Análisis

Análisis | Ghost Of Tsushima Director's Cut, la máxima expresión samurai

Sucker Punch entrega la versión definitiva de la historia de Jin Sakai con una expansión que explora su atormentado pasado.

Incluso cuando llegaba con bastante hype y entusiasmo, ni la persona más optimista en Sucker Punch veía venir el tremendo éxito que tuvo Ghost Of Tsushima. Sobre todo creo que lo que más habrá tomado por sorpresa al estudio es el tremendo apego y cariño que el público le tomó a lo que ahora se empieza a asomar como una de las franquicias más importantes para Sony (que ya está desarrollando una película basada en el juego). La estructura de mundo abierta tradicional, los campamentos para liberar extremadamente familiares o un tercer acto un poco flojo, no impidieron que millones y millones de personas se enamoraran con la historia de Jin Sakai y con la isla de Tsushima. GoT se convirtió en uno de los éxitos más importantes de 2020 y ahora quiere volver a atraparnos con un Director’s Cut que, en PlayStation 5, ofrece una experiencia super completa.

Ghost of Tsushima Director's Cut - Launch Trailer | PS5, PS4

Pero primero hablemos del elefante en la sala, es decir, del modelo de negocios que eligió Sony para comercializar esta versión. Lo primero que hay que dejar en claro, es que en un sistema bastante confuso y con muchas variaciones: si ya tenías el juego base en PS4 y querés tener la nueva versión en esa misma consola, vas a tener que pagar 20 dólares adicionales. Si tenés una PS5 y tenías el juego ya comprado en PS4 (o su versión retrocompatible), vas a tener que poner 30 dólares adicionales; esto se debe a que la versión de nueva generación tiene varias mejoras a nivel visual y soporte adicional para el DualSense. Pero si tenías el juego en PS4, pagaste 20 dólares para tener la Director’s Cut en esa plataforma y de repente te cayó una PS5 del cielo, vas a tener que poner 10 dólares adicionales para tener las mejoras next gen. Si no tenías el juego base, en PS4 esta versión cuesta 60 dólares y en PS5 cuesta 70. Como dije, es sumamente confuso.

Que una expansión cueste alrededor de 20 dólares no creo que sorprenda a nadie y de hecho todo el acto que se suma con la adición de la Isla Iki es más que contundente para justificar el precio. El hecho de tener que pagar 30 dólares sólo por las mejoras visuales next gen sí me parece que puede llegar a hacer un poco más de ruido. Sobre todo cuando no se ha sido demasiado coherente con respecto a cuándo se cobra o no por el soporte de nueva generación, tanto en los propios juegos first party de Sony como en el resto de la industria. No brindar de manera gratuita aunque sea las funcionalidades del DualSense para aquellas personas que ya compraron el juego pero que no están interesados en el nuevo contenido, es medianamente reprochable y más se embarra la cancha cuando un modo totalmente adicional y muy completo como lo es Legends fue entregado de manera gratuita poco tiempo después del lanzamiento del juego original.

image.png

La realidad es que el mote de “Director’s Cut” no es más que una manera más marketinera de decir “Edición Definitiva”; a fin de cuentas, esta nueva versión de Ghost Of Tsushima es el equivalente a tantas otras que compilan todo el contenido lanzado hasta la fecha pero, en este caso, cuenta con mejoras técnicas y más contenido. Lamentablemente muchas de las mejoras son exclusivas de nueva generación como, por ejemplo, las opciones de resolución 4k que alteran entre un modo que prioriza los cuadros por segundo a unos constantes 60 y otro que propone una alta fidelidad y que si bien en la teoría debe tener algún que otro bajón de fps, en la práctica no noté caída alguna y el rendimiento me resultaba óptimo. Probablemente en algún video de Digital Foundry los números dirán que en ese modo de alta fidelidad el juego no corre a 60fps pero honestamente siento que, sea cual sea el caso, este es el modo a utilizar, sobre todo si tenés una pantalla 4k.

El resto de las novedades técnicas vienen del lado del DualSense y es una de las mejoras más influyentes en la experiencia. GoT ya era un juego que utilizaba los efectos climáticos para un valor dramático y visual de alto calibre, pero ahora sentimos todo eso en nuestras manos. El viento, los truenos, la lluvia, entre muchos otros efectos, son un disfrute total gracias al control de PS5 y realza la emoción de muchas cinemáticas o hasta resignifica mecánicas como la de utilizar el viento para que guíe nuestro camino. También vamos a sentir la música de una manera totalmente distinta tanto a la hora de tocar la flauta como de componer haikus; cada parte de la experiencia está trabajada para aprovechar esta tecnología y realmente vale la pena. El combate también va a resultar más intenso, sintiendo cada bloqueo y espadazo con mucha fidelidad; incluso hay algunas sutilezas a nivel sonoro que el control ofrece y que se aprecian mucho mejor que con el DualShock 4.

image.png

El apartado sonoro también recibió mejoras contando ahora con soporte para audio 3D y arreglando la sincronización de los labios si es que decidías jugar la historia con voces en japonés. En la versión anterior, si ponías ese tipo de doblaje el lip sync estaba completamente roto y se rompía bastante la inmersión. Gracias a las capacidades de la PS5 eso ahora está arreglado pero al tratarse de algo que puede hacer esa consola en tiempo real, no es algo que esté disponible en la Director's Cut de PS4. Por lo menos esa es la explicación oficial por parte de Sony.

Sin embargo, el plato fuerte de esta nueva versión de GoT es la expansión que nos lleva a la Isla de Iki, a la que vamos a poder acceder luego de haber completado el primer acto del juego. Esta nueva aventura se mete a fondo en el pasado de Jin Sakai y va a terminar resignificando varios acontecimientos que le sucedieron a su familia y que ya habían sido contados durante la campaña original. Sin ánimos de spoilear, sólo voy a decir que terminamos yendo a esta Isla ya que nos enteramos de una posible nueva invasión mongol comandada por una chamán llamada “El Águila”. Luego de perder el control de nuestra embarcación, vamos a quedar encallados en la costa de Iki para luego ser capturados por las fuerzas enemigos. Allí, El Águila nos dará de beber una especie de veneno que le va a llenar la cabeza a Jin de alucinaciones, visiones y manifestaciones de sus peores pesadillas o recuerdos.

image.png

A nivel argumental, el resultado es una historia mucho más íntima y menos predecible que la original. Explorar el pasado que Jin tenía en esta isla, conocer más sobre lo que el Clan Sakai hizo en Iki es sumamente interesante y atrapante, con varias revelaciones que nos harán dudar tanto a nosotros como a Jin sobre qué es correcto y qué no. Además, esta expansión retoma el aspecto más sobrenatural que GoT ya había explorado en el modo Legends; en este caso lo incorpora con las alucinaciones, las cuales aparecen tanto en momentos predefinidos como en situaciones aleatorias recorriendo el mundo abierto o cuando ejecutamos cierta acción por primera vez en la Isla. También resulta muy interesante completar misiones secundarias que nos muestran cómo es el día a día de los habitantes de la Iki, quienes van a tener mucho para decir sobre la manera en que el Clan Sakai se manejó durante su estadía.

La estructura de las misiones es bastante continuista con respecto a lo hecho en la campaña principal; en ese aspecto no hay una mejora notable. Lo que sí sucede es que vamos a contar con algunas habilidades nuevas como la posibilidad de atropellar a enemigos con nuestro caballo o nuevas técnicas y mejoras para nuestro personaje. La principal diferencia a nivel jugabilidad, de todos modos, viene del lado de un notable aumento de la dificultad. Incluso cuando en mi caso retomé la partida luego haber terminado el modo historia original, sentía que no estaba preparado para el desafío que propone esta expansión. Todos los enemigos parecen ser más despiadados y encima ahora van a estar rodeados de chamanes que les dan un buff de energía y fuerza. Incluso misiones secundarias, como participar en un torneo de duelos marciales, van a resultar más difíciles y van a exigir que usemos todo nuestro arsenal.

image.png

Para hacer frente a eso vamos a tener nuevas armaduras legendarias y también vamos a tener que prestarle mucha más atención que antes al sistema de amuletos y encantos. Gracias a la posibilidad de amar loadouts para cada armadura, vamos a poder tener un equipamiento distinto y específico para cada situación. Así es cómo vamos a poder preparar una cierta armadura que se acomode mejor al sigilo, otra que realce los efectos de las armas de Jin, otra que se especialice en arquería, etc. Es un sistema con el cual interactué mucho más que en mi primera experiencia con el juego y que le agrega un componente estratégico mayor.

Por suerte hacen su regreso las misiones mitológicas con recompensas contundentes y con un gran diseño audiovisual. Además hay nuevos objetivos para hacer por el mundo abierto y en lo particular me gustaron unos que tienen que ver con cómo Jin se relaciona con los animales de la Isla a través de la música, algo que a su vez lo conecta con su madre. Pero ya sea cumpliendo misiones o simplemente cabalgando por ahí, la Isla de Iki es (a la igual que la de Tsushima) un placer de recorrer y un deleite para nuestros ojos como pocas veces se ha visto. GoT continúa siendo uno de los juegos más bellos jamás creados y esta nueva locación propone playas impactantes, campos de batalla tomados por la naturaleza que son tanto espeluznantes como preciosos y todo tipo de bosques y montañas que nos van a quitar el aliento.

image.png

Obviamente que en PS5 todos los atributos visuales de la obra de Sucker Punch resaltan aún más, al punto de sentirse prácticamente como un título de nueva generación. Por supuesto que si lo ponemos lado a lado con algo como Ratchet & Clank Rift Apart (más allá de las obvias diferencias estéticas) quizás no tiene elementos como ray tracing o algunos otros avances tecnológicos, pero eso no quita que se vea de manera descomunal y que sea uno de los mundos abiertos más atrapantes para explorar.

Si a todo el juego base le sumamos lo que propone la expansión de Iki y todo el contenido que se le fue y se le irá agregando al modo Legends, hoy por hoy Ghost Of Tsushima es uno de los paquetes de contenido más completos y redondos que Sony tiene para ofrecer en su catálogo de títulos exclusivos. Tanto a nivel singleplayer como multijugador, Sucker Punch está haciendo un gran trabajo para mantener viva la llama de uno de los éxitos más grandes del año pasado y parece que este es sólo el comienzo. Por supuesto que quedan dudas sobre su modelo de precio y el debate continuará acerca de qué debería ser gratuito o qué debería cobrarse (hay que entender también que incluso las mejoras next gen llevan tiempo y costos de desarrollo), pero eso no le quita valor a esta épica samurai. La leyenda de Jin Sakai ya ha pisado fuerte tanto en Tsushima como en Iki, ¿cuál será su próximo destino?

Embed

GHOST OF TSUSHIMA DC

20/08/2021 (PS4/PS5)
8.5

Dejá tu comentario