Yooka-Laylee and The Impossible Lair
Análisis

Análisis | Yooka Laylee and the Impossible Lair supera al original

Playtonic regresa con una propuesta superadora que no solo se apoya en la nostalgia para complacer a sus fans, sino que brilla con luz propia con un cambio de género incluido.

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

El primer Yooka-Laylee nació como respuesta a la ausencia de aventuras de plataformas en 3D de calidad por fuera de los first party de Nintendo. Por eso algunos ex integrantes de Rare, responsables de títulos legendarios que establecieron la norma para los plataformeros tanto 2D como 3D en la era dorada de La Gran N, fundaron Playtonic Games y se lanzaron a Kickstarter en busca de financiación. El resultado fue un genial título que rescataba lo mejor de aquella época, creando en el camino un universo de personajes graciosos y un puñado de mundos hermosos. La ejecución necesitó de varios parches hasta llegar al pulido necesario pero quedó establecido como un referente del género, al menos entre los productos independientes, pero no alcanzó a hacerle sombra a los titanes de siempre. 

Pero lejos de amedrentarse por la irregular acogida de su ópera prima, Playtonic decidió redoblar la apuesta, cambiar de género y hacer hincapié en lo que mejor sabe hacer: divertir y desafiar a la vez. Para eso volvieron a mirar hacia sus mejores obras, pero esta vez poniéndolas en contexto y aggiornándolas a los tiempos que corren. Yooka-Laylee and The Impossible Lair es un plataformero en 2D que captura lo mejor de los clásicos de 16 bits y lo trae a la actualidad, con referencias a los grandes hitos de la industria pero brillando siempre con luz propia. Con un apartado técnico pulido, una propuesta jugable sólida y controles que responden con la precisión de un reloj suizo.



La aventura se desenvuelve alrededor de una consigna simple y efectiva: “Conseguir la mayor cantidad de abejas posibles para superar La Guarida Imposible”. Este calabozo, que le da nombre al juego, es a la vez tutorial y desafío final, y está disponible desde el primer momento. Tenemos intentos infinitos, así que podríamos sentarnos a aprenderlo y terminar el juego sin llegar a tocar un solo nivel, pero la dificultad es atroz. Para tener mejores chances necesitamos mejorar nuestro escudo de abejas, cada una nos permitirá soportar un golpe más. La idea funciona de maravillas y, tras un puñado de intentos infructuosos, nos encontraremos recorriendo los niveles en busca de plumas doradas, fantasmas y monedas ocultas.

El juego se divide en dos fases: los niveles de plataformas en 2D y un gigantesco mundo 2.5D en el que están dispuestos, que no solo es vistoso sino que está repleto de secretos, pasadizos y tesoros que descubrir. En el overworld podremos utilizar algunos de los poderes que conocimos en el juego anterior, solo que esta vez tendrán un uso contextual. Así podremos usar bombas para romper paredes resquebrajadas, flores de fuego para derretir secciones congeladas o de agua para hacer germinar plantas que nos permitan acceder a zonas nuevas. Puede sonar simple, pero el tiempo que pasamos explorando este mundo exterior se compensa perfectamente con los niveles de acción que, al menos si son perfeccionistas, pueden llegar a dejarnos al borde del sillón. 

yooka laylee 2
La paleta de colores es brillante y destaca el exquisito apartado estético de los niveles

Los niveles en sí son la estrella de la propuesta desde todo punto de vista. No sólo ostentan un apartado técnico exquisito, con modelos hermosos y fondos interactivos con efectos de profundidad, sino que esconden secretos que nos mantendrán ocupados por un largo rato. Muchas veces, y por más exhaustiva que haya sido la exploración, me sorprendió el final del nivel con monedas que nunca había podido encontrar. Eso nos invita a rejugarlos, revisando cada detalle para ver adónde nos perdimos algo, y ofreciendo un desafío constante si es que queremos ver el ansiado 100% al terminar cada pantalla.

Una de las mejores mecánicas del primer juego dice presente una vez más, pero renovada y mejorada. Antes podíamos expandir un mundo gastando Pagies y así habilitar nuevas secciones, desafíos y hasta modificar el clima de uno de ellos. En esta ocasión cada uno de los niveles tiene una versión modificada que dista de ser una simple expansión o habilitación de contenido, en realidad los transforma completamente. Algunos serán inundables, convirtiendo una pantalla repleta de plataformas en una sección acuática; otros suman dificultades como nuevos enemigos que nos persiguen constantemente y la lista sigue llegando a extremos como niveles bañados en miel donde podemos adherirnos a las superficies. Cada una de las pantallas y sus versiones modificadas contienen 5 monedas ocultas que servirán para abrirnos paso en el overworld y una abeja que se sumará a nuestro escudo de cara al desafío final.

Yooka Laylee
Este nivel se congela si utilizamos un proyectil de hielo en el overworld, cambiando por completo la forma de jugarlo

El desafío en general es alto y, si bien de buenas a primeras podremos completar los niveles en uno o dos intentos, el factor de rejugabilidad es altísimo. La dificultad radica en dos aspectos, por un lado encontrar las 5 monedas de oro nunca será tarea sencilla, y por el otro la cantidad de saltos, enemigos y acrobacias que deberemos hacer para escapar de la muerte. Playtonic no incluyó la arcaica mecánica del contador de vidas, ni siquiera hay una barra de energía para nuestra dupla de héroes, sino que implementó la clásica carta de “los dos toques seguidos”. Cuando recibimos daño Laylee saldrá volando al mejor estilo Baby Mario en Yoshi’s Island y tendremos un breve período de tiempo para recuperarla. Si la recuperamos estamos en condiciones de volver a ser golpeados, sino moriremos en el próximo impacto. Los niveles están repletos de checkpoints y campanas desde las que podremos llamar a nuestra muerciélaga favorita, sin embargo la dificultad aprieta en todo momento, especialmente en los niveles alterados.

El resto de la propuesta derrocha humor y hace gala de un diseño soberbio. La música vuelve a tener una nota alta, con melodías pegadizas que acompañan la acción y pequeños pases de los temas del juego anterior remixados que aportan un golpecito de continuidad a pesar del cambio de género. Y por si los más de 40 niveles, el overworld en 2.5D y la Guarida Imposible no fueran suficiente aliciente, vuelven los tónicos del primer juego solo que esta vez funcionan como modificadores. Algunos otorgan ventajas, como más tiempo para recuperar a Laylee luego de ser golpeados o no perder las monedas doradas al morir, otros por el contrario complican más las cosas. Entonces si elegimos tónicos beneficiosos tendremos un multiplicador negativo de plumas doradas, que afectará el total conseguido al final del nivel. Si en cambio elegimos uno que sume al desafío (controles invertidos, niveles espejados, y muchos más) el multiplicador será positivo. Las plumas sirven para comprar más tónicos y también los hay neutrales, que aplican efectos cosméticos vistosos que aportan un poco más de variedad a la hora de revisitar los niveles en busca de monedas ocultas.

Yooka Laylee 2 Agua
Todos los niveles son desafiantes pero principalmente divertidos, inclusive los acuáticos que no es poco decir.

Yooka-Laylee and The Impossible Lair es un gran plataformero en 2D que cumple con creces en cada uno de sus apartados. Es divertido y desafiante, pero accesible a la vez. Los controles responden a la perfección lo que nos permite disfrutar sin dolores de cabeza del soberbio diseño de los niveles. Es cierto que Playtonic Games limitó sus ambiciones, pero en la restricción parece haber encontrado la solución, ya que no da la impresión de estar afectado por el presupuesto o el tamaño del estudio, sino que concentra lo mejor de un género y sube la apuesta. El recurso de hacer accesible el último nivel desde el primer momento funciona bien, de hecho La guarida imposible es verdaderamente desafiante al igual que la batalla final contra Capital B, y si bien se echan de menos los combates contra los jefes el resultado final es absolutamente recomendable.

YOOKA-LAYLEE AND THE IMPOSSIBLE LAIR

8/10/2019 (PS4, XONE, PC, SWITCH)
9.0


Pasé más de veinte horas jugando Yooka-Laylee and the Impossible Lair, principalmente en Switch pero también en PC. Es una aventura compacta a la que no le sobra ni le falta nada, repleta de motivos para seguir jugando y siempre con un desafío nuevo a la vuelta de la esquina. La versión de Nintendo funciona de maravillas y, si bien en PC se ve espectacular, no tiene nada que envidiarle al resto de las plataformas. Aún me quedan monedas y tónicos por descubrir, así que pienso seguir jugándolo.

En esta nota
  • yooka laylee and the impossible lair

Comentarios