya se encuentran en los 2.28 mil millones de dólares, casi el doble del mismo período en 2020.

imagen.png
Jeff Kaplan, director de Overwatch, fue uno de los últimos pesos pesados en abandonar la compañía.

Jeff Kaplan, director de Overwatch, fue uno de los últimos pesos pesados en abandonar la compañía.

Las razones de esta sangría son muy variadas. Sin dudas hay una pérdida de identidad por parte de la compañía, una que está ocurriendo hace muchos años, pero que llegó a un límite con el lanzamiento de Warcraft III: Reforged, la esperadísima remasterización del clásico de 2002, que terminó con menos de la mitad de las mejoras que prometieron. Y diferente, pero igual de mala, fue la crisis con el jugador profesional de Hearthstone, Chung “Blitzchung” Ng Wai, a quien Blizzard suspendió por hacer público su apoyo a Hong-Kong. Estos dos eventos, de muy distintas índoles, fueron la gota que colmó el vaso para muchos fans. Estos dos momentos, mostraron la verdadera cara de Blizzard y dejaron en evidencia el cambio que la compañía viene sufriendo desde hace años.

Pero si nos alejamos de las cosas que pasaron por fuera de sus juegos, en el último tiempo, Blizzard tampoco escucha a sus fans, en lo que a juegos respecta. Más allá del lanzamiento de World of Warcraft Classic, tanto Overwatch como Heroes of the Storm vienen sufriendo de actualizaciones que dejan cada vez menos satisfechos a sus jugadores. Desde pobre balanceo hasta modificaciones del meta que hacen los juegos online menos “divertidos”.

Diablo 2: Resurrected - Official Reveal Trailer | BlizzConlin 2021

Pero Blizzard no se retiró del desarrollo de videojuegos, es más, hace mucho que no tiene tantos proyectos simultáneos en el horno, después de mucho tiempo sin lanzar nada —el último gran lanzamiento fue Overwatch en 2016— lo que tiende a desmotivar a los fans, pero en verdad, Blizzard tiene muchos proyectos sobre la plancha, entre ellos la esperada secuela a Overwatch, Diablo Immortal, el juego móvil gratuito, la anticipadísima remake de Diablo II, y por supuesto, Diablo IV, además de la próxima expansión de World of Warcraft.

Estos últimos detalles nos dejan la pauta de que los ingresos no van a parar de llegar, porque siguen construyendo plataformas para estas ganancias. Lo que queda por ver es si los viejos fans (¿o nuevos?) estarán a bordo para estas nuevas aventuras. ¿Podrá Blizzard recuperar la confianza de sus fans? ¿Podrán hacerlo solo a fuerza de buenos juegos, sin cambiar sus políticas recientes? Solo el tiempo dirá.

Dejá tu comentario