Análisis

RECALCULANDO: Hannibal (segunda temporada)

La serie basada en el universo del asesino y caníbal Hannibal lecter sigue siendo un verdadero deleite para los ojos.
Avatar de Damián Silberstein

Por: Damián Silberstein

Una serie basada en una aclamada saga de libros y peliculas suena, a priori, como una manera un tanto oportunista de explotar una franquicia que ya dio buenos resultados en otros ambitos. Pero alcanza con ver apenas el episodio piloto de “Hannibal” para darnos cuenta que este ciclo televisivo, llevado a cabo por reconocido guionista y productor Bryan Fuller, es una gran adhesion a la siniestra historia de este psiquiatra canibal.

La serie se ubica antes de los eventos de la excelente pelicula “Dragon rojo”, precuela de “El silencio de los inocentes” y nos presenta al personaje de Will Graham, un experimentado investigador criminal quien trabaja para el FBI persiguiendo la pista de un asesino serial. La habilidad particular de Graham para meterse de lleno en la investigacion le genera algunos trastornos de comportamiento, como “blackouts” (en los que no recuerda donde estuvo durante algunos periodos de tiempo).

Para tratar estos sintomas, el superior de Graham lo envia a que se atienda con un prestigioso psiquiatra, quien tambien colabora en las investigaciones del FBI, al tener un gran conocimiento en la mente criminal. Este profesional no es otro que Hannibal Lecter. Al tratarse de una “precuela de precuela”, en la serie nadie conoce, por ahora, que Lecter tambien es un asesino serial y un amante de la carne humana.

La primera temporada concluyo con el arresto de Will Graham, a quien Lecter literalmente “le hizo una cama” para hacer pensar a todos de que el era el “Chesapeake Ripper”, un asesino serial que el FBI estaba rastreando. El segundo año de “Hannibal” arranco literalmente con todo. Ya en la secuencia inicial del primer episodio vemos una violenta, y brillantemente filmada, escena de pelea entre Jack Crawford, el superior de Graham en el FBI, y Lecter. Luego de un desenlace que nos deja a todos con la boca abierta, la accion se va unas semanas para atras.

Alli vemos a Graham internado en un instituto psiquiatrico donde aguarda el juicio en el que se lo acusa de ser un asesino serial. Desde su confinamiento, el investigador del FBI empieza a recordar, al juntar piezas de rompecabezas en su mente y logra descifrar que fue Lecter quien lo indujo a esos trastornos de personalidad para hacerlo pasar por un criminal mientras el cubre sus rastros y sigue matando gente para luego comersela.

Paralelamente a esto, otra serie de asesinatos brutales comienzan a aparecer y Graham, ayuda al FBI a intentar resolverlos para tambien demostrar su inocencia y lograr exponer a Hannibal y sus oscuros secretos.

Ya desde el vamos, la trama de esta serie es interesante, y ademas esta contada de una manera tan buena, con un ritmo pausado que nos hace disfrutar de cada escena y cada dialogo, que ayudan a construir de gran manera lo que sucede con este universo de asesinos seriales e investigadores especiales del FBI.

Otro punto alto de la serie es la calidad de filmacion, empleando distintos planos y recursos de edicion que nos cambian constantemente el eje de lo que estamos mirando. El ciclo hace un gran trabajo al retratar tanto lo que pasa en el mundo “real” como lo que ocurre dentro de la mente de los personajes, sobre todo en la tumultuosa cabeza del pobre Will Graham.

Peliculas como “Dragon rojo” y “El silencio de los inocentes” lograron generar un impacto tan grande no solo por sus tematicas sino con la extrema truculencia con la que se mostraban los asesinatos de los asesinos seriales. “Hannibal” logra el mismo cometido de una manera magistral. Les advierto, no es un contenido que estemos acostumbrados a ver en television, porque los cuerpos mutilados se ven con todo detalle. Pero si eso no les afecta van a disfrutar muchisimo lo que sucede en la serie.

Ademas de todo lo mencionado, el pilar donde este ciclo se apoya para generar un producto de calidad es en las actuaciones de sus protagonistas principales, Hugh Dancy y Mad Mikkelsen, encarnando a Will Graham y Hannibal Lecter, respectivamente. El rol de Dancy es sencillamente brillante. Compone de manera magistral a un investigador del FBI inundado por las dudas, miedos que le nublan el juicio y no le permiten dar curso a sus acciones. La manera con la que logra transmitirnos el sufrimiento de Graham hace que hasta sintamos pena por el.

La actuacion de Mikkelsen es soberbia tambien. No se parecera en nada, fisicamente hablando, a Anthony Hopkins pero tambien logra componer a un Hannibal Lecter muy convencido de sus actos, capaz de persuadir a cualquier persona, que esta dispuesto a todo con tal de satisfacer sus crueles deseos y, obviamente, de coleccionar mas cuerpos humanos para cocinar “originales recetas”. Ademas, al tratarse de una precuela en la que Lecter no fue descubierto aun por las autoridades, su accionar genera mucho mas miedo y eso es algo que Mikkelsen logra plasmar a la perfeccion en pantalla.

La primera temporada tuvo momentos excelentes al juntar tanto a Graham y Lecter, por ejemplo en sorprendentes sesiones de terapia que exploraban distintos aspectos del pensamiento humano. Fue una decision muy acertada separar a ambos personajes en este segundo año. Al no tener tanto tiempo en pantalla juntos las tramas del investigador del FBI y el psiquiatra canibal estan creciendo mucho mas.

Eso tambien le da lugar a explotar mejor el rol de personajes secundarios, sobre todo el del agente especial del FBI Jack Crawford, encarnado por un entrado en años y kilos Laurence Fishburne, quien intenta buscarle algo de sentido a este mundo siniestro de asesinos seriales.

Creo que “Hannibal” se sigue consolidando a paso firme en esta segunda temporada. El cambio de eje de la trama hizo que las historias se renueven pero su intrigante y tensionante ritmo sigue presente. No puedo hacer mas que recomendarsela muchisimo, asi hayan visto o no la saga de peliculas y libros en los que se basa.